Concluye la segunda autopsia del espeleólogo José Antonio Martínez

El Rey telefoneó a Mohamed VI de Marruecos para ofrecerle la ayuda de los equipos de expertos españoles

La familia del montañero José Antonio Martínez se sumará a acciones judiciales

nacional

| 10.04.2015 - Actualizado: 21:26 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los profesionales del Instituto de Medicina Legal de Granada han concluido ya la autopsia realizada al cadáver del inspector de Policía José Antonio Martínez, uno de los dos espeleólogos que fallecieron en Marruecos en un accidente de montaña.

Según han informado fuentes de esta institución, la autopsia, autorizada por el Juzgado de Instrucción 7, es la segunda que se le practica al cuerpo, después de la llevada a cabo el pasado miércoles en la morgue municipal de Marrakech.

El informe preliminar de la autopsia, del que el Instituto de Medicina Legal no va a informar, le será entregado al juzgado, que autorizó la prueba a petición de la familia. La autopsia se ha prolongado por unas cinco horas y ha concluido a las 13,15 horas, y sus resultados finales se conocerán en un plazo máximo de unos dos meses.

El cuerpo sin vida de Martínez llegará sobre las 15,00 horas al tanatorio de Granada, y el funeral se llevará a cabo este sábado en el cementerio municipal de San José, según han informado fuentes de Emucesa.

En el accidente, que se produjo en el cañón de Wandrass, en el Atlas marroquí, falleció también el abogado gaditano Gustavo Virúes, y salvó la vida Juan Bolívar, que este jueves acusó a la Gendarmería marroquí de cometer un "asesinato" con su compañero de expedición José Antonio Martínez, que estuvo con vida y consciente cinco días antes del rescate, que fue una "chapuza".

LA FAMILIA DEL MONTAÑERO SE SUMARÁ A LAS ACCIONES JUDICIALES

La familia de José Antonio Martínez ha asegurado hoy que emprenderá acciones judiciales tras el accidente ocurrido en la cordillera del Atlas de Marruecos en el que murió este policía nacional.

Los allegados pretenden así unirse a las medidas anunciadas ayer por el club de espeleología Ilíberis, cuyo portavoz, José Morilla, anunció la adopción de acciones judiciales por lo que consideró "un asesinato por la negligencia de Marruecos, por su prepotencia de querer presumir ante el mundo entero que ellos podían hacer el rescate y por la torpeza del Gobierno de España de creerse lo que le decían y no poner los medios necesarios para paliar la situación".

"Queremos unirnos con las federaciones, tanto de Montañismo como de Espeleología, y a la familia de Gustavo Virués (el otro expedicionario fallecido en el accidente) para hacer fuerza y ver si tratamos de sacar algo positivo de esto", ha declarado hoy a los periodistas Antonio Martín, tío político de José Antonio Martínez y que ha ejercido de portavoz familiar.

Ha reconocido que esta "lucha contra unos gobiernos" puede ser "imposible y absurda" y, aunque no culpa a los gendarmes que acudieron a tratar de rescatarlos, sí "a los que no dejaron que entraran expertos" a la zona.

Asimismo, ha informado de que su sobrino José Antonio Martínez será enterrado mañana, una vez que ha concluido la autopsia que se le practicó esta mañana en el Instituto Medicina Legal de Granada, después de que así lo autorizara un juez a petición de su familia.

También ha lamentado que el equipo marroquí de rescate acudiera en unas condiciones "muy precarias", sin medios suficientes, incluso ataviados con "un chándal de los que venden en el mercadillo y unas zapatillas de mala muerte".

"Culpamos totalmente a los gobiernos que no se han puesto de acuerdo y no coordinaron las actuaciones", ha añadido Martín, que ha criticado que desde algún ministerio español no se diera "un puñetazo en la mesa" para intentar salvar a un compatriota.

EL REY OFRECIÓ AYUDA A MOHAMED VI PARA RESCATAR A LOS ESPELEÓLOGOS

El Rey de España telefoneó la noche del Viernes Santo al rey Mohamed VI de Marruecos para ofrecerle la ayuda de los equipos de expertos españoles para el rescate de los espeleólogos accidentados en una gruta de la cordillera del Atlas.

Según el diario EL MUNDO, el monarca alauí aceptó el ofrecimiento de su "hermano" en ese mismo momento, en que dichos equipos se encontraban preparados al efecto.

Sin embargo, la Gendarmería marroquí insistió en que tenían medios suficientes para acometer el rescate, y la operación se frenó hasta el día siguiente, en que se desbloqueó, demasiado tarde, la movilización de las Fuerzas españolas.