Desencuentros entre el PNV y PSE retrasan el traspaso de poderes en Euskadi

nacional

| 22.11.2012 - 11:59 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Las exigencias del PNV al actual Gobierno Vasco socialista para que no comprometa gastos antes de abandonar el Ejecutivo han motivado la suspensión de la reunión prevista para hoy en Vitoria entre representantes del PSE-EE y del PNV para el traspaso de poderes.La cita convocada para esta mañana en las dependencias del Gobierno Vasco en Lakua ha sido anulada hoy mismo por decisión de los representantes socialistas porque, según han explicado a la delegación nacionalista que iba a acudir a Vitoria, "no se dan las circunstancias para ello", según han asegurado fuentes del PNV.

La Presidencia del Gobierno Vasco, por su parte, ha explicado que han aplazado el encuentro porque "el PNV acudía a la reunión con una posición basada en datos tergiversados, cuando no falsos".

Estas mismas fuentes se refieren a que, al parecer, el PNV iba a exigir al lehendakari en funciones que paralizase la puesta en marcha de compromisos de gasto, que el PNV calcula en 640 millones de euros, algunos de ellos en planes plurianuales, que supuestamente iban a ser aprobados en los últimos Consejos de Gobierno antes de la toma de posesión del nuevo Ejecutivo que dirigirá Iñigo Urkullu.

El presidente del PNV ha aclarado esta misma mañana que lo que quiere es que el Gobierno Vasco "ponga encima de la mesa" los gastos que está llevando a cabo en estos últimos meses de legislatura porque "comprometerían" al próximo Ejecutivo.

En declaraciones a Radio Euskadi, Urkullu ha exigido al Gobierno Vasco en funciones que cese las adjudicaciones porque el Consejo Vasco de Finanzas ha advertido de que en el próximo Ejecutivo contará con 1.200 millones de euros menos de presupuesto.

Urkullu ha subrayado que los gastos actuales comprometerían "no solo al próximo año sino a los siguientes".

La portavoz del Gobierno Vasco en funciones, Idoia Mendia, y el secretario general de la Presidencia, Manu Salinero, que eran quienes se iban a reunir con la delegación del PNV, ofrecerán una rueda de prensa a mediodía para explicar con detalle los motivos que les han llevado a anular la reunión.En ella se iba a analizar, entre otros asuntos, el abono de la paga extra de Navidad a los 70.000 funcionarios vascos, un asunto espinoso porque el Gabinete de Patxi López es partidario de pagarla y, según dijo ayer Mendia, tiene el dinero consignado para ello, aunque su intención era consultar hoy esta cuestión al PNV.

Sin embargo, Urkullu ha señalado que la decisión "compete" al Gobierno vigente socialista, que es el que "debe dar las explicaciones" y al que ha instado a "no mandar la pelota al tejado de otros". En la reunión, a la que iban a acudir en representación del PNV los dirigentes Joseba Aurrekoetxea, Koldo Mediavilla, Pilar García de Salazar y el parlamentario Ricardo Gatzagaetxebarria, también estaba previsto debatir sobre el grado de ejecución presupuestaria y sobre conflictos judiciales entre Euskadi y el Gobierno central.Entre ellos figuran el copago farmacéutico, la atención a inmigrantes y los recortes en Sanidad y Educación.

También hay litigios relacionados con las aportaciones a los fondos de pensiones Itzarri (de trabajadores dependientes del Gobierno Vaco) y Elkarkidetza (para empleados de otras instituciones y sociedades públicas).Además, a iniciativa del Gobierno central, hay varios recursos de inconstitucionalidad contra leyes vascas, como la de los derechos de los transexuales, la del dopaje en el deporte, la de consumidores y usuarios, o la de la Autoridad de la Competencia.