Ciudadanos insta a Rajoy a impedir un nuevo 9N en Cataluña

Juan Carlos Girauta

nacional

| 27.12.2016 - 11:59 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El portavoz parlamentario de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, Juan Carlos Girauta, insta al Gobierno de Mariano Rajoy a que impida la colocación de las urnas en Cataluña para hacer un referéndum independentista y a que un juez pida las llaves a los directores de los colegios. En una entrevista con Europa Press muestra su esperanza en que el Ejecutivo de Mariano Rajoy haya aprendido del "error" cometido el 9N, cuando permitió la votación, le acusa de "cierto complejo" y le pide que no entren en el "marco discursivo" del nacionalismo.

El dirigente centrista considera que el Gobierno fue "muy torpe" ante el desafío independentista del 9 de noviembre de 2014, cuando no impidió que el Ejecutivo catalán colocara las urnas y consultara a los ciudadanos sobre la independencia. Sin embargo, cree que "han aprendido de su error" porque "sino sería muy preocupante". Por ello, espera que en esta ocasión un juez acabe pidiendo las llaves a los directores de los colegios para que las depositen en el Juzgado.

En su opinión, esto "es muy fácil de hacer" y recuerda que el 9N los directores de los colegios recibieron una carta de la Generalitat diciéndoles que pusieran las urnas en los centros educativos. Si la situación se repite --ya que han adelantado que en septiembre habría referéndum por la independencia--, cree que deberían recibir "otra carta", esta vez de un juez, en la que se diga que "depositen las llaves del colegio el día de antes y las recojan el día después por la mañana".

CRITICA LOS "COMPLEJOS" DEL GOBIERNO CON EL NACIONALISMO

En su opinión, esta manera de actuar "sólo engorda al nacionalismo". Además, está convencido de que el Gobierno "tiene un cierto complejo" y "se mete en el marco discursivo de los nacionalistas". "No entiendo por qué en cuanto pisan Cataluña se les pone cara de nacionalista a todos", exclama y recuerda que en Ciudadanos están muy bregados en esto que dicen, no les ha "contaminado el ambiente" y son capaces de defender lo mismo en su casa en Barcelona o en el Paseo de la Castellana de Madrid.

Juan Carlos Girauta dice estar "un poco harto" del juego de las agendas independentistas porque considera que el referéndum que están anunciando ahora ya lo han "vivido varias veces": "Es el día de la marmota, el eterno retorno".

"CABREO MONUMENTAL" DE LOS SEGUIDORES INDEPENDENTISTAS

Asegura que esta estrategia no engaña a Ciudadanos y sólo sirve para la gente que "quiere creer en ellos y quiere ilusionarse con ese proyecto". Sin embargo, considera que "cada vez engaña a menos gente" sobre todo "cuando han dicho tres o cuatro veces que para tal fecha habrá referéndum" o que los presupuestos de la Generalitat serán los

últimos autonómicos y que los siguientes serán los de un Estado independiente y luego no sucede.

Por ello, dice que le cuesta mucho imaginar que los ciudadanos que creen en la independencia no tengan un "cabreo monumental" y que no piensen: "estos tíos me están engañando".

NINGUNA CONCESION A LOS INDEPENDENTISTAS

Advierte contra tentaciones de hacer concesiones a los secesionistas que se han organizado para "imponer una vía de Estado por encima de la Ley". "A estos no hay que hacerles concesiones de ningún tipo", recalca.

No obstante, sí cree que el Gobierno tiene que pensar en los catalanes como en otros españoles porque tiene "preocupaciones comunes y específicas que, si no se atienden, hay gente que se podría querer meter en una aventura indeseable". Así cita la necesidad de una financiación justa, de invertir en infraestructuras como el Corredor del Mediterráneo.

Pero insiste en que no se debe confundir "el mejorar la vida de los catalanes con hacer concesiones a los separatistas" porque se estaría cayendo "en una trampa que alimenta el nacionalismo".