Pedro Sánchez se compromete a consultar a la militancia un posible pacto de gobierno

El PSOE adelanta el Congreso al 22 de mayo por la presión de las federaciones críticas

Vara cree que "ya está bien" de debates internos en el PSOE y reclama dejar que Sánchez intente formar gobierno

Susana Díaz dice estar "cansada" de Iglesias y le exige "respeto" si quiere dialogar

nacional

| 30.01.2016 - 09:58 h
REDACCIÓN

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha anunciado que cualquier acuerdo de gobierno al que pueda llegar con otras formaciones políticas se someterá a una consulta no vinculante de los militantes socialistas y pasará "todos los filtros y garantías posibles" de los órganos del partido.

Sánchez ha asumido este compromiso durante su intervención en el Comité Federal reunido en la sede de Ferraz con la presencia de todos los barones del partido. "Todas las negociaciones que se puedan abrir serán en abierto, con luz y taquígrafos. Que nadie se preocupe", ha asegurado Sánchez ante los recelos que un posible acuerdo con Podemos suscitan en algunas federaciones.

Por ello, se ha comprometido a que cualquier pacto de gobierno que se pueda adoptar si el Rey le encarga la investidura, "tendrá todos los filtros y garantías posibles" y será ratificado por el Comité Federal. "Y también os digo: haremos una consulta a la militancia del PSOE", ha añadido Sánchez.

Esta medida es inédita en la historia del PSOE puesto que las consultas a los afiliados se habían ceñido hasta ahora a las primarias para elegir secretario general o candidato a presidente del Gobierno o de gobiernos municipales y autonómicos.

Sánchez ha recordado que fue elegido secretario general en julio de 2014 por el voto directo de las bases y que ya entonces se comprometió a que "en aquellos momentos decisivos de la historia de España que necesitaran del concurso y del apoyo de la militancia" contaría con su opinión.

El secretario general ha hecho un llamamiento al partido para mantener la unidad y dejar atrás las divisiones internas para hacer posible la formación de un gobierno progresista y reformista.

"Os pido que de aquí salgamos como lo que somos. Que demostremos a la gente que el PSOE es uno; que ante la encrucijada en la que se encuentra España da un paso al frente y no elude sus responsabilidades. Estamos en pie para transformar otra vez España. Lo hicimos dos veces y lo volveremos a hacer una tercera", ha prometido.

Sánchez ha rechazado que "ambicione el sillón" de presidente del Gobierno "a cualquier precio" y ha replicado a los que le acusan de eso que él ya sabe lo que es estar en el paro. "No voy a ser presidente a cualquier precio, pero tampoco estoy dispuesto a que los españoles paguen el precio de cuatro años más de políticas de derechas. Lo último que me preocupa es mi futuro", ha advertido.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha advertid a "los nuevos partidos", en alusión a Podemos, al que no ha citado en todo su discurso, de que para intentar conformar un nuevo gobierno no va a hablar "sobre la composición del Ejecutivo, sobre sillones".

"El cambio no es de personas sino de políticas; por eso, no vamos a hablar de sillones", ha insistido Sánchez, que parafraseando al antiguo dirigente de IU Julio Anguita, ha destacado que cualquier negociación deberá basarse en "programa, programa y programa".

El secretario general socialista ha insistido en su disposición al diálogo con otros partidos, pero ha subrayado que los que hablen con el PSOE tienen que huir "de los sillones y de los frentes". Para Sánchez, antes del "quién" es necesario hablar del "para qué" y por eso ha apostado por tender la mano "a izquierda y derecha" para conformar un Gobierno progresista y reformista.

Ha lamentado, en referencia a Podemos y al PP, que durante las últimas semanas los socialistas hayan sido víctimas de la "arrogancia y los desplantes", pero ha defendido que él ha contestado con "respeto". "También somos distintos a otras formaciones políticas", ha apostillado el secretario general.

Avalado por los barones, Sánchez ha marcado distancia con la postura expresada por el expresidente Felipe González y otros históricos dirigentes alertando del pacto con Podemos e inclinándose por una abstención ante el PP para facilitar la estabilidad. Sánchez ha emplazado a Rajoy a que "abandone toda esperanza", porque "el PSOE no va a indultarlo con su voto" en la investidura.

Ha argumentado que la "estabilidad" que necesita España "no la puede dar un partido carcomido por la corrupción" y ha vuelto a reclamar al líder del PP que, "si no se presenta a la investidura, mejor se vaya a casa". El líder del PSOE se ha mostrado dispuesto a dialogar con Rajoy, "cuando quiera", pero le ha advertido: "Escuchará cosas que no le van a gustar. Le diré que tiene que acudir a la investidura y, si no, que se vaya a casa y desbloquee la situación".

