Citado como investigado el exjefe de seguridad de Adif por el accidente de Santiago

El juez le atribuye los supuestos delitos de homicidio y lesiones por imprudencia

Celebran la imputación de los once ex directivos de Adif. (Archivo)

nacional

| 13.03.2017 - 19:22 h

La Encuesta de Telemadrid

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?

El juez que instruye el caso del accidente del Alvia, Andrés Lago, ha llamado a declarar en calidad de investigado al director de Seguridad en la Circulación de Adif en el momento del accidente, Andrés Cortabitarte, como presunto responsable de 80 delitos de homicidio y lesiones por imprudencia.

Cortabitarte deberá declarar el próximo 22 de marzo a las 10 horas, según un auto con fecha del 10 de marzo al que ha tenido acceso Efe.

La Audiencia Provincial de A Coruña ordenó el pasado mes de mayo reabrir la instrucción por el accidente que causó 80 muertos y más de cien heridos después de que el titular del Juzgado de Instrucción número tres de Santiago, el mismo que ahora ha llamado a declarar a Cortabitarte, la diera por cerrada en enero del pasado año.

El organismo provincial consideraba que era pertinente "aclarar diversos extremos" expuestos en las periciales practicadas, que incidían en deficiencias de seguridad en la vía.

Hasta ahora, la instrucción se había cerrado con el maquinista de ese convoy, Francisco José Garzón Amo, como único investigado.

Según el auto del juez instructor, a la vista de los informes periciales aportados "no hubo una evaluación integral de riesgos previa a la puesta en funcionamiento de la línea 082", en la que se produjo el accidente en una curva del barrio de Angrois, en las afueras de Santiago.

El auto señala que existía una situación de riesgo en la curva de A Grandeira, donde finalmente se produce el accidente, consistente en un descarrilamiento por exceso de velocidad y que dicho riesgo era evidente dada la reducción significativa de velocidad que exigía la entrada en la curva (80 km/h), precedida de una larga recta en la que el tren podía alcanzar perfectamente velocidades de hasta 200 km/h.

Además, considera que el riesgo fue convenientemente detectado y comunicado a Adif tanto por la UTE encargada de la construcción del tramo como por Ineco, "reconociendo ambos la insuficiencia del sistema Asfa para conjugar o mitigar el mismo".

Sostiene que Adif era la responsable de gestionar el riesgo y que "no cumplió con ese deber" (...) "lo que en términos de contribución causal al resultado finalmente producido equipara dicho incumplimiento a la imprudencia del maquinista".

Por lo tanto, una vez analizado el organigrama de Adif, el juez argumenta que existen "indicios suficientes" para determinar que fue la Dirección de Seguridad en la Circulación la que "no cumplió" con su cometido "generando y tolerando una situación de riesgo que finalmente cristalizó en el accidente que costó la vida y salud a múltiples usuarios el pasado 24 de julio de 2013".

Tras identificar a Andrés Cortabitarte como la persona al frente de ese departamento, el auto sostiene que "no consta que haya hecho u ordenado medida alguna destinada a evaluar y gestionar dicho riesgo (...) lo que le hace en principio responsable a título de autor de los delitos de homicidio y lesiones por imprudencia grave".

El juez se pronuncia además sobre la pertinencia de recabar un informe de la Agencia Europea de Seguridad del Ferrocarril (ERA) y explica que buena parte de las cuestiones ya aparecen "sobradamente contestadas" en uno de los informes periciales, el que defiende la necesidad normativa y técnica de la evaluación de riesgos, si bien se reserva la potestad de consultar a la ERA tras la declaración de Cortabitarte.