Don Juan Carlos impone a Felipe VI la faja de capitán general

El Boletín Oficial de Defensa publica el pase a la reserva de Don Juan Carlos

Todos los generales de las Fuerzas Armadas llevan esta prenda en sus uniformes

Sólo Juan Carlos I, Felipe VI y excepcionalmente Gutiérrez Mellado, la ha portado

nacional

| 18.06.2014 - 19:47 h
REDACCIÓN

El Rey don Juan Carlos ha colocado la faja de capitán general de las Fuerzas Armadas a su hijo el Rey Felipe VI en un acto breve y solemne celebrado en el Palacio de la Zarzuela ante la Reina Letizia, el ministro de Defensa y la cúpula militar al completo.

Don Juan Carlos y su hijo se han abrazado tras la colocación de la faja, en un acto que se ha celebrado en la sala de Audiencias y al que han asistido Doña Letizia y sus hijas, la Princesa de Asturias y la infanta Leonor, la Reina Sofía y la infanta Elena junto a su hijo mayor, Felipe Juan Froilán.

Con este acto, el nuevo monarca Felipe VI, asume la condición de capitán general de las Fuerzas Armadas, pasándole así su padre el testigo de jefe supremo de los Ejércitos, condición inherente al cargo de Rey, tal y como establece el artículo 62 de la Constitución.

Con ella, el nuevo monarca completará el uniforme militar que llevará durante todo el día.

En el acto han estado presentes el ministro de Defensa, Pedro Morenés; el jefe del Estado Mayor de la Defensa, almirante Fernando García Sánchez; y los jefes de Estado Mayor del Ejército de Tierra, general Jaime Domínguez Buj; del Ejército del Aire, general Javier García Arnaiz; y de la Armada, almirante Jaime Muñoz Delgado; así como el director de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa.

EL BOLETÍN OFICIAL DE DEFENSA PUBLICA EL PASE A LA RESERVA DE DON JUAN CARLOS

El Boletín Oficial de la Defensa publica hoy el pase a la situación de segunda reserva del Rey Juan Carlos, tras la entrada en vigor de la ley que hace efectiva su abdicación en su hijo, Felipe VI, nuevo capitán general de las Fuerzas Armadas.

La orden, firmada por el ministro de Defensa, Pedro Morenés, lleva fecha del 19 de junio de 2014.

CEREMONIA DE ASCENSO

La faja es una prenda que sólo llevan los generales en sus uniformes y se imponen en las ceremonias de ascenso. Este tipo de actos suelen ser muy sencillos y en ellos se invita normalmente a compañeros y familiares del militar ascendido a general.

Estas ceremonias comienzan con la lectura de la orden de ascenso y, después, el padrino del nuevo general, en este caso el Rey don Juan Carlos, puede tomar la palabra si lo desea. Una vez impuesta la faja, el homenajeado pronuncia un pequeño discurso, en el que habitualmente hace un repaso de su vida como militar y agradece el apoyo de compañeros y amigos.

Las fajas que llevan en sus uniformes los generales de las Fuerzas Armadas son todos iguales y lo que les distingue son los entorchados. El capitán general es el único que lleva cinco entorchados.

LA EXCEPCION DE GUTIERREZ MELLADO

De este modo, sólo Juan Carlos I y Felipe VI han llevado en sus uniformes una faja con cinco entorchados, a excepción del exministro de Defensa Manuel Gutiérrez Mellado, a quien a principios de los noventa se le concedió el título honorífico de capitán general y, por tanto, también pudo tener una faja de estas características.

Las primeras noticias que existen del uso de las bandas y fajas utilizadas por el Ejército español se remontan a la época de las guerras de Italia, en el siglo XVI, si bien su representación iconográfica que llega hasta nuestros días se recoge de grabados, cuadros y documentos pertenecientes al reinado de Felipe IV.

Con la llegada del siglo XIX, concretamente en 1815, se reguló el uso de las fajas de generales, determinando la forma de las borlas, que casi sin variaciones ha llegado hasta hoy en día. Unos años después, en 1844, se suprimió el uso de las fajas de cualquier tipo que no fueran las de general o de Estado Mayor.

La legislación más reciente sobre este aspecto de la uniformidad militar es una orden ministerial del 14 de marzo de 1985, cuando se suprimió la faja para media gala, y otra del 12 de diciembre de 1989, que disponía que la faja fuese única para gala y diario, de punto de seda encarnada, con borlas de hilo de oro, flecos de seda roja y entorchados de empleo.