El Cuco carece de coartada durante dos horas

nacional

| 04.02.2011 - 13:04 h
REDACCIÓN

El menor de edad apodado El Cuco, juzgado por la violación y muerte de Marta del Castillo, carece de coartada durante unas dos horas, coincidiendo con la franja en la que fue asesinada la joven, según testigos que han declarado hoy en el juicio. Entre las 20:00 o 20:30 horas del 24 de enero de 2009 y las 22 horas, cuando se fue de un "botellón" en el Polígono San Pablo y llegó a otro en Santa Clara, nadie vio a El Cuco, en un horario que coincide con la hora en la que, según las acusaciones, fue asesinada Marta, entre las 20.30 y las 21 horas.

Abogados personados en la vista han dicho a los periodistas que El Cuco, además, se cambió de ropa entre uno y otro "botellón", pues primero llevaba un vaquero y luego un pantalón de camuflaje.

Además, los cuatro testigos que lo vieron en el segundo "botellón" han dicho que se fue en torno a medianoche, lo que también contradice la versión del acusado de que a las 23.30 horas llegó a su casa, se acostó y no volvió a salir.

El defensor del menor, Fernando de Pablo, ha recordado a los periodistas que ayer otros testigos del juicio, que se celebra a puerta cerrada, respaldaron la coartada de su cliente de que estuvieron con él en el primer "botellón" hasta las 21 horas y ha restado importancia a estas imprecisiones de horario tratándose de adolescentes. "Si fueran testigos falsos, todos dirían la misma hora", ha recalcado el letrado.

La abogada que ejerce la acusación en nombre de los padres de Marta, sin embargo, ha señalado que las declaraciones de hoy han beneficiado mucho a su posición puesto que El Cuco "no tiene ningún testigo a partir de la medianoche", que es cuando supuestamente participó en la operación para sacar el cadáver del piso de la calle León XIII donde fue violada y asesinada la víctima.

El padre de Marta, Antonio del Castillo, ha ido más allá y ha asegurado que el joven acusado, entonces de 15 años, se dejó ver en el segundo "botellón" para buscarse una coartada con los allí presentes, que eran compañeros de instituto pero no su grupo habitual de amigos. Además, ha recordado que uno de los testigos citados hoy ha dicho al Juez de Menores que, una vez desaparecida Marta, El Cuco le aseguró que había salido con ella durante seis meses, lo que es incierto, por lo que Antonio del Castillo ha afirmado que ello corrobora que el acusado estaba "encaprichado" y "enamorado" de su hija, como aseguraron otros testigos.

Uno de los seis jóvenes citados hoy, el único convocado por la defensa de El Cuco para corroborar su coartada, no le conocía ni estuvo aquella noche en los puntos de reunión juveniles, a lo que De Pablo ha restado importancia puesto que fue convocado porque todos los demás adolescentes lo situaban como uno de los que estuvo con él aquella noche.

La ronda de testigos se ha completado hoy con un miembro de la pandilla de Marta que al día siguiente de la desaparición de la joven acudió a la casa del asesino confeso, Miguel Carcaño -que tiene pendiente el juicio como mayor de edad- y éste no le permitió pasar.