Detenidos el director y tres empleados de Método 3 por revelación de secretos

Los exdetectives de Método 3 reconocen haber grabado a Sánchez-Camacho y la novia del hijo Pujol

El máximo responsable policial en Cataluña se reúne en Madrid para coordinar la investigación

El juez insta a Método 3 a que entregue el libro de registros para ver quién encargó las escuchas

Duran pide que el director del CNI explique en el Congreso si hay relación con Método 3

nacional

| 18.02.2013 - 14:04 h
REDACCIÓN

El director de la agencia de detectives Método 3, Francisco Marco, y otros tres empleados han sido detenidos hoy por la Policía por revelación de secretos en relación con el supuesto espionaje político en Cataluña, según han informado fuentes policiales.

Los detenidos han sido trasladados a dependencias de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña.

Además del director de Método 3, los otros detenidos son Elisenda Villena, Julián Peribáñez y Álex Borreguero.

Las detenciones se han producido después de la cumbre policial en Madrid para analizar la supuesta trama de espionaje político en la comunidad catalana, a la que han asistido el director adjunto operativo de la Policía, Eugenio Pino, y el jefe superior de Policía en Cataluña, Agustín Castro.

Los exdetectives de la empresa Método 3 detenidos acusados de revelación de secretos han reconocido a la Policía haber hecho la grabación del almuerzo en 2010 entre la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, y la exnovia del hijo de Jordi Pujol.

En su declaración ante la Policía ambos agentes reconocieron los hechos pero argumentaron que lo hicieron siguiendo órdenes de sus superiores.

Esta grabación se realizó en julio de 2010 en el Restaurante La Camarga de Barcelona, donde se citaron ambas mujeres para comer. En el marco de esa conversación, Victoria Alvarez relató a la dirigente popular aspectos de su relación con el hijo de Jordi Pujol, incluyendo la posible comisión de delitos de blanqueo de dinero.

La propia Alicia Sánchez-Camacho ha tenido oportunidad de escuchar la grabación y reconocer que una de las voces es la suya.

Ni Sánchez-Camacho --quien presentó una denuncia por estos hechos ante la Policía Nacional-- ni Victoria Alvarez tenían conocimiento de estar siendo grabadas, lo que consiste un posible delito penado con varios años de cárcel, según el Código Penal.

ESPIONAJE EN CATALUÑA

El caso trascendió tras publicarse que Método 3 había grabado a la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, cuando se entrevistó en un restaurante de Barcelona con María Victoria Álvarez, expareja de Jordi Pujol Ferrusola, hijo del expresidente catalán Jordi Pujol.

En ese encuentro, Álvarez relató a Sánchez-Camacho los viajes que hizo con su exnovio a Andorra transportando grandes cantidades de dinero en billetes de 500 euros, extremo que ella misma denunció y que ratificó ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz el pasado 17 de enero.

Tras las últimas revelaciones, el secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, ha pedido la comparecencia del director del Centro Nacional de Inteligencia, Félix Sánz, ante la comisión de gastos reservados del Congreso para explicar si hay "guerra sucia" y se está espiando a los partidos catalanes.

Por su parte, el secretario de Acción Política del PSC, Antoni Balmón, ha anunciado que su partido no emprenderá acciones legales hasta que no se prueben las informaciones aparecidas hasta ahora y que le vinculan con la agencia de detectives que se encargó de las escuchas.

LA POLICIA DICE QUE LLEGARA HASTA EL FINAL

Los máximos responsables de la Policía han reconocido que los supuestos espionajes a partidos políticos han generado una gran alarma social, y han dejado claro que este cuerpo llegará hasta el final poniendo la investigación a disposición de los jueces porque "aparentemente hay delito". Tanto el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, como el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, han dejado claro el "máximo interés" con el que trabajan los investigadores, pero no han querido dar más detalles ni siquiera de la reunión que hoy ha mantenido la cúpula policial con los mandos en Cataluña.

