Consiguen reprogramar células humanas para ver como envejecen

El primer modelo de envejecimiento celular humano llega al laboratorio de la mano de científicos españoles y estadounidenses

nacional

| 24.02.2011 - Actualizado: 14:16 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Poner freno al envejecimiento. Ese sueño de la humanidad ha tomado forma en un laboratorio de científicos españoles y estadounidenses dirigidos por el prestigioso investigador Juan Carlos Izpisúa. Han conseguido reprogramar células humanas para ver como envejecen en tan sólo 15 dias . Y lo han hecho analizando a personas afectadas por una rara enfermedad que les hace envejecer y morir en poco más de diez años.

Se trata de niños enfermos de Progeria. Con diez años se hacen viejos. Desarrollan tanto la proteína responsable del envejecimiento que no crecen, no tienen pelo, y sus músculos se van quedando rígidos.

Con un grupo de estos pacientes, el investigador Juan Carlos Izpisúa ha conseguido rejuvenecer algunas de sus células. Lo ha hecho reprogramándolas hasta su estado inicial, cuando eran células madre y no habían desarrollado el defecto genético que acelera la vejez. Después en el laboratorio estas células crecen tan rápido que en dos semanas vuelven a su ser.

Comparado con el proceso normal de envejecimiento que dura 80 años, asegura Izpisua, esto nos permite tener un modelo en el laboratorio donde podemos estudiar el envecimiento de toda una vida en tan solo quince días.

Se abre la vía a que se sepa porque con los años se acumula la grasa en las arterias, se producen ataques al corazón, o avanza la calvicie. Y al saberlo será más fácil diseñar fármacos y compuestos que lo eviten.

Con esta investigación, que acaba de publicar la revista Natura, quizá se puede poner coto al envejecimiento. Pero también podemos empezar a pensar en un tratamiento hasta ahora inexistente para los enfermos de Progeria: unas cien en todo el mundo.