Rubalcaba y Chacón no desvelan si serán candidatos para liderar al PSOE

Bono pide que el líder sea "un español sin complejos" que defienda España ante los nacionalismos

Rubalcaba pide un congreso democrático seguido de "unidad" como hizo Zapatero

Zapatero pide un debate robusto en el congreso federal y elección democrática

nacional

| 26.11.2011 - 11:26 h
REDACCIÓN

El candidato de los socialistas en las elecciones del 20N, Alfredo Pérez Rubalcaba, no ha aclarado hoy si optará a suceder a José Luis Rodríguez Zapatero al frente de la secretaria general del PSOE en su primer discurso ante el Comité Federal del partido.

Rubalcaba ha tomado la palabra después de Zapatero para realizar su análisis de la derrota electoral y dejar claro que asume "en primera persona el mal resultado" del pasado domingo, pero no ha hecho ninguna referencia a su eventual candidatura para liderar el PSOE.

Alfredo Pérez Rubalcaba, no ha desvelado este sábado si aspirará a ser secretario general del PSOE pero ha apostado por un Congreso democrático, porque "cuanto más abierto, más debate y más participación" tenga será mejor para el partido. "Democracia, democracia, democracia, y luego unidad e integración", ha remachado, poniendo como ejemplo lo que hizo José Luis Rodríguez Zapatero tras ser elegido.

En su primera intervención en público tras la noche electoral, Rubalcaba ha asumido la derrota "en primera persona" en su condición de candidato pero, tras un análisis rápido de los resultados, ha remarcado que el programa con el que el PSOE se presentó a las elecciones es válido para marcar las líneas maestras de la oposición.

"Desde el sábado no han cambiado mis convicciones", ha subrayado, en la línea de insistir en que en este momento de crisis lo básico es seguir defendiendo el Estado del bienestar y las libertades. Con ese objetivo, aunque tampoco ha desvelado si quiere liderar la oposición al Gobierno, ha remarcado que "en crisis es importante que haya una oposición centrada, que conozca lo que tiene que hacer" y que no esté "despistada" ni "desorganizada".

El cabeza de lista del PSOE para las elecciones del 20N, ha hecho hoy autocrítica por los resultados de esos comicios, pero ha destacado que en ellas el PP no ha superado su techo y, si no ha sido capaz de superar ahora los once millones de votos, nunca los superará.

Rubalcaba se ha expresado así en su intervención ante el Comité Federal del PSOE que ha de convocar hoy el Congreso del partido, en el que se elegirá un nuevo líder.

Tras subrayar que la crisis hizo muy especiales los comicios del pasado domingo, ha señalado que el Partido Popular ha ganado claramente, pero sólo ha sumado medio millón de votos a los que consiguió en 2008.

"No ha movido su techo", ha recalcado antes de explicar que eso implica que no ha habido una "derechización" de la sociedad española, sino una dispersión del voto socialista.

Tras los discursos de Zapatero y Rubalcaba, comienza en el Comité el debate a puerta cerrada de los dirigentes socialistas, que deben convocar el congreso ordinario que renovará en febrero en Sevilla la dirección del partido y su proyecto político.

CARMEN CHACON TAMPOCO LO DESVELA

Carme Chacón, la otra persona que más suena en las quinielas como posible aspirante a la secretaria general, tampoco ha querido desvelar si será candidata a su llegada a la sede del partido y se ha limitado a señalar que el PSOE sabrá "hacerlo bien".

Chacón ha hecho estas manifestaciones a su llegada a la sede federal del PSOE, donde esta mañana se celebra el Consejo Federal con la intervención inicial del líder del partido, José Luis Rodríguez Zapatero, y del que fue fuera candidato a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba.

"Los ciudadanos ya han hablado. Ahora quienes han de hablar son los militantes", ha señalado Chacón.

Según ella, el PSOE va a demostrar que es un partido "responsable, con vocación mayoritaria" y, por ello, va a "salir adelante haciendo un ejemplar ejercicio democrático" tras el que saldrá "más unido".

