'The Economist' tilda de burla la consulta de Mas y deja caer que "está en la cuerda floja"

Artur Mas

nacional

| 18.10.2014 - 14:26 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El semanario británico The Economist sostiene que el presidente catalán, Artur Mas, está “en la cuerda floja” después de que el Tribunal Constitucional anulara su consulta para el 9 de noviembre, ya que el “simulacro de referéndum” que piensa ahora convocar para esa fecha sólo le servirá para ganar tiempo.

En un artículo titulado Mas observation (La contemplación de Mas), el semanario británico afirma que, tras la decisión del Constitucional, está generando “incertidumbre” el “juego de política calculada a tres bandas” que están desarrollando Mas, Mariano Rajoy y ERC.

La publicación inglesa destaca que Mas puede perder el apoyo del partido de Oriol Junqueras para aprobar los presupuestos de 2015, por lo que “está en la cuerda floja”. A juicio de The Economist, la “parodia de referéndum” que el presidente catalán quiere hacer ahora el 9-N sólo “compra tiempo” de los colectivos civiles que apoyan la deriva soberanista.

Sin embargo, esta revista afirma que una lista conjunta de los nacionalistas en unas elecciones plebiscitarias “podría dividir CiU”, ya que mientras CDC es “mayormente separatista”, Unió (UDC), el partido de Josep Antoni Duran i Lleida, es en su mayoría no independentista. Además, se destaca que si Mas decidiera retrasar las elecciones para evitar mayores complicaciones, se quedaría encabezando “un Gobierno de paja”.

A esto se sumaría que unas elecciones catalanas no darían la mayoría ningún partido, por lo que “la fragmentación del panorama político sólo incrementa la incertidumbre”. Sin embargo, el artículo concluye que esto “podría forzar a los políticos de diferentes tendencias a negociar, algo que ha estado notoriamente ausente desde hace tiempo del debate catalán”.