El amplio historial antisistema de Ada Colau

Participó en la ocupación consulados en Barcelona, durante el 2003

Figura como portavoz y contacto de "Le Haine" que apoya a los presos de ETA

nacional

| 29.03.2013 - 15:55 h

María Marín

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca tiene una larga carrera en los movimientos antisistema. Su actividad la ha desarrollado principalmente en Barcelona. En junio de 2003, Ada Colau apoyó la ocupación de los consulados de Francia y Suiza en la ciudad Condal. En el consulado helvético su participación fue más allá que la de una simple activista, ya que ejerció de portavoz y negoció directamente con el personal del consulado las peticiones de los "okupas". Un año más tarde, en agosto de 2004, Colau también formó parte de la protesta "okupa" en La Pedrera".

Según publica hoy el diario ABC, Ada Colau tiene relación con numerosos grupos antisistema. Entre ellos, "La Haine" (o "la cultura del odio" traducido al español). En la web de este movimiento aparecen diversos artículos de apoyo a los presos de ETA a los que califica de "presos políticos", también piden la liberación de los detenidos del movimiento de ultra izquiera los Bukaneros, y denominan al expresidente de Venezuela, Hugo Chávez, como "un hombre renacentista del siglo XXI".

La última iniciativa de la plataforma que lidera Colau, la PAH, es acosar e intimidar a los diputados del PP para que aprueben la dación en pago. Según manifiesta la propia Ada Colau: "tenemos que lograr que la presión social no salga del Congreso, que noten cada día que nuestro aliento está allí, que los estamos vigilando". El ministerio del Interior ha ordenado ya a la policía identificar a todos aquellos que participen en estos hostigamientos. Los agentes detendrán a quienes agredan o insulten gravemente a los políticos.