"Sabremos hacerlo bien", ha concluido la ministra de Defensa en funciones, una de las personas que aparece en todas las "quinielas" como candidata a suceder a Zapatero al frente del partido. El PSOE convocará este sábado su 38 Congreso convencido de que habrá más de un candidato a secretario general Los dirigentes del PSOE no esperan anuncios de Rubalcaba ni de Chacón en el Comité Federal.

ZAPATERO APUESTA POR UN DEBATE ROBUSTO

Por su parte, el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ha apostado hoy por un "debate robusto" en el próximo congreso federal de su partido y por la "libre elección democrática" de la nueva dirección como paso indispensable para volver a recuperar la confianza de los ciudadanos.

Zapatero ha abierto con su intervención el Comité Federal del PSOE que analizará las causas de la histórica derrota en las urnas de los socialistas y que dará los primeros pasos para el congreso federal del próximo mes de febrero, en el que tiene que renovarse la dirección.

Una "ardua tarea", a su juicio, la que tiene el PSOE por delante para tratar de recuperar los apoyos perdidos y la confianza de los ciudadanos en un partido capaz de gestionar la economía y fomentar el empleo.

"Ésta es ya la tarea del futuro, la que le corresponderá realizar a la nueva dirección", ha apostillado, convencido de que la historia del PSOE "se construye también y sobre todo congreso tras congreso, con el debate robusto y la libre elección democrática de la dirección".

Tras indicar que así lo han hecho los socialistas en todos sus congresos federales y que así lo harán en el de febrero, Zapatero ha subrayado que éste "ya es el tiempo de los militantes, de abrir nueva etapa".

Se ha mostrado seguro asimismo de que ningún partido se identifica más que el PSOE con los valores predominantes de la mayoría social, por lo que no hay que buscar ahí las causas de la derrota, sino en el descontento político y en la intensa preocupación social generada por la persistencia de la crisis y las dudas sobre la capacidad de salir de ella.

Así las cosas, ha recordado que el PSOE es capaz de movilizar "amplias corriente sociales cuando es percibido como alternativa de gobierno".

"Esa es nuestra vocación natural desde el inicio de la transición, ser partido o alternativa de gobierno, ser fuerza mayoritaria, y en tal condición nadie ha dejado tanta huella en la democracia española, una huella de modernización y progreso", ha incidido.

Ahora, según Zapatero, el objetivo es "volver a serlo y pronto", y para ello el PSOE tendrá que saber volver a tomar el pulso a los valores mayoritarios de la sociedad española en un mundo global y cambiante.

"Muy consciente" de que los socialistas salen "heridos" de la derrota del 20N y de que éste es "un tiempo particularmente difícil" para ellos, Zapatero ha hecho hincapié en que eso "no merma ni un ápice" su confianza en el futuro, en los militantes, en la fuerza de su trayectoria y en el amplio respaldo que les han dado en otras ocasiones.

BONO PIDE QUE EL LÍDER SEA "UN ESPAÑOL SIN COMPLEJOS" QUE DEFIENDA ESPAÑA ANTE LOS NACIONALISMOS

El dirigente socialista José Bono abogó por que el próximo secretario general del PSOE apueste por España y deje al margen la defensa de los territorios.

Antes de entrar en el Comité Federal que se celebra este sábado en la sede socialista de Ferraz, señaló que el próximo responsable del partido debe ser un "socialista no dogmático, un español sin complejos, que luche por el partido y sobre todo por los intereses de los españoles".

El que fuera el presidente del Congreso en esta legislatura que acaba de terminar dijo que se este sábado se inicia un proceso que va a finalizar en la elección de un secretario general y que, al margen de que "sea hombre o mujer, sea joven o sea más veterano, lo que debe ser es un socialista moderado, no dogmático, autónomo en el sentido de que diga lo que piense y no lo que piensen otros".

