El cabecilla de los yihadistas detenidos habia sido requerido para hablar de redes sociales

Los otros tres detenidos le apuntan como quien les transmitía ideas relacionadas con el yihadismo

En las próximas horas los cuatro detenidos en Pinto y Ciempozuelos pasarán a disposición judicial

Los detenidos vivian de alquiler y se les han incautado varios videos

nacional

| 04.05.2016 - 17:02 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

En las próximas horas pasarán a disposición policial los cuatro detenidos ayer en la operación contra el yihadismo de la Guardia Civil. Están acusados de realizar labores de captación a través de las redes sociales.

Mientras, las investigaciones continúan. Los agentes analizan los ordenadores y los teléfonos móviles de los detenidos. Hoy hemos conocido cómo era su día a día y cómo se organizaban.

Después de ser detenido el cabecilla de la red, Aziz, le dijo a su mujer que llamara al trabajo, que dijera no iba a poder ir porque su hermano había tenido un accidente en Marruecos. Seguramente no esperaba que le acabarían llevando a su oficina a registrar su ordenador.

Desde 2005 trabaja como director de marketing en una empresa de cazatalentos. Formado en Estados Unidos, habla varios idiomas y en varias ocasiones ha sido entrevistado para hablar sobre redes sociales y empleo.

Ahora los otros tres detenidos, según fuentes de la investigación, le apuntan como la persona que les enseñaba videos y transmitía ideas relacionadas con el yihadismo. También en los móviles se ha encontrado algún video. El segundo de los arrestados en Pinto, vive de alquiler y tiene, igual que Aziz, mujer y dos hijos.

El era el que tenía el contacto más directo con Aziz y el que a su vez según la investigación se encargó de captar a los hermanos de Ciempozuelos. Frecuentaban los gimnasios, uno de ellos en Fuenlabrada. Los responsables del gimnasio recuerdan que, hace más de un año, un grupo de marroquíes estuvo entrenando entre dos y tres meses. Después dejaron de venir.

La empresa en la que trabajaba el cabecilla se llama Lee Hecht Harrison, una multinacional con sede en España, concretamente en la calle General Perón, número 38, en el edificio Masters 1, en el corazón financiero de la capital. Los investigadores desvinculan a esta firma de las actividades del sospechoso.

SELECCIONABAN LOS PERFILES MÁS FANÁTICOS

Los cuatro detenidos formaban una célula que realizaba labores de proselitismo en la red. Al entrar en contacto con otras personas, seleccionaban los perfiles más permeables y fanatizados y les ponían en contacto con otras células más radicalizadas en las que se les instruía y se les facilitaba logística para viajar a lugares en conflicto.

Los agentes del Servicio de Información de la Guardia Civil han registrado sus domicilios y se han incautado de numeroso material informático que va a ser analizado en profundidad, si bien las mismas fuentes avanzan que entre los vídeos que consumían y compartían hay contenidos producidos directamente por el Estado Islámico.

Los expertos hacen hincapié en la importancia de encontrar producciones realizadas por las plataformas habituales de DAESH y no vídeos y contenidos más genéricos porque de ese modo es más evidente mantener la acusación en los tribunales.