Abatidos en Cambrils tres de los cuatro terroristas en busca

Moussa Oukabir, sospechoso de conducir la furgoneta del atropello masivo, entre ellos

Younes Abouyaaqoub sigue en búsqueda

Los terroristas planeaban un gran atentado con explosivos en Barcelona

Los Mossos d'Esquadra han detenido este viernes a una cuarta persona relacionada con los ataques

nacional

| 18.08.2017 - 07:46 h

AGENCIAS/REDACCIÓN

Los Mossos d'Esquadra han confirmado que el considerado como presunto autor del atentado cometido el jueves en la Rambla de Barcelona, Moussa Oukabir, de 17 años, es uno de los cinco terroristas abatidos por agentes de la policía catalana en Cambrils (Tarragona).

Los Mossos también han informado de que otros dos de los cuatro jóvenes que estaban siendo buscados por su presunta implicación en los atentados, figuran también entre los terroristas abatidos en Cambrils.

Se trata de Sadi Aallaa, nacido en Marruecos el 25 de agosto de 1998, y Mohamed Hychami, también marroquí y nacido el 15 de enero de 1993, todos ellos residentes en Ripoll (Girona).

La cuarta persona que estaba siendo buscada, Younes Abouyaaqoub, de la misma nacionalidad y nacido el 1 de enero de 1995, no figura entre los terroristas abatidos por lo que sigue en búsqueda.

Moussa Oukabir, nacido en Ripoll (Girona) el 13 del octubre de 1999, de nacionalidad y pasaporte marroquí, es hermano de Driss Oukabir, cuyos datos correspondían a la persona que recogió una furgoneta Fiat de color blanco, con matrícula 7086JWD y alquilada a la empresa Telefurgo, en Santa Perpètua de Mogoda, en la provincia de Barcelona, utilizada en el atentado de Barcelona.

Driss Oukabir, que fue detenido ayer poco después del atentado en Barcelona, declaró a la policía que le habían sustraído su documentación, por lo que se baraja la posibilidad de que se la hubiera robado su hermano Moussa, que, al ser menor de edad, no tenía permiso de conducir y no podía por tanto alquilar vehículos.

LOS TERRORISTAS PLANEABAN UN GRAN ATENTADO CON EXPLOSIVOS EN BARCELONA

Los terroristas de Barcelona y Cambrils (Tarragona) planeaban un golpe de mayor alcance en la capital catalana, utilizando explosivos que manipulaban en la casa que saltó por los aires en Alcanar (Tarragona), lo que frustró sus planes y les obligó a actuar "a la desesperada".

Esa actuación desesperada es la que propició la aparición de cuatro escenarios distintos con presencia de los terroristas: en la Rambla con una furgoneta lanzada a toda velocidad contra la multitud, en un control de Cambrils en el que mueren cinco integrantes de la célula, en Ripoll (Girona) con varias detenciones y en Alcanar, con muertos y arrestados tras la explosión.

El autor de la matanza en la Rambla, que dejó 14 muertos y mas de cien heridos, muchos graves, es uno de los cinco terroristas que se saltaron un control en Cambrils y fueron abatidos por los Mossos d' Esquadra.

En rueda de prensa, el mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, ha desvelado que la célula llevaba meses preparando "uno o varios atentados" en Barcelona de "mayor alcance" que los finalmente perpetrados, si bien la deflagración de su casa de Alcanar lo evitó, al dejarles sin explosivos.

Los Mossos d'Esquadra han detenido por el momento a cuatro supuestos miembros de la célula terrorista: uno en Alcanar -que hoy ha sido trasladado a comisaría tras abandonar el hospital en el que se recuperaba de las lesiones sufridas en la explosión de su casa- y tres en Ripoll (Girona), todos ellos jóvenes y sin antecedentes por delitos de terrorismo, de entre 21 y 34 años y de origen marroquí, salvo uno, nacido en Melilla.

RECUPERAN LAS TRES FURGONETAS ALQUILADAS POR LA CÉLULA

A partir del rastro de las tres furgonetas alquiladas por la célula -todas ellas ya en manos de la policía tras ser recuperadas en Barcelona, Vic y Cambrils-, los Mossos han podido vincular a la célula radicada en Alcanar con los atentados de Barcelona -con 13 muertos y unos 130 heridos- y Cambrils -un muerto y media docena de heridos-.

Tras el atropello masivo por la tarde de Barcelona, un grupo de cinco terroristas arrollaron de madrugada con un turismo a varias personas -y apuñalaron a una de ellas en la cara, Josep Maria R.- en Cambrils, hasta que fueron abatidos por los Mossos d'Esquadra, cuatro de ellos por una misma policía.

PORTABAN CINTURONES CON EXPLOSIVOS FALSOS

Los cinco terroristas abatidos en Cambrils llevaban cinturones con explosivos que resultaron ser simulados, según el mayor, que ha remarcado que se trata de un mismo grupo terrorista ya que, además del rastro del alquiler de las furgonetas, también hay alguno de los sospechosos al que sitúan en varios de los puntos de actuación de la red.

El mayor ha explicado que los Mossos trabajan con la hipótesis de que la célula preparaba desde hace meses uno o una serie de atentados en Barcelona de un "mayor alcance" del perpetrado finalmente en la capital catalana y en Cambrils.

En este sentido, ha reconocido que la explosión de su casa de la urbanización Montecarlo de Alcanar Platja, la madrugada del miércoles al jueves, les dejó sin el material que preparaban con bombonas de butano, por lo que se quedaron sin material para llevar a cabo sus planes.

Los Mossos investigan ahora si la célula escondió otro tipo de explosivos en la casa de Alcanar, que quedó derruida tras la deflagración. Tras la explosión, los equipos de rescate localizaron el cadáver de un supuesto terrorista entre los escombros, mientras que hoy han localizado nuevos restos biológicos, que tratan de determinar si se corresponden con un segundo cadáver.

Según Trapero, tras la explosión de Alcanar los terroristas cambiaron de planes y decidieron cometer "a la desesperada" el atentado de Barcelona y posteriormente, ya de madrugada, de forma "más rudimentaria", el de Cambrils, donde además de arrollar a varias personas con su coche también pretendían simular lo ocurrido en otras ciudades europeas y apuñalar a los vecinos que paseaban por la zona de ocio nocturno.

Paralelamente, los Mossos desvinculan por el momento de los atentados el coche que ayer por la tarde huyó de un control policial a la salida de Barcelona por la Diagonal, en el que posteriormente se halló a un hombre muerto con una herida de arma blanca.

Según Trapero, la principal hipótesis de los investigadores es que el vehículo lo conducía una segunda persona que se dio a la fuga dejando abandonado al conductor habitual del vehículo, un hombre de nacionalidad española y sin antecedentes.

Por este motivo, los investigadores también tratan de averiguar si el conductor del vehículo fugado es el autor material del atentado en Barcelona.