ADELANTO DEL CONGRESO

Por otra parte, la Ejecutiva del PSOE ha aceptado adelantar el 39 Congreso del partido al fin de semana del 21 y 22 de mayo tras la petición de algunas federaciones, que no se habían mostrado conformes con su decisión de convocarlo para los días 18 y 19 de junio.

Según han informado fuentes socialistas, después de las discrepancias que surgieron en la noche del viernes, la dirección de Pedro Sánchez propondrá finalmente al Comité Federal adelantar al penúltimo fin de semana de mayo el congreso, de manera que la consulta a la militancia sería el 8 de mayo.

La decisión, han explicado las fuentes consultadas, se ha tomado por consenso en la Ejecutiva convocada con carácter previo al Comité Federal en el que se votará el calendario interno.

Así, se ha llegado a una solución intermedia: la dirección quería hacer el Congreso en junio y las federaciones críticas, con Andalucía a la cabeza, defendieron anoche que se convocara para primeros de mayo, con la consulta a la militancia en abril. Las diferencias saltaron en la reunión que tuvo el secretario de Organización del PSOE, César Luena, con sus homólogos territoriales, donde el calendario de Ferraz no obtuvo el respaldo de las federaciones.

Este sábado, los críticos han llegado al Comité Federal con la intención de pedir a la Ejecutiva que dejara abierta esta convocatoria, para decidirla una vez que se resuelva la gobernabilidad del país.

De viva voz lo ha dicho el presidente de Aragón, Javier Lambán, que, a su llegada a la sede, ha apostado por "posponer" la decisión hasta que se sepa si va a haber gobierno. Finalmente, sí se votará un calendario concreto, pero a medio camino entre la propuesta de los dos sectores.

Mientras tanto, algunos dirigentes han avisado al PSOE que debe dejar ya sus debates internos para centrarse en los problemas de los ciudadanos. "Ya está bien, la gente está muy cabreada", ha dicho el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara.

SUSANA DIAZ DICE ESTAR CANSADA DE IGLESIAS Y LE EXIGE RESPETO SI QUIERE DIALOGAR

Por su parte, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, se ha declarado "cansada" de que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, "falte al respeto" a los militantes socialistas, a sus dirigentes y al expresidente Felipe González y le ha exigido que cambie de actitud "si quiere dialogar" con el PSOE.

"Estoy cansada de escuchar al señor Iglesias estos días hablar, inferir y meterse con los militantes y dirigentes del PSOE; es una falta de respeto y no sé quién le ha dado derecho a arrogarse decir lo que piensan los militantes socialistas", ha criticado la andaluza, que ha remarcado también su rechazo rotundo a un acuerdo de gobierno "ni con Rajoy ni con el PP".

Díaz ha hecho estas declaraciones a su llegada al Comité Federal del PSOE, convocado entre otras cosas para decidir la fecha del 39 Congreso Federal, cuestión de la que no ha querido hablar: "Eso es cosa de los secretarios de Organización", se ha zafado.

DÍAZ APOYA LA CONSULTA A LA MILITANCIA PERO PIDE QUE SE HAGA CON "CLARIDAD"

Por otra parte, Díaz ha respaldado la idea del líder del PSOE, Pedro Sánchez, de consultar a la militancia el pacto de gobierno que pueda sellar con otros partidos, pero ha exigido hacerlo con "claridad y mucha transparencia" para saber "el contenido, la letra y la música" del acuerdo.

Díaz ha expuesto esta postura en declaraciones a los periodistas en la sede de Ferraz, donde ha asistido a la reunión del Comité Federal en la que Sánchez ha lanzado la propuesta de la consulta.

La presidenta andaluza ha considerado "bueno" que un acuerdo de gobierno se someta a la consideración de los afiliados, pero ha remarcado que es importante detallar bien su contenido y que se vaya "con la verdad siempre por delante de lo que se negocia y con quién".

"Si es un gobierno de coalición, hay que saber qué se ha pactado, cómo va a ser ese gobierno y para qué. Si son solo apoyos para la investidura, hay que saber quién te va a apoyar, a cambio de qué y para qué", ha manifestado Díaz.

Ha recordado que en su investidura como presidenta de la Junta, su pacto con Ciudadanos fue público y todos los andaluces conocieron los detalles del acuerdo antes de votarse.