"Un español sin complejos, que no deje el nombre de España como una antig~edad y que defienda los intereses de España del conjunto de los españoles de una mantera firma y prioritaria", sentenció.

En esta línea, Bono insistió en que "España es el objetivo del PSOE, mucho más que sus territorios" y que por ello el PSOE "tiene que caminar" en la dirección de la E de España que lleva en sus siglas porque entiende que "cualquier planteamiento desvertebrador" sería "equivocado".

Asimismo, indicó que "lo identitario, lo sentimentalmente cercano a la patria chica de cada uno" no es más que un aspecto sentimental "pero lo verdaderamente político es la nación que garantiza la igualdad de oportunidades".

El que fuera presidente manchego también indicó que el ser socialista pasa por la igualdad y la solidaridad y "no por la defensa de los territorios. No somos nacionalistas y a los nacionalistas, hemos de ganarles en votos pero no en nacionalismo", agregó.

Preguntado por si es partidario de uno o varios candidatos, indicó que su apuesta pasa por que no haya "ninguna limitación para la presentación" de aquellos que así lo deseen.

COMITE

El Comité Federal del PSOE, máximo órgano del partido entre Congresos, convocará este sábado el 38 Congreso Federal del PSOE, que se celebrará a principios de febrero y del que saldrá un nuevo secretario general del partido en sustitución de José Luis Rodríguez Zapatero. Aunque por el momento nadie ha dado el paso, la mayoría de dirigentes y cuadros consultados por Europa Press están convencidos de que habrá más de un candidato a la sucesión.

Este sábado todos los ojos estarán puestos en el que ha sido candidato el 20N, Alfredo Pérez Rubalcaba, y en la ministra de Defensa, Carme Chacón pero, aunque la mayoría de los consultados están convencidos de que ambos darán el paso, diversas fuentes coinciden en que es improbable que ninguno de ellos desvele sus planes en el Comité Federal.

Rubalcaba ha recibido mensajes de apoyo y elogios por su campaña electoral de muchos compañeros de partido, pero no tomará una decisión hasta después del Comité; Chacón, según fuentes de su entorno, sigue reflexionando. "Es tiempo de hacer juntos una reflexión profunda. Es tiempo de responsabilidad, y es tiempo de unidad", declaró el pasado lunes a su llegada a la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE.

Así, no está previsto que Chacón pida la palabra para intervenir en el Comité Federal --los miembros de la Ejecutiva no suelen hacerlo--; Rubalcaba sí lo hará, pero en su condición de candidato el pasado 20N, después de que hable Zapatero.

En el Comité Federal suelen intervenir todos los secretarios generales regionales del PSOE, y así lo harán este sábado para analizar el resultado electoral y avalar la celebración de un Congreso, pero no es previsible que se decanten formalmente por ningún candidato a la Secretaría General antes de que éstos den un paso adelante.

Según diversas fuentes consultadas por Europa Press, es muy posible que los secretarios generales reconozcan la labor de Rubalcaba en la campaña, y como mucho su derecho a aspirar al liderazgo del partido, pero nada más, antes de conocer sus planes.

NO HABRA 'CHEQUES EN BLANCO'

Tras la derrota del 20N, ninguno de los líderes territoriales socialistas está en condiciones de marcar el camino y, además, las federaciones no quieren dar un 'cheque en blanco' al próximo líder, sino participar en la reconstrucción del partido.

Pero además, en el seno del PSOE son muchos los que están convencidos de que surgirán nuevos candidatos aparte de Rubalcaba y Chacón, con el único condicionante de que sean diputados o, al menos, parlamentarios. Ahí entrarían nombres como el del diputado Eduardo Madina, aunque se ha descartado a sí mismo varias veces, o el alcalde de Toledo y senador Emiliano García-Page.

El extremeño Guillermo Fernández Vara ha opinado este viernes que no ve motivos para que no surjan nuevos candidatos. Sin embargo, otros dirigentes territoriales, aun partidarios de una renovación total que no podrían aportar ni Rubalcaba ni Chacón --ambos han estