Educación se reúne con las Comunidades para definir un plan de recortes de 3.000 millones

Planteará un "plan general de reformas" para Primaria y Secundaria y una subida de las tasas universitarias

nacional

| 15.04.2012 - 12:45 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, se reunirá este lunes con los responsables autonómicos de Educación bajo un único punto en el orden del día, analizar su 'plan general de ajustes y reformas' para Primaria y Secundaria.

En concreto, la sectorial estudiará la forma de acometer el recorte de 3.000 millones de euros en la materia previsto por el Gobierno, una reducción presupuestaria que podría apoyarse en la revisión del ratio de alumnos por aula y el número de horas que trabajan los docentes en España, según han informado fuentes 'populares' a Europa Press, siguiendo los planteamientos que el propio Wert expresó en una reunión con los responsables autonómicos del ramo celebrada el pasado 31 de enero.

En aquella ocasión, el titular de Educación planteó como medida de ahorro que las comunidades autónomas donde el horario lectivo de los profesores se mantiene entre 17 y 18 horas semanales, pasara a ser de 21 o 22. En Madrid, Murcia, Baleares y Castilla-La Mancha esta medida entrará en vigor en el curso 2012-2013 y se prevé que el año siguiente sean Castilla y León, Cantabria, Navarra y la Comunidad Valenciana quienes amplíen la jornada laboral de sus profesores. El objetivo es hacerlo extensivo a todo el país.

Respecto a la posibilidad de incrementar el ratio de alumnos por aula, en la actualidad está fijado en 25 estudiantes por clase de Primaria y 30 en Secundaria, aunque según las necesidades de cada centro la cifra puede aumentar hasta un diez por ciento. Así lo han explicado a Europa Press los sindicatos ANPE, UGT y CC.OO., para quienes los niveles actuales son "adecuados" y aumentarlos supondría regresar a niveles de hace tres décadas, es decir, a la "masificación".

Con todo, para estos grupos sindicales, el aumento a 35 niños por clase teniendo un alumnado homogéneo no supondría una traba para el rendimiento. El problema, según apuntan, es que en España las aulas son diversas y un mayor número de estudiantes puede dificultar la integración y la atención personalizada de quienes más lo necesitan. Además, señalan la posible desaparición de aulas en las zonas rurales, donde hay clases para nueve niños o menos, por la concentración para ahorrar costes.

LAS TASAS UNIVERSITARIAS, A EXAMEN

Por otra parte, el ministro presidirá el jueves el Consejo General de Universidades, que reunirá a los responsables autonómicos del ramo para estudiar cómo repercutirá el "ahorro" de 3.000 millones en este sector y exponer el anunciado plan de reforma del sistema universitario para el que el Ejecutivo nombró el viernes una comisión de expertos.

Según planteó el propio Wert en la citada reunión del mes de enero, las medidas de austeridad podrían implicar en la universidad un incremento de las tasas de matriculación para los grados y los cursos de máster, así como un aumento de las horas lectivas de profesores universitarios.

Aunque el ministro no ha concretado en público una acción de esta naturaleza, sí se ha referido en varias ocasiones a la práctica gratuidad, en su opinión, de la Universidad pública española, donde el Estado subvenciona el 85 por ciento de la matrícula y los alumnos pagan el importe restante.

Además, el presidente del Consejo General de Estudiantes de la UNED, Fernando Pérez Martín, abordó esta cuestión en una reunión celebrada este jueves con el Director General de Política Universitaria del Ministerio de Educación, Federico Morán Abad; y, según ha declarado a Europa Press, la subida de tasas se encuentra actualmente en estudio.

"Hemos solicitado que en caso de que haya que subir las tasas se aplique a las segundas matrículas y en adelante, en lugar de penalizar al buen estudiante. Es una cuestión que aún están estudiando", ha explicado.

En la actualidad, son las comunidades autónomas las que deciden cuánto aumentar o reducir el precio de los créditos universitarios cada año, moviendo las tasas en una horquilla fijada por el Gobierno tomando como mínimo el IPC y como máximo, cuatro puntos por encima de este indicador. En el curso 2011-2012, el Ejecutivo ha marcado una subida mínima del 3,6 por ciento y un tope del 7,6 por ciento.

Por eso, el precio de la matrícula varía en función del lugar donde se cursen los estudios, con importes que van desde los 557,4 euros que cuesta una primera matrícula en Andalucía hasta los 1.400 euros que se piden en Cataluña, única comunidad que este curso ha aplicado la subida máxima permitida por el Ejecutivo. Le sigue la Comunidad Valenciana, que ha subido las tasas este año un 7,5 por ciento, de modo que un alumno de primero podría pagar entre 720 y 1.089 euros.

Mientras, Asturias y Madrid aumentaron el precio medio de matrícula en un 5 por ciento, seguidas por Castilla y León (4,8% en primer y segundo ciclo y 6,7% en grados), Andalucía (4,3%), Murcia (4,1% en primer y segundo ciclo y 5% en grados) y Navarra (4%). Así, en Madrid el primer curso puede costar entre 843,4 y 1.316 euros y en el País Vasco de 885 a 1.363, mientras oscilará entre los 591 y los 835,8 en Galicia y en Murcia estará entre 606,6 y 934,2 euros en función de la carrera que se elija.

De media, los universitarios españoles pagaron 10,71 euros por crédito matriculado por vez primera en la experimentalidad mínima y 16,13 en la máxima en enseñanzas de primer y segundo ciclo; y 12 y 18,58 euros, respectivamente, en las titulaciones de grado, conforme los datos de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), pero el precio de la matrícula varía en función del lugar donde se cursen los estudios.