Pese a las reiteradas preguntas de los periodistas en un almuerzo-coloquio organizado por el Club Siglo XXI, Martínez se ha limitado a reconocer la preocupación del Ministerio por este asunto, que ha extendido al Gobierno y a la sociedad en general, y a insistir en que se pondrá a disposición judicial el resultado de esas investigaciones.

"Sería una frivolidad" negar esa preocupación, ha subrayado Martínez, quien ha resaltado el "máximo interés" con el que trabaja el Cuerpo Nacional de Policía en Cataluña y ha dejado claro que se han celebrado, se celebran y se celebrarán las reuniones que sean necesarias para "llegar al fondo del asunto".

Martínez se ha negado a desvelar el contenido de la reunión que esta mañana han mantenido los mandos, una más, ha dicho, de las que que ha habido anteriormente y de las que puede haber.

El objetivo de todas ellas es intentar esclarecer hechos que han salido a la luz, si bien Martínez no ha querido imprimir un carácter extraordinario ni de excepcionalidad a la de hoy, desarrollada "en el marco de las habituales que se llevan a cabo en la Dirección General de la Policía".

Después de reiterar que la Policía está trabajando con la "mayor dedicación y el máximo interés" para llegar "al final del asunto", el "número dos" de Interior ha considerado "obvio" que la investigación sea prioritaria para su departamento "dada la alarma social creada".

Por todo ello, se están poniendo todos los medios necesarios para determinar las responsabilidades y "llegar al fondo de la cuestión", ha explicado Martínez, quien ha asegurado que la Jefatura Superior de Policía de Cataluña cuenta con todo el apoyo para afrontar esa tarea.

"Las investigaciones policiales están al servicio de esclarecer las responsabilidades penales y lo que no podríamos negar es que detrás hay aparentemente delitos tipificados en el Código Penal. Por eso, investigamos con toda fuerza e interés", ha apostillado. Sin embargo, no ha querido anticipar qué tipos de delitos se habrían cometido en esos espionajes, porque será el juez quien tomará las decisiones que estime pertinentes.

Tras el coloquio, Martínez ha vuelto a insistir, en declaraciones a los periodistas, en el "rigor" e "importancia" de la investigación en curso, cuyos frutos confía en que se conozcan en un plazo "razonable". Una investigación que no ha querido dejar lugar a dudas dirigirán los jueces y fiscales y de la que aún "no se puede aventurar absolutamente nada".

Aunque Cosidó no participaba en el debate, ha querido intervenir desde la mesa de asistentes para insistir en que la investigación del espionaje es prioritaria para la Policía. Ha querido incidir en que esa supuesta práctica "es un delito y los delitos en este país los persigue la Policía, pero bajo las ordenes directas de los jueces y los fiscales". Según Cosidó, la Policía cumplirá con su deber "con diligencia y absoluto cumplimiento" de las leyes.

Previamente, el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, había sido informado del contenido del encuentro mantenido este lunes por su director adjunto operativo (DAO), Eugenio Pino y el jefe superior de Cataluña, Agustín Castro. Ambos mandos policiales despacharon con el director general tras una amplia reunión en la que se abordaron los casos de espionaje político en Cataluña.

Mientras, el juzgado de primera instancia 21 de Barcelona ha admitido a trámite la demanda de la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, a raíz del presunto espionaje al que fue sometida, y pedirá a la agencia de detectives Método 3 que entregue su libro de registro, han explicado fuentes populares.

Además, el juzgado ha aceptado la otra medida cautelar solicitada por Camacho, por lo que prohibirá difundir el contenido de la conversación que ella mantuvo en 2010 con María Victoria Alvarez, la expareja de Jordi Pujol i Ferrusola, en el restaurante La Camarga de Barcelona.

MANOS LIMPIAS DENUNCIA ANTE LA FISCALIA GENERAL

Además, el sindicato de funcionarios Manos Limpias ha presentado este lunes ante la Fiscalía General del Estado un denuncia contra los responsables de la Empresa Método 3 y contra aquellos políticos y funcionarios que encargaron sus servicios para espionaje de tipo político. A juicio del sindicato de funcionarios los hechos que ya investiga la Policía suponen un delito continuado de revelación de secretos y también se pueden calificar como conductas contra la intimidad y derecho a la propia imagen.

La denuncia se realiza ante el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, "puesto que el espionaje se ha producido a nivel de todo el territorio nacional", según se explica en el escrito.

Finalmente, Manos Limpias estima que el derecho fundamental a la intimidad personal reconocido en la Constitución, "es un derecho que debe tener una protección especial y específica al encontrarnos en un Estado democrático y de derecho".

La denuncia se produce el mismo día que el 'número dos' de la Policía, el director adjunto operativo (DAO), Eugenio Pino, abordó en Madrid con el máximo responsable policial en Cataluña, Agustín Castro, los casos de espionaje realizados en esa comunidad vinculados con la empresa de detectives por Método 3.

El director general de Método 3, Francisco Marco, declaró voluntariamente el viernes ante agentes de la Policía Nacional después de que hayan abierto una investigación por la presunta grabación ilegal por parte de su agencia de detectives a la líder del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, que se ha extendido a otros posibles casos de espionaje ilegal, aunque no ha aclarado si existieron encargos de partidos catalanes para investigar a otros.

CiU PIDE LA COMPARECENCIA DEL DIRECTOR DEL CENTRO NACIONAL DE INTENLIGENCIA EN EL CONGRESO

La ejecutiva de CiU ha negado hoy de forma tajante que haya espionaje interno dentro de la federación y que algunos dirigentes fuesen investigados por otros, y ha pedido la comparecencia del director del CNI, Félix Sanz, ante la comisión de gastos reservados del Congreso para explicar si hay "guerra sucia".

En la rueda de prensa posterior a la reunión de la ejecutiva de la federación de CiU, su secretario general, Josep Antoni Duran Lleida, ha considerado que hay "un nexo de unión" entre el espionaje sufrido por Jordi Pujol Ferrusola en 2010 con la denuncia presentada años más tarde por Alicia Sánchez-Camacho (PPC) y la filtración periodística ocurrida en plena campaña electoral de 2012.

En esta "filtración" se vinculaba a determinados dirigentes de CiU y a sus familias con supuestas cuentas bancarias en Suiza, y se citaba como fuente un supuesto informe policial de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF).

"Es evidente que hay hechos extraños y por esto voy a pedir hoy mismo en un escrito la comparecencia del director del CNI, porque hay una cierta vinculación", que CiU sospecha que podría tratarse de "guerra sucia" para perjudicar su campaña electoral, ha aseverado Duran.

Por su parte, la presidenta del PP de Cataluña, Alícia Sánchez-Camacho, ha considerado hoy que es "ridículo y victimista" que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, relacione los casos de supuesto espionaje político en Cataluña con el proyecto soberanista del gobierno catalán. "Está cayendo en el ridículo, siempre con la misma cantinela de que la culpa de todo la tiene el resto de España. ¿Cómo va a ser así, si parece que presuntamente sus consellers independentistas se espiaban entre ellos? Si esto no es cierto, que pongan demandas inmediatamente para demostrarlo", ha dicho en rueda de prensa.

El fiscal jefe de Cataluña, Martín Rodríguez Sol, ha descartado este lunes que los supuestos informes sobre políticos espiados por la agencia Método 3 de Barcelona pretendan "atacar el proceso soberanista" ni atentar contra la intimidad de ninguna persona en concreto. "Estoy convencido de que es una tema absolutamente crematístico. Los que tienen la información la quieren vender y la quieren aprovechar", ha asegurado en declaraciones a TV3.