Dos detenidos en Barcelona por adoctrinar y reclutar yihadistas en redes sociales

Ambos de origen marroquí, aunque uno de ellos tiene nacionalidad española

La Guardia Civil se lleva cajas con documentación de pisos de Cornellà

nacional

| 04.11.2015 - 09:25 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

Los agentes de la Guardia Civil que han detenido en Cornellà de Llobregat (Barcelona) a dos hombres vinculados al aparato de reclutamiento y adoctrinamiento de la organización terrorista Daesh han registrado sus domicilios y se han llevado material informático y cajas con diversa documentación.

Los registros se han producido en una vivienda situada en el número 2 de la calle Doctor Joan Arús y en otra ubicada en el número 3 de la calle Llobregat, ambas en el barrio de Sant Ildefons de Cornellà, de donde los detenidos han salido ocultando su rostro con prendas de vestir.

Uno de los detenidos, Zahir Mohou, nacido en 1987, residía en la vivienda de la calle Doctor Joan Arús, de donde los agentes han sacado también a una mujer que han introducido en uno de los vehículos policiales.

Del piso de la calle Llobregat, donde la Guardia Civil ha detenido a un hombre apellidado El Asnaoui, nacido en 1987, los agentes se han llevado tres cajas con diversa documentación.

La Guardia Civil acusa a los detenidos de estar vinculados al aparato de reclutamiento y adoctrinamiento de la organización terrorista Daesh a través de las redes sociales, en una operación dirigida por el juzgado número 1 de la Audiencia Nacional y de la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

En declaraciones a TV3 frente al edificio del número 2 de la calle Doctor Joan Arús, Ali Mohou, padre del detenido, ha explicado que su hijo trabaja, que tiene una familia y dos hijos de 5 y de un año y medio, y ha defendido su inocencia, pues vive con él y "nunca ha hecho nada".

Los detenidos, ambos de origen marroquí, aunque uno de ellos tiene nacionalidad española, mantenían contactos a través de las redes sociales con individuos en zonas de conflicto, a los que ofrecían su apoyo y animaban a continuar con sus actividades, según un comunicado del Ministerio del Interior.