Detenido el padre de los dos menores desaparecidos en Córdoba por indicio de homicidio

Concluye el registro de la finca del abuelo sin rastro de los niños

nacional

| 18.10.2011 - 10:54 h
REDACCIÓN

José Bretón, el padre de los dos hermanos de 2 y 6 años desaparecidos hace diez días en un parque, ha sido detenido hoy en Córdoba por indicios de un posible delito de homicidio, así como de delito de denuncia falsa, después de diez días de exhaustiva investigación policial, que apuntó desde el principio a la familia paterna de los menores.

Ruth, de 6 años, y José, de 2, desaparecieron cuando jugaban en el Parque Cruz Conde de Córdoba en torno a las 18.40 horas del sábado 8 de octubre, según dijo Bretón, que fue quien denunció la desaparición de ambos.

Los menores residen y están escolarizados en Huelva, donde viven con su madre, y habían ido a pasar el fin de semana con su padre a Córdoba, donde vive parte de la familia de este.

Los padres de los menores se encuentran en trámites de separación y la madre interpuso el domingo 9, cuando la desaparición ya había producido, una demanda contra su marido por "vejaciones y presiones" debidas a asuntos "estrictamente matrimoniales" y en la que no se hacía alusión a los niños.

Las primeras investigaciones llevaron a los agentes a inspeccionar una zona de ocio infantil conocida como la Ciudad de los Niños, en el entorno del parque donde supuestamente desaparecieron.

Se revisaron las cámaras de seguridad, en las que se ve al padre en compañía de los policías a los que denunció la desaparición.

Los agentes también han registrado en estos días la vivienda de un familiar del padre, ubicada en las inmediaciones del Polígono Las Quemadillas de Córdoba, donde hallaron unos restos óseos cuyo análisis determinó que no eran humanos. Durante más de nueve horas, la Policía Nacional ha realizado un nuevo registro de la finca, sin hallar rastro de los pequeños.

Asimismo, la Policía Científica se personó, acompañada por el padre de los menores, en el domicilio urbano del abuelo paterno, en el barrio de la Viñuela de Córdoba.

La zona próxima al río Guadalquivir, que se encuentra en las inmediaciones del lugar de la desaparición, también fue rastreada por el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (Geas), que suspendió temporalmente la búsqueda al no hallar indicios.

Hasta el momento de su detención, el padre ha colaborado con la Policía en calidad de denunciante y no de imputado.

Incluso un testigo, que paseaba con su perro en el parque el día de la desaparición, aseguró ante la Policía que el detenido se le acercó con la cara "pálida" para preguntarle si había visto a los niños.Nada más conocerse el suceso, la plataforma "Urgente Niños Desaparecidos" colocó carteles con las fotos de los pequeños en las calles de Córdoba para tratar de dar con su paradero.

Una semana después de la desaparición, el domingo 16 de octubre unos 1.000 vecinos de Huelva y otros 200 de Córdoba participaron en sendos actos de apoyo a la familia.

Al término de la manifestación de Huelva, la madre de los menores hizo saber, en un carta leída por una portavoz, que puede perdonar a quien tenga a sus hijos si los deja libres. "No soy rencorosa ni vengativa. Me enseñaron a perdonar. Soy capaz de perdonar y olvidar si vuelvo a ver sus caritas y a escuchar mamá".

En la investigación, que desde hace diez días concentra la atención informativa y ciudadana de Córdoba, participan la Comisaría de Córdoba, la Jefatura Superior de Policía de Sevilla y la Unidad central de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV).

Se sumó también el comisario de la Policía Judicial de Sevilla Manuel Piedrabuena, que lleva el caso de la violación y asesinato de Marta del Castillo, además de altos cargos policiales del área científica y judicial de Madrid