De la Vega forzó a la ex presidenta del CIS a retrasar un sondeo desfavorable a Zapatero

De la Vega niega haber destituido a la presidenta del CIS por una discusión sobre la encuesta de julio, según publica el País

El PP pedirá su comparecencia en el Congreso para que explique el cese

nacional

| 22.09.2010 - 14:49 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

En Moncloa, la vicepresidenta De la Vega acaba de presidir la toma de posesión de Ramón Ramos como nuevo presidente del CIS. Un relevo que se produce tras la polémica destitución el pasado viernes de Belén Barreiro.

Según El País, el cese se produjo porque Belén Barreiro se negó a retrasar un sondeo político tal y como le exigió De la Vega. La vicepresidenta le pidió que retrasara el estudio de intención de voto, que habitualmente se hace a principios de julio, hasta después del debate sobre el estado de la nación.

De la Vega, presuntamente, esperaba, que Zapatero saliera victorioso del debate y de esta forma la intención de voto no fuera muy favorable al Partido Popular.

El diario El País cuenta como la vicepresidenta le dio la orden a la directora del CIS, y Belén Barreiro se negó a retrasar el estudio. Al final lo hizo. Pero no le sirvió de nada. Este pasado viernes, el consejo de ministros la relevaba del puesto.

El País añade que el incidente del CIS de julio fue la gota que colmó el vaso. Que la mala relación entre de la Vega y Barreiro tenía antecedentes.

Hoy en la toma de posesión del nuevo responsable, De la Vega proclama la "total autonomía" de los presidentes del CISy señala que Ramón Ramos, realizará "con total autonomía" su tarea, recalcando que así lo han hecho también sus antecesores, Belén Barreiro y Fernando Vallespín.

De la Vega ha defendido además que el CIS ha "avanzado mucho" en "transparencia, apertura, calidad y profesionalidad" desde 2004. La vicepresidenta aseguró horas antes en el Congreso que el cese de su antecesora, Belén Barreiro, no se debió a que ésta se negara a retrasar el sondeo de intención de voto del mes de julio.

Durante su debate con De la Vega en la sesión de control al Gobierno en el Congreso, la portavoz del Grupo Popular, Soraya Sáenz de Santamaría, ha sacado a colación el cese de Barreiro que el Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes, menos de dos años después de su nombramiento.

"Con lo que le costó nombrarla, que tuvo que publicar dos veces sus nombramientos en el BOE y cambiar el decreto de estructura del Ministerio", ironizó la dirigente 'popular', que opina que Barreiro ha sido apartada de su puesto "por reconocer lo obvio en sus encuestas, que los españoles cada vez se fían menos del Gobierno".

La vicepresidenta ha rechazado la versión dada por el País sobre el cese y ha desvelado que ella misma informó a Sáenz de Santamaría y al resto de portavoces parlamentarios de ese cambio de fechas. "Es una polémica estéril por falsa; todo lo que aparece es mentira. Usted misma recibió información de esta portavoz sobre lo que aparece en la prensa, de manera verbal y por escrito", ha contestado de la Vega, quien ha defendido que es "mejor tomar decisiones pensando en el bien de las instituciones" que lo hace el PP, al que volvió a acusar de mantener "bloqueada" la renovación del Tribunal Constitucional.

Tras el debate en el pleno, fuentes del Ministerio de la Presidencia han reconocido que este episodio generó un roce entre De la Vega y Barreiro, pero han negado que fuera la causa de su cese.

Sáenz de Santamaría ha anunciado que su partido va a pedir la comparecencia en la Cámara Baja de la portavoz del Gobierno para que dé cuenta del cese de Barreiro y del retraso del sondeo correspondiente al mes de julio.