Rivera traslada al Rey que es el momento de negociar ya un "gobierno de transición"

Pide a Rajoy y Sánchez que abandonen el "tacticismo" y abran esta misma semana las negociaciones

Domènech deja claro que En Comú Podem no avalará pacto de PSOE y Ciudadanos

nacional

| 01.02.2016 - 09:59 h
REDACCIÓN

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha trasladado hoy al Rey que es momento esta misma semana de que se ponga en marcha el "proceso constitucional" para elegir presidente del Gobierno, sentarse a negociar y abandonar el "tacticismo" del PP y el PSOE, incluso aunque el Monarca no proponga todavía candidato.

En rueda de prensa en el Congreso tras entrevistarse durante 70 minutos con Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela, Rivera ha subrayado que frente a la "agenda personal" de Mariano Rajoy o Pedro Sánchez y el "bloqueo" institucional de las últimas semanas, su partido está dispuesto a negociar desde ya un "gobierno de transición" y un paquete de reformas, en primer lugar con PP y PSOE.

Si bien ha recalcado que su partido podría decantarse en la investidura por una abstención para facilitar un gobierno, sea del PSOE o del PP, respecto a la posibilidad de que Ciudadanos votara a favor de la investidura de Sánchez ha contestado: "No lo consideramos. Igual que dije en otra entrevista que tampoco consideraba ir a la luna pero que no lo descartaba". Cree que la fórmula de la abstención es "una manera de implicarse" y de permitir que arranque la legislatura, recordando que Ciudadanos, hasta ahora, ha sido la única fuerza que ha "movido ficha" al revelar la posibilidad de abstenerse en la investidura.

Ante la insistencia de los periodistas sobre esta cuestión, Rivera ha respondido en términos parecidos: "Nunca me he planteado si ir a la luna o no. En principio no, pero insisto, no lo voy a decir aquí porque no lo sé".

Para el líder de Ciudadanos, no es cierto que exista un "vacío legal" en la Constitución para que se ponga en marcha el proceso hacia la investidura, sino un "vacío" en el sentido común y el sentido de Estado de los partidos mayoritarios para desbloquear la situación. "No vamos a culpar a nuestro Rey ni a nuestra Constitución", ha reclamado Rivera, que ha lamentado que se haya dejado "pasar el calendario" por culpa de la "agenda particular" de algunos líderes políticos y se pretenda endosar al Monarca la responsabilidad de escoger un candidato.

No obstante, el presidente de Ciudadanos ha avanzado que todavía no ha mantenido ningún contacto con el resto de partidos a la espera de que el Rey culmine mañana la segunda ronda de consultas con los líderes políticos. Pero aunque el rey mañana no proponga un candidato o se dé un tiempo para tomar su decisión, las negociaciones con el PSOE y con el PP se deben abrir "sí o sí"

Rivera, eso sí, ha dejado claro que él no pone ningún tipo de "cordón sanitario" a Podemos, con el que no coincide en muchos aspectos, aunque sí en la necesidad de reformas, como por ejemplo de la Ley Electoral. Significa esto que no apoyará un Gobierno en el que no esté Podemos porque, entre otras razones, respalda la celebración referéndums de autodeterminación, pero ve posible llegar a acuerdos legislativos.

DOMÈNECH DEJA CLARO QUE EN COMÚ PODEM NO AVALARÁ PACTO DE PSOE Y CIUDADANOS

El portavoz de En Comú Podem, Xavier Domènech, ha dejado claro hoy que su formación no permitirá que salga adelante un pacto de gobernabilidad entre el PSOE y Ciudadanos que, para ser viable a la hora de investir a Pedro Sánchez como presidente necesitaría al menos la abstención de Podemos.

Tras entrevistarse por segunda vez con el Rey en el Palacio de la Zarzuela dentro de la segunda ronda de consultas del Monarca para buscar candidato a la Presidencia del Gobierno, Domènech ha enfriado las posibilidades de que los socialistas puedan cerrar un acuerdo con éxito con el partido encabezado por Albert Rivera.

Como argumento para su "no", ha esgrimido las posiciones "antitéticas" que Ciudadanos mantiene respecto a Podemos y sus confluencias, entre las que ha citado desde una nueva reforma laboral hasta la modificación legal del agravante por violencia de género; "Estamos no lejos, sino en otra dimensión", ha subrayado.

Además de aventurar su rechazo a una investidura de Sánchez en un Gobierno respaldado por Ciudadanos, ha reiterado que su formación se opone a la llamada "gran coalición" entre PP, PSOE y Ciudadanos.

Felipe VI concluirá mañana martes su segunda ronda de contactos políticos y a su juicio, tiene un papel "difícil" si propone un candidato a la Presidencia del Gobierno asumirá "un riesgo", ya que los grandes líderes han acudido a su entender a estas conversaciones "sin los deberes hechos". Domènech opina que el secretario general socialista, Pedro Sánchez, se mostrará mañana dispuesto a que el Rey le proponga como candidato, movimiento que a su entender es también "muy arriesgado" porque asumiría esa candidatura sin haber negociado antes su investidura con las fuerzas políticas que podrían prestarle apoyo.

Tras reunirse durante algo más de 50 minutos con el Rey en su despacho del Palacio da la Zarzuela, el dirigente de la confluencia catalana de Podemos ha comparecido ante la prensa en el Congreso.

Allí ha reprochado al líder del PSOE que no se haya sentado ya a negociar, pese a que desde el 22 de enero tiene una oferta del líder de Podemos, Pablo Iglesias, que le allanaría el camino para su investidura dentro de un pacto que comportaría la incorporación de este partido a un hipotético Gobierno de Sánchez. "Yo, que soy republicano, creo que al Rey se debe ir con los deberes hechos, con un trabajo previo, y no esperar a que le indique que tiene vía libre para hacer su trabajo", ha señalado al respecto.

Domènech ha hecho saber al jefe del Estado su oposición a la "gran coalición" y le ha comunicado que la opción de un Gobierno del PSOE sustentado por Podemos, nacionalistas y fuerzas de izquierda constituiría la mejor opción, pese a que inicialmente parezca "un camino complejo", ya que es el que a su entender permitiría resolver los grandes problemas de España. "Es el gran reto que tiene este país encima de la mesa", ha aseverado, porque aunque ha reconocido que la "gran coalición" garantizaría de entrada la gobernabilidad, las tensiones en su seno no permitirían que avanzara y además no resolvería los problemas para los que En Comú Podem hace sus aportaciones.

Si finalmente el Monarca encarga a Sánchez la tarea de someterse a la investidura, Xavier Domènech sugiere que lo más factible es que entonces el presidente del Congreso, Patxi López, le dé un margen hasta la fecha del debate de investidura, para el que no hay plazo, a fin de que pueda negociar los respaldos necesarios.

A lo largo de su comparecencia, ha reiterado que Podemos y sus confluencias todavía ni siquiera se han sentado a hablar con el PSOE, y ha asegurado que él, como historiador, ha visto "pocas situaciones" en las que los dirigentes políticos afronten "tan poco" los "grandes retos del país" y se pierdan en "puras aritméticas" o a encargar informes jurídicos; "me parece vergonzoso", ha concluido.