El delegado en Melilla: "La desesperación no es excusa para entrar con la fuerza"

Ganzúas, anclas caseras, palos o un arma blanca entre los objetos requisados a los inmigrantes

nacional

| 02.05.2014 - 14:17 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, ha aludido hoy a la "conflictividad" que caracteriza los últimos intentos de entrada de subsaharianos y ha dicho que la desesperación de los inmigrantes no debe ser excusa para justificar el comportamiento de acceder con fuerza.

En una rueda de prensa ofrecida junto al coronel jefe de la Guardia Civil en Melilla, Ambrosio Martín Villaseñor, El Barkani ha explicado alguno de los detalles de los dos asaltos a la valla registrados ayer, protagonizados por más de 600 inmigrantes, de los que unos 140 consiguieron entrar y otros 150 permanecieron horas encaramados al vallado.

El delegado ha señalado que la presión migratoria que vive la ciudad desde hace meses, lejos de cesar, continúa en aumento, al tiempo que también aumenta la "conflictividad y el drama humano" que suponen estas tentativas.

"Este tipo de inmigración irregular, y de forma muy especial la que se lleva a cabo en forma de saltos masivos a la valla de Melilla, deriva cada vez más en una situación de conflictividad y de confrontación y enfrentamiento con las fuerzas de seguridad", ha dicho.

Para El Barkani, esto deja en evidencia la necesidad de replantear toda la política de inmigración de la UE con el fin de conseguir una política única y común "solidaria" con los países de origen y tránsito, y que apueste por el desarrollo.

El delegado ha insistido en que cada vez son más los inmigrantes que tratan de "forzar" su entrada a España y para ello utilizan cualquier método a su alcance.

Durante su comparecencia, ha mostrado algunos de los vídeos grabados ayer por las cámaras de seguridad de la valla, donde se aprecia cómo inmigrantes prenden fuego a sus ropas, arrebatan las defensas a los agentes o utilizan métodos contundentes.

SE HAN REQUISADO ARMAS BLANCAS

Algunos de esos elementos requisados a los inmigrantes, entre los que se encuentran ganzúas, anclas caseras, palos o un arma blanca, han sido expuestos en una sala abierta a los medios de comunicación tras la rueda de prensa.

Con ello, el delegado ha manifestado que no se pretende criminalizar a los inmigrantes, ya que son las primeras víctimas de las mafias, a las que, afirma, hay que perseguir para poner fin a este tipo de inmigración, "clandestina y conflictiva" y apostar por otra que permita a los inmigrantes su plena integración en Europa.

Respecto a la "moda" de encaramarse, ha dicho que lo que buscan los inmigrantes es atraer la atención de los medios de comunicación, sobre todo, tras el debate interno surgido en España respecto al uso de material antidisturbios y a la forma de actuar de las fuerzas de seguridad.

El Centro de Estancia Temporal (CETI) acoge tras la última entrada masiva de ayer a 1.900 personas, una cifra que no baja desde hace semanas pese a que se están produciendo traslados a la península.

La idea es que estos traslados continúen al tiempo que se pretende evitar que haya nuevas entradas.