Denuncian a líderes de UGT en Andalucía por desviar subvenciones de la Junta

(Archivo)

nacional

| 15.08.2013 - 18:18 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El sindicato Manos Limpias ha presentado hoy una denuncia contra Francisco Fernández Sevilla, secretario general de UGT en Andalucía, y su antecesor, Manuel Pastrana, por presuntos delitos de malversación de fondos públicos, falsedad y apropiación al desviar subvenciones de la Junta.

En su denuncia, a la que ha tenido acceso, Manos Limpias se refiere a las informaciones publicadas en los últimos días y sostiene que UGT desvió fondos de formación de parados para pagar su publicidad y pancartas para la huelga general del 29 de septiembre de 2010, así como para el mantenimiento de los ascensores, aire acondicionado y limpieza de su sedes.

Para conseguir ese desvío de fondos, el sindicato presuntamente pidió a diversos periódicos andaluces, emisoras de radio y empresas de publicidad que falsearan facturas de forma que en ellas no apareciera el verdadero uso dado al dinero.

Manos Limpias, según la denuncia que ahora será turnada entre los juzgados de instrucción de Sevilla, recoge que "UGT-A desvió fondos finalistas para cursos de celadores sanitarios a la compra de pancartas para la huelga general de 29 de septiembre de 2010".

Además se endosó a un curso formativo de celadores sanitarios el coste de unas lonetas para una asamblea conjunta con delegados sindicales de CCOO y UGT celebrada en Sevilla el 30 de Junio de 2010, en una factura de 2.521 euros emitida por la empresa "Gráficas Olimpia", propiedad de Ignacio Cala, portavoz socialista y responsable de Urbanismo del Ayuntamiento de Morón de la Frontera (Sevilla).

Esta empresa emitió el 24 de septiembre de 2010 otra factura por importe de 3.184 euros "que corresponde a las pancartas que se utilizaron cinco días más tarde en la huelga general de 29 de septiembre de 2010 y que también se cargaron al curso de parados para la formación como celadores sanitarios".

Manos Limpias pide que el juzgado a quien corresponda al caso tome declaración a los denunciados y a responsables de las empresas que les facturaron.