El etarra detenido en un tren en 2010 ocultaba balas en los calzoncillos y 5.000 euros en los pies

nacional

| 19.01.2012 - Actualizado: 15:07 h
REDACCIÓN
Más sobre: ETASuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presunto miembro de ETA Faustino Marcos, detenido en 2010 cuando viajaba desde París a Cartagena en un tren, llevaba en el momento de su arresto hasta siete balas ocultas en la ropa interior y unos 5.000 euros en efectivo plastificados y colocados a modo de plantilla en sus zapatillas. Agentes de la policía que han declarado hoy como testigos en el juicio en su contra celebrado en la Audiencia Nacional, han concretado que le encontraron, también, una pistola plateada que portaba en la cintura, un portátil y discos duros de ordenador, durante el registro practicado en los momentos posteriores a su detención.

Marcos tenía intención, según defiende la Fiscalía, de montar, por orden de la banda terrorista ETA un laboratorio de fabricación de explosivos y una base fija en Cataluña. El Ministerio Público solicita en su contra una pena de 16 años de prisión por la comisión de delitos de pertenencia a banda armada, un delito de tenencia de armas con finalidad terrorista y otro continuado de falsificación de documento oficial.

Fue detenido cuando viajaba en tren cerca de la frontera de Portbou (Girona) en febrero de 2010. El representante del Ministerio Público mantiene que Marcos fue captado en 2001 por la etarra Ainhoa García Montero con el propósito de pasar informaciones sobre posibles objetivos, entre ellas los números de matrículas pertenecientes a vehículos escoltas de la expresidenta del PP vasco María San Gil.

El Ministerio Público considera que la banda tenía en Marcos a un "avanzado informático" con conocimientos en encriptación que además, era "especialista en explosivos".

Durante la vista oral Marcos se ha negado a prestar declaración. "No voy a declarar ni a formar parte del juicio", ha dicho ante la Sala.

BASE ESTABLE EN CATALUÑA

Según el fiscal, el procesado se trasladó en junio de 2002 a Francia para suministrar placas de matrículas falsas, sustraer vehículos para entregarlos a los comandos y fabricar material explosivo. En 2009, el dirigente etarra Mikel Oroz Torrea, 'Peru', le propuso regresar a España con la finalidad de montar un laboratorio para la fabricación de explosivos en la zona de Barcelona, entregándole un revólver y 5.000 euros.

En ejecución del plan previsto, Marcos cogió el 15 de febrero de 2010 un tren con destino a Cartagena en la estación de París-Austerliz. Sobre las 10,10 horas del día siguiente fue detenido en la estación de la localidad fronteriza de Portbou (Gerona) en una parada rutinaria de quince minutos que realizó el tren en el que viajaba. El presunto etarra tenía la intención de crear una base estable de ETA en Cataluña siguiendo instrucciones de la dirección de la banda en el país galo y para lo cual iba a alquilar un piso en Barcelona y una masía en la provincia de Gerona.