Cospedal ve una "barbaridad" boicotear productos catalanes por la propuesta soberanista de CiU

"Esta cabalgada hacia la nada" sólo supone frenos y obstáculos al crecimiento de Cataluña

María Dolores de Cospedal

nacional

| 16.11.2012 - 15:34 h
REDACCIÓN

La presidenta de Castilla-La Mancha y secretaria de Organización del PP, María Dolores de Cospedal, considera "una solemne barbaridad" un hipotético boicot a los productos catalanes si prospera la apuesta de CiU por celebrar una consulta sobre la autodeterminación de Cataluña.

En rueda de prensa tras visitar este viernes las cavas de Freixenet en Sant Sadurní d'Anoia junto a la candidata del PP catalán a la Presidencia de la Generalitat, Alicia Sánchez-Camacho, y el presidente del Grupo Freixenet y de Fira de Barcelona, Josep Lluís Bonet, ha defendido que "una cosa es lo que digan determinados partidos nacionalistas, y otra los productos catalanes".

Cospedal ha cargado contra la "cabalgada irresponsable" del presidente de la Generalitat, Artur Mas, al que ha acusado de actuar movido por sus propios intereses y soslayando el interés general de los catalanes y sus empresas. "Esa cabalgada hacia la nada lo único que hace es poner continuamente frenos y obstáculos" al crecimiento económico de Cataluña, ha continuado la dirigente popular, que ha asegurado que los ciudadanos del resto de España sienten como suyos los productos catalanes.

DIFERENCIAR CiU DE CATALUÑA

La número 2 del PP ha reivindicado que la "marca España está íntimamente ligada a la marca Cataluña", y ha sostenido que no son incompatibles y que lo mejor es que ambas caminen unidas en favor de la internacionalización de sus productos. También Camacho ha advertido de que los ciudadanos saben diferenciar entre CiU y los productos catalanes, y ha advertido de que el proceso abierto por Mas perjudica a las empresas catalanas porque "levanta fronteras, crea aduanas, cierra mercados y establece aranceles".

La presidenta del PP catalán ha argumentado que las empresas catalanas "tienen muchas más ventajas" si Cataluña permanece en España, y ha sostenido junto a Cospedal que la secesión empobrecería a Cataluña, reduciría su Producto Interior Bruto (PIB) y dispararía el paro.

Camacho ha añadido además que la balanza comercial de Cataluña sin contar con sus ventas al resto de España sería negativa, y ha considerado un gran error que CiU "quiera despreciar" ese mercado.

En 2005 se produjo un boicot a productos catalanes después de unas declaraciones del entonces líder de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, sobre la candidatura olímpica de Madrid.

El líder del PP en aquella época y ahora presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aprovechó entonces también una visita a Sant Sadurní d'Anoia para comprometerse con los productos catalanes, y advirtió de que "batallaría" contra los que impulsaran un boicot.

PROTESTAS EN LA PUERTA

A la llegada de la dos dirigentes populares, una decena de representantes sindicales del comité de Empresa de Freixenet ha iniciado una protesta con petardos, bocinas y botes de humo, y han exhibido una pancarta en la que se leía: 'Los trabajadores del Grupo Freixenet en lucha por un convenio justo'.

Los manifestantes, que han permanecido a la puerta de las instalaciones durante toda la visita, han entonado incluso el popular 'Gangnam Style' pero en versión 'anticrisis' con frases como 'No hay cuatro duros' y 'En el paro estoy'.