Dos terroristas de la célula ya intentaron alquilar una furgoneta el 29 de julio

El imán de Ripoll fue detenido en Ceuta con más de 136 kilos de hachís

La cámara de una gasolinera grabó a los terroristas comprando antes de atacar

nacional

| 24.08.2017 - 13:47 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Al menos dos de los 12 terroristas de la célula de los atentados en Barcelona y Cambrils (Tarragona) intentaron alquilar sin éxito una furgoneta el 29 de julio en una empresa del área metropolitana de Barcelona.

Según han explicado fuentes cercanas al caso, puede tratarse de uno de los terroristas muertos en Cambrils y del que quedó en libertad el martes, Mohamed Aallaa. Con ellos iba un tercer individuo "que no está identificado, de unos 30 ó 40 años y con barba, que parece que no era el imán de Ripoll" (Girona), según las citadas fuentes.

Los tres se personaron en una empresa de alquiler de vehículos y pidieron una furgoneta, pero se les denegó por "no tener la edad mínima" que la empresa requería para alquilar y que el individuo que lo solicitaba aún no tenía.

Fue en esta empresa donde les sugirieron que podían acudir a la compañía en la que finalmente acabaron alquilando la furgoneta del atentado de Barcelona porque la exigencia de edad es más laxa. Las citadas fuentes también han explicado que los terroristas alquilaron "varios" vehículos a través de esta segunda empresa antes del atentado.

LA CÁMARA DE UNA GASOLINERA GRABÓ A LOS TERRORISTAS COMPRANDO ANTES DE ATACAR

La cámara de seguridad de un área de servicio de la autopista AP-7 grabó a los terroristas abatidos en Cambrils (Tarragona) comprando mecheros, una recarga de teléfono móvil y comida, en cuatro ocasiones distintas, el mismo día de los ataques. El periódico ARA publica en su página web la grabación de las cámaras de seguridad del área de servicio, situada en Cambrils, que muestra a los terroristas realizando sus compras en actitud distendida, mientras conversan entre ellos.

Las primeras imágenes captadas por la cámara son de las 16.00 horas del 17 de agosto pasado, poco antes del atentado de Barcelona, y en ellas se aprecia a Omar Hichami, uno de los abatidos en Cambrils, comprando agua, supuestamente después de haber sufrido un accidente de tráfico con su furgoneta del que se dio a la fuga. En el segundo vídeo, grabado entre las 18.00 y las 19.00 de la tarde, se puede ver a otro de los abatidos en Cambrils, Houssaine Abouyaaqoub, hermano del autor material del atropello masivo en la Rambla, comprando una recarga de teléfono móvil.

De las 20.55 horas es el tercero de los vídeos, en el que se puede ver a los dos anteriores, acompañados del también abatido en Cambrils Moussa Oukabir, comprando mecheros, mientras que en el cuarto, de las 22.00 horas, se observa a Omar Hychami adquiriendo dos barras de pan, tortillas y bebidas isotónicas.

EL IMÁN DE RIPOLL FUE DETENIDO EN CEUTA CON MÁS DE 136 KILOS DE HACHÍS

Por otro lado, Abdelbaki Es Satty, el imán de Ripoll y cerebro de la célula yihadista que atentó en Barcelona y Cambrils, fue detenido en el puerto de Ceuta cuando iba a embarcar hacia Algeciras (Cádiz) con más de 136 kilos de hachís.

El imán fue arrestado por los agentes de la Guardia Civil encargados del control de vehículos del puerto ceutí el 1 de enero del 2010 cuando iba a cruzar el Estrecho de Gibraltar a las seis y cuarto de la tarde del primer día del año. Según la información publicada hoy por el diario "El Faro de Ceuta" y han confirmado fuentes policiales y judiciales, el arresto se produjo en el reconocimiento de los vehículos previos al embarque.

La Guardia Civil localizó hasta 136.150 gramos de resina de hachís que estaban escondidos en cuatro dobles fondos del techo del vehículo, por lo que fue arrestado el imán, que en esos momentos tenía 37 años.

El imán fue internado en la cárcel preventiva de Los Rosales de Ceuta hasta que fue condenado en febrero del 2012 por el Juzgado de lo Penal número 2 de Ceuta a cuatro años de prisión por un delito contra la salud pública.

Posteriormente, fue trasladado a la prisión de Castellón y quedó en libertad en 2014.