Las dos menores acusadas del crimen de Seseña reconocen los hechos y cumplirán la pena máxima

Condenadas a 5 y 2 años de internamiento tras reconocer los hechos

Las partes no alcanzan un acuerdo respecto a la responsabilidad civil, por lo que tendrá que resolverse mediante sentencia

nacional

| 13.12.2010 - Actualizado: 19:01 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Las dos menores imputadas por el asesinato de Cristina Martín en Seseña (Toledo) --C.H.S., acusada de un delito de asesinato y N.N.N., acusada de encubrimiento-- han reconocido su autoría en los hechos, por lo que se ha alcanzado una sentencia de conformidad que condena a cinco años de internamiento en régimen cerrado y tres años de libertad vigilada a la primera; y a dos años de internamiento en régimen semiabierto, de los cuales uno será de libertad vigilada, para la segunda.

Según ha explicado a los medios, al término de la audiencia en el Juzgado de Menores de Toledo, la abogada de la familia de Cristina Martín, María Ponte, las dos menores "se han reconocido culpables de los hechos" --de los que "no han contado detalles"-- por lo que no ha sido necesario celebrar el juicio, al aceptarse las medidas solicitadas por las partes.

El padre de la menor asesinada, Francisco Martín de la Sierra, acompañado por su esposa, Pilar Motilla, y uno de sus hijos, ha dicho que, "según está la Ley", están "satisfechos" por el resultado aunque "contentos no, porque tenía que ser cadena perpetua". En cuanto a lo sucedido en la sala de audiencia, donde por vez primera tras lo ocurrido han visto a las acusadas, Martín de la Sierra ha reconocido que se han sentido "impotentes".

La jornada se ha desarrollado rodeada de una gran expectación mediática desde poco antes de las 10.00 horas, cuando han ido llegando tanto las partes y distintos testigos como las dos imputadas, que entraron por el aparcamiento trasero de los juzgados.

Los padres de la víctima se encontraron a las puertas del juzgado con la madre de la joven asesinada Sandra Palo, María del Mar Bermúdez, que se ha desplazado hasta la capital regional para mostrar su apoyo a la familia de Cristina Martín, y volver a demandar el endurecimiento de la Ley del Menor.

El padre de la víctima, a preguntas de los medios, ha reconocido que estaban nerviosos desde la pasada noche por la celebración del juicio, ya que esta iba a ser la primera vez desde que ocurrieron los hechos que se iban a encontrar a la presunta autora de la muerte de su hija.

Tanto él como su esposa han tenido que ser ayudados por efectivos policiales para poder acceder hasta el interior del edificio judicial, debido a la cantidad de medios de comunicación que se encontraban en el lugar. Expectación que también se ha visto reflejada en el despliegue de efectivos de Policía Local y Nacional que se estaban haciendo cargo de la seguridad tanto en la entrada de los juzgados como en sus inmediaciones.

RESPONSABILIDAD CIVIL PENDIENTE

A pesar de que se ha llegado a una sentencia de conformidad, la abogada de la familia de la víctima ha señalado que queda pendiente de valorar por el juez la responsabilidad civil, ya que cada parte ha hecho "las alegaciones que estimaba oportunas" sobre este particular y ahora se tendrá "que dictar la sentencia correspondiente".

Respecto a los hechos, la letrada se ha remitido al relato realizado por la Fiscalía, según el cual el 30 de marzo de este año la menor C.H.S., tras discutir con la menor C.M.M. en una antigua fábrica de yesos --derruida y abandonada actualmente-- situada en el paraje denominado 'La Veguilla', con la intención de matar, le agarró fuertemente del cuello para asfixiarla, haciéndole caer al suelo y le propinó varios golpes en la cabeza con una piedra.

A consecuencia de los golpes, la víctima quedó inerte, momento que aprovechó C.H.S. para producirle un profundo corte en la muñeca con una navaja. A continuación, echó piedras y tierra sobre su cuerpo, marchándose del lugar, quedando Cristina abandonada en estado de inconsciencia, desangrándose hasta que falleció a consecuencia de las lesiones provocadas.

Ese mismo día, la menor N.N.N., amiga íntima de C.H.S., supo, por el relato de ésta, cómo había matado a Cristina y posteriormente ambas se desplazaron al sitio donde se encontraba el cuerpo. Pese a ello, N.N.N. no reveló información sobre el paradero de la fallecida, "favoreciendo la impunidad de la conducta criminal de C.H.S".

Según la Fiscalía, sobre las 11.30 horas del día 3 de abril, agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil, encontraron el cuerpo sin vida de Cristina en el mismo lugar donde la menor C.H.S. le había golpeado, cortado con una navaja y finalmente abandonado.