El Congreso extiende a las fundaciones el recorte del 20% previsto para subvenciones a partidos

nacional

| 29.04.2012 - 11:07 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El recorte del 20% que se va a aplicar a las subvenciones públicas para los partidos se aplicará también, desde este mismo año, a la financiación que reciben las fundaciones ligadas a éstos, según ha decidido la ponencia del Congreso encargada de estudiar el proyecto de ley de financiación de los partidos políticos aprobado a finales de diciembre por el Gobierno.

Se trata de una modificación impulsada por el PP, que ya ha avisado a la oposición de que la rebaja de la financiación pública de partidos y fundaciones políticos no tiene marcha atrás, adelantando ya su rechazo a las enmiendas del PSOE, el PNV y la coalición canaria CC-NC para moderar el recorte.

En su proyecto de ley, el Gobierno del PP propuso un recorte del 20% de las subvenciones anuales. Su idea, que ya quedará plasmada en los nuevos Presupuestos Generales del Estado, es dejar esas subvenciones en un total de 65,88 millones de euros para gastos de funcionamiento ordinario y de 3,38 millones para cubrir gastos de seguridad.

El texto del Ejecutivo no decía nada de las fundaciones de los partidos, como la FAES que preside José María Aznar como la Fundación Ideas del PSOE, pero con esta enmienda se ha extendido el recorte a sus subvenciones, en igual porcentaje.

A partir de ahí, el PP ha ofrecido negociar otros aspectos del proyecto de ley, según se informó a Europa Press en fuentes parlamentarias.

De hecho, en la primera reunión de ponencia no quiso imponer su segunda enmienda, en la que busca precisar la Ley de 2007 en lo relativo al control de las fundaciones políticas.

LIBERARLAS DE TOPE ANUAL DE UN MISMO DONANTE

En concreto, el Grupo Popular aboga por extender a esas entidades la prohibición de recibir donaciones anónimas que ya se impuso a los partidos en 2007 a cambio de facilitarles más vías de ingresos.

Así, ha propuesto eximir a las fundaciones del límite anual de 150.000 euros que se fijó para las donaciones de una misma persona física o jurídica, y ha planteado que no tengan la consideración de donaciones, y por tanto sin estar sujetas a límite, las aportaciones monetarias o patrimoniales llevadas a cabo por una persona física o jurídica para financiar una actividad o un proyecto concreto de la fundación que sea de interés común para ambas partes.

En el último informe del Truibunal de Cuentas sobre los partidos políticos, referido a 2007, el primer año en que se examinan algunas de las aportaciones que reciben las fundaciones, se señala que recibieron un total de 3,20 millones, la mayoría donativos directos (2,19 millones), aunque también obtuvieron otros 639.499 euros mediante convenios de colaboración. Sólo 72.000 euros figuran clasificados contablemente como subvenciones.

Por su parte, tanto el PNV como el PSOE y CC-NC han pedido rechazar la pretensión del Gobierno de fijar anualmente, en la Ley de Presupuestos, la cuantía total de subvenciones públicas a los partidos políticos.

Según los socialistas, eso dejaría al libre criterio del Gobierno de turno o del partido mayoritario los recursos de todos los demás, introduciendo un "factor de incertidumbre e inseguridad" que es "incompatible con el normal funcionamiento de los partidos, y la necesaria previsión de ingresos y gastos".

IU Y BNG: SUBVENCIONES POR VOTO, NO POR ESCAÑO

De otra parte, el grupo parlamentario de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) defiende otra batería de enmiendas buscando sobre todo que las subvenciones públicas, en lugar de repartirse en función del número de escaños, se distribuyan exclusivamente de acuerdo con los votos cosechados en las anteriores elecciones generales.

En esta misma idea de primar los votos y no los escaños coincide el BNG, que además pretende que se permita a los parlamentos autonómicos otorgan sus propias ayudas económicas a las formaciones políticas de su ámbito territorial.

IU-ICV-CHA ha planteado asimismo que el recorte de las subvenciones no se aplique linealmente sino que se cargue de forma progresiva de tal manera que quienes más reciban, el PP y el PSOE, sufran más rebaja que los minoritarios.

Otras enmiendas de IU-ICV-CHA pretenden introducir novedades en la Ley de Financiación de Partidos Políticos como extender a las fundaciones de los partidos los límites de recepción de donaciones que rigen para las formaciones políticas, reforzar el régimen sancionador por malas prácticas contables, y mejorar la transparencia en operaciones de condonación de créditos.

En la ponencia de la Comisión Constitucional, el PP se comprometió a estudiar todas estas aportaciones sobre el proyecto del Gobierno y también las otras 37 enmiendas que añaden aspectos a la Ley de Financiación de Partidos Políticos de 2007.

UPYD: FIN DEL MAILING Y MÁS TRANSPARENCIA

Así, UPyD ha aprovechado para añadir la supresión de las subvenciones por envío gratuito de propaganda electoral, la exclusión de licitaciones públicas de aquellas empresas que hagan donativos a partidos políticos, la fijación de límites a las donaciones en especie de bienes inmuebles y las condonaciones de deudas por parte de entidades de crédito, y la exigencia de comunicar al Tribunal de Cuentas toda donación privada por encima de los 50.000 euros.

Además, la formación magenta propone mejoras en la contabilidad que los partidos deben presentar al Tribunal de Cuentas, reforzar el régimen sancionador, homogeneizar las ayudas locales y autonómicas a las formaciones políticas, y obligar a los partidos a someterse a auditorías privadas de su contabilidad y a publicar sus cuentas en Internet.

El próximo día 17 se volverá a reunir la ponencia y el PP ofrecerá sus enmiendas transaccionales a la oposición con idea de que, a la semana siguiente, la Comisión Constitucional pueda ya dar vía libre al proyecto.