El "comando Erreka" intentaba trasladar la fabricación de explosivos a España

nacional

| 16.04.2011 - 18:34 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska desvela en el auto por el que envía a prisión a los miembros del 'comando Erreka' Aitor Esnaola y Lander Etxebarria, que el talde era responsable de desempeñar "un proyecto estratégico" de ETA destinado a "trasladar la fabricación, almacenaje y distribución de explosivos" a comandos de la banda "a territorio español".

El magistrado indica que Esnaola y el huido Andoni Goikoetxea fueron captados por la histórica miembro de ETA Ainoa Múgica, hace 13 años, en 1998. "El comando ya existía y estaba vinculado al aparato militar desde antes de febrero de 2001", explica el juez en su auto.

El auto destaca que el plan de la organización terrorista estaba destinado a "evitar los constantes pasos de muga para realizar entregas de material a los comandos encargados de llevar a cabo los atentados terroristas". El comando disponía de siete puntos de entrega y tres de ellos estaban cargados con material en el momento en que se produjeron las detenciones.

El magistrado confirma, además, en el escrito que los miembros del comando estaban preparados para llevar a cabo la fabricación de detonadores.

Así, imputa a Esnaola la comisión de delitos de integración en organización terrorista, depósito de armas y explosivos y conspiración para el asesinato terrorista. Acusa, por otra parte, a Etxebarria de haber captado a los miembros del comando en 1998 y de volver a someterse a las órdenes de la banda tras su puesta en libertad por parte de las autoridades francesas, en 2010, en lo que constituiría una nueva integración.

UN 'DEPÓSITO/LABORATORIO

El juez insiste en su auto en que mediante la detención de Esnaola y la incautación de material explosivo --que él cifra en 1,5 toneladas-- se ha logrado "desmantelar un ambicioso proyecto estratégico" y acabar con uno de los comandos más antiguos de ETA.

Explica que la intención de la organización terrorista era la de crear un "depósito/laboratorio" de explosivos en el País Vasco para minimizar los riesgos sufridos por los miembros de ETA en sus desplazamientos para proveerse del material necesario para la comisión de atentados.

El magistrado desvela que los miembros del 'comando Erreka' "están capacitados" para manipular el explosivo detonante conocido como DDNP (diazo dinitro fenol). En los manuales que entrega ETA a sus comandos se especifica que es preferible no manipularlo "por su peligrosidad". Por ello, en anteriores incautaciones de material explosivo a miembros de la banda, los detonadores se localizaban ya preparados para su uso, concreta el auto.

El comando había avanzado en sus funciones, no sólo en la fabricación de detonadores, si no también en la molienda y envasado de nitrato amónico. Los registros han permitido localizar unos 1.000 kilogramos en bolas, su formato de origen de fábrica, cosa nunca había sucedido hasta el momento.

"En definitiva es la primera vez que se incauta en España a la organización terrorista ETA las herramientas y el material necesario para la fabricación de detonadores y del cordón detonante" y el nitrato amónico y el aluminio en polvo en sus empaques originales, dice el juez.

El magistrado explica en el escrito que las detenciones han podido producirse gracias al análisis de distinta documentación incautada a miembros de la banda terrorista, con los que los miembros del 'Erreka' mantenían con asiduidad "citas de seguridad" en lugares codificados como 'Fuerte Katalen', 'Lavandería Alternativa' o 'Osobuco Catalán'.

El último de estos encuentros tuvo lugar en septiembre de 2010 en la localidad francesa de Gan, celebrado con la mediación de Lander Etxebarria, para que el talde reanudara el contacto con el aparato militar, del que se encontraba desconectado.

Esnaola y Goikoetxea se reunieron en territorio galo con José Ignacio Reta de Frutos y Javier Goyeneche, contra los que pesan sendas órdenes de busca y captura.

Los papeles de Ibón Fernández Iradi, 'Susper' han sido de nuevo claves para identificar a los integrantes del 'Erreka'. En ellos se incluían, codificados, los nombres de los dos detenidos e incluso quedaba reflejado que uno de ellos tenía "un defecto físico" consecuencia de un accidente laboral.