Detenido en Calahorra un presunto yihadista relacionado con el DAESH

Operaciòn de la Guardia Civil contr el yihadismo

nacional

| 26.10.2016 - 09:25 h
REDACCIÓN

Agentes de la Guardia Civil registran el domicilio del marroquí A.B., detenido en Calahorra (La Rioja) bajo la acusación de varios delitos de terrorismo relacionados con la organización yihadista Dáesh.

El domicilio se encuentra en el número 30 de la calle Sol de Calahorra, situada en el centro de la ciudad, que tiene unos 24.000 habitantes y es la segunda de La Rioja con mayor población tras Logroño, ha informado a Efe el alcalde calagurritano, Luis Martínez-Portillo.

Ha explicado que, según le han comentado los responsables del dispositivo policial, la operación continúa abierta, sin que se conozcan más datos sobre el registro. La zona está acordonada, al igual que la de la peluquería en la que trabajaba el detenido, situada en el número siete de la misma calle Sol, que es una de las más transitadas de la ciudad.

Martínez-Portillo, quien vive a cincuenta metros del domicilio del detenido y que ha conocido la noticia a través de los medios de comunicación, ha expresado su satisfacción por el trabajo que desarrollan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, que "están pendientes de lo que pueda ocurrir en cualquier parte de España y actúan".

El operativo lo desarrollan agentes de la Jefatura de Información de la Guardia Civil y del Grupo de Información de la Comandancia de Navarra, bajo la dirección del Juzgado Central de Instrucción número 5 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

El arrestado, de nacionalidad marroquí, ha sido acusado de varios delitos de terrorismo, según ha informado el Ministerio del Interior mediante una nota. Las investigaciones que el pasado 1 de diciembre condujeron a la detención de Salim Aghmir, indica el Ministerio, "situaron en el punto de mira de los agentes al ahora detenido, que era asiduo del local de hostelería que el primero regentaba en Pamplona", y que, indica, "participaba directamente en actividades relacionadas con el enaltecimiento y la difusión de propaganda de la organización terrorista DAESH".

Tras constatar su participación directa en las actividades citadas, los investigadores observaron que A.B. aumentaba de forma evidente las medidas de seguridad adoptadas, tanto en sus desplazamientos por la ciudad como en sus actividades en la red, "en un intento de que pasasen inadvertidas y, sin duda, ante su sospecha de estar siendo objeto de algún tipo de vigilancia policial", afirma Interior.

Estos hechos llevaron al investigado a trasladar "de modo repentino y sorpresivo" su residencia a la localidad riojana de Calahorra.