Cientos de personas aprovechan la inauguración del AVE para manifestarse contra el ATC de Zarra y para pedir más Cercanías

nacional

| 18.12.2010 - Actualizado: 16:14 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Cerca de 400 personas, según la organización, se han concentrado este sábado frente a la estación provisional del AVE Joaquín Sorolla en Valencia bajo el lema 'Menos AVEs y más regionales' para pedir una inversión "coherente" en el ferrocarril que preste especial atención a los servicios más utilizados por la población, según ha indicado a Europa Press el portavoz de CGT, Ramón Ferrandis.

En la concentración, se ha leído un manifiestoredactado por la Plataforma por un Ferrocarril Público, Social y Sostenible y apoyado por diversas organizaciones sindicales y ecologistas, en el que se exige un ferrocarril "asequible económicamente, de calidad, cómodo, seguro, moderno y polivalente".

Ferrandis ha criticado que la línea de alta velocidad, "utilizada por el dos por ciento de la población", obtenga el "87 por ciento de la inversión", mientras que el ferrocarril "convencional sólo reciba el 13 por ciento" del presupuesto, "pese a ser el utilizado por el 98 por ciento de los usuarios".

Al respecto, ha tildado de "paradójico" que al mismo tiempo que se inaugura el AVE "con una inversión faraónica de 12.000 millones de euros", el Consejo de Ministros del próximo viernes "se esté planteando cerrar líneas como la de Xátiva-Alcoi, Castellón -Vinarós, Valencia -Teruel o Valencia -Cuenca".

La plataforma ha querido "reclamar y dar a conocer a la opinión pública las pseudoverdades y mentiras que envuelven al tren de alta velocidad".

En este sentido, el manifiesto denuncia "el elevado precio" de la infraestructura y del billete --"128 euros ida y vuelta, lo que supone un 68 por ciento más que el coste actual del Alaris" y "tres veces más caro que el trayecto en autobús"--, una barrera "infranqueable" para muchos usuarios tradicionales del ferrocarril.