Detenidos dos militares por filtrar las imágenes de un atentado en Afganistán

Podrían enfrentarse a hasta 10 años de prisión

AUME dice que deberá demostrarse cómo afectaron a la seguridad nacional las imágenes filtradas

nacional

| 06.07.2011 - 18:09 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Guardia Civil ha detenido en dos cuarteles de Zaragoza y Murcia a dos hermanos, sargento y cabo, por filtrar a un medio de comunicación las imágenes de las cámaras de seguridad tras el atentado de Qala i Naw (Afganistán) de agosto de 2010, en el que murieron dos guardias civiles y un intérprete.

A los arrestados, un sargento 1º del Ejército de Tierra, y un cabo 1º del Ejército del Aire, se le imputa un delito de revelación de secretos o informaciones relativas a la seguridad nacional.

Los dos militares podrían enfrentarse a penas de hasta 10 años de prisión, de ser encontrados culpables de estos delitos, han informado a Europa Press fuentes jurídicas.

Según la Guardia Civil, a los dos militares se les relaciona con la filtración a un medio de comunicación español de las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad de la base de Qala i Naw momentos después del atentado cometido el 25 de agosto de 2010, en el que fallecieron un Capitán y un Alférez de la Guardia Civil, así como un intérprete.

En su artículo 53, el Código Penal Militar estipula penas de hasta diez años de prisión para los delitos que se atribuyen a los detenidos. En concreto, recoge que "el militar que, sin propósito de favorecer a una potencia extranjera, asociación u organismo internacional, se procurase, revelare o inutilizare información legalmente clasificada relativa a la seguridad nacional o defensa nacional, a los medios técnicos o sistemas empleados por las Fuerzas Armadas o relativa a industrias de initerés militar será castigado con la pena de tres años de prisión".

En el caso de que la información no estuviese legalmente clasificada, la pena es de uno a seis años de prisión. En tiempo de guerra, estos delitos son castigados con entre cinco y 20 años de cárcel.

Además, en el artículo 54 establece que estas penas se aplicarán en su mitad superior si el culpable es conocedor del secreto o información "por razón de su cargo o destino", o si la revelación consiste en dar publicidad al secreto o información "en algún medio de comunicación social o de forma que asegure su difusión".

El Código Penal Militar contempla que las penas de prisión de más de tres años conllevan la pérdida de empleo. En este caso, el complimiento se hará en establecimientos penitenciarios ordinarios, "con separación del resto de los penados".

En el comunicado, la Guardia Civil afirma que las detenciones se han llevado a cabo en los acuartelamientos de los dos militares, un Sargento primero del Ejército de Tierra y un Cabo primero del Ejército del Aire, que son hermanos, tras una "compleja investigación".

La Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) cree que, de seguir adelante el procedimiento, deberá demostrarse cómo afectaron a la seguridad nacional las imágenes filtradas del atentado del pasado 25 de agosto en Afganistán.

En declaraciones a Europa Press, el secretario general de AUME, Mariano Casado ha defendido que deberá aclararse, en primer lugar, si la información que se facilitó a un medio de comunicación estaba legalmente clasificada y tendrá que demostrar "en qué sentido afecta a la seguridad nacional".

Además, para el portavoz de la asociación de militares, este caso reabre la "vieja polémica" entre la obligación de no relevar determinadas informaciones y la necesidad de conocer de la opinión pública.

Por otra parte, Casado ha recalcado que la investigación de la "causa principal" de ese atentado, la muerte de los dos guardias civiles y el intérprete a manos de un talibán infiltrado que fue abatido, "está más retrasada". "El autor murió, pero no sabemos quiénes fueron los instigadores", ha dicho.