El dueño de un local de Cáceres es agredido por un cliente al que había pedido que apagase su cigarrillo

La ley Antitabaco supera las mil denuncias de consumidores en solo 48 horas

nacional

| 04.01.2011 - 14:40 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Pues aunque haya dudas sobre la aplicación de la Ley Antitabaco, los inspectores ya están trabajando. Telemadrid ha acompañado a dos de ellos y lo primero con lo que se han encontrado es el enfado de los hosteleros. Pero ninguno como el dueño de un bar de un local de la localidad cacereña de Montehermoso ha tenido que recibir 16 puntos de sutura en la frente debido a un fuerte golpe con una botella o un vaso que le ha propinado un cliente al que momentos antes le había pedido que apagase su cigarrillo.

Juan Francisco Valhondo, propietario de la bolera Roydy, establecimiento ubicado en la Plaza de la Constitución, ha explicado a Europa Press que los hechos se desencadenaron en la tarde-noche de este pasado domingo día 2, cuando pidió a un cliente que dejara de fumar dentro del local porque otro cliente le había solicitado que lo hiciera.

Una vez que el cliente que fumaba dejó de hacerlo, Juan Francisco siguió atendiendo a otros clientes hasta que se percató de que se había originado una pelea entre varios presentes en el local, entre ellas la persona que momentos antes estaba fumando y había apagado ya su cigarrillo.

El propietario intentó mediar en la trifulca y cuando sacó del establecimiento al cliente que fumaba minutos antes, éste volvió hacia él y le propinó el golpe en la frente, que le causó una herida que le obligó a recibir atención médica en el Hospital de Plasencia, al que se desplazó.

Además, en el mismo centro hospitalario tuvieron que ser atendidas otras tres personas que se vieron involucradas en la trifulca, una de ellas con un ojo morado, otra con contusiones en un brazo y otra con la muñeca abierta.

No ha sido el único incidente. En Ochandio, en el Pais Vasco, el cabreo del dueño de un bar terminó a palazos contra la máquina expendedora que hasta hoy tenía en su local.

En este sentido, el propietario del asador de Marbella que ha colocado carteles en su cristalera para anunciar que no aplicará la "ley antitabaco" presentará hoy una denuncia contra una pareja de policías que ayer identificó a los clientes que estaban fumando dentro del establecimiento.

Tras la polémica suscitada por ser el único local de la ciudad donde se hace caso omiso a la prohibición de fumar, el dueño del asador, José Eugenio Arias, ha asegurado que buscará cualquier fórmula legal que permita a sus clientes seguir haciéndolo.

Además, ha aseverado que no descarta la idea de crear una sociedad gastronómica, a la que sólo podrían acceder los socios y donde no cabrían prohibiciones de ningún tipo.

Mientras, los inspectores vigilan el cumplimiento de la ley en bares y restaurantes, y están detectando que la mayoría de los fumadores respetan la prohibición, aunque son muchos los establecimientos que no han puesto al día la rotulación.

Las denuncias contra los infractores han llegado muy pronto. La federación de consumidores FACUA ha recibido más de 1000 quejas de toda España por incumplimiento de la Ley Antitabaco en sus primeras 48 horas de vigencia.

En Barcelona se realizan ya inspecciones. Telemadrid ha sido testigo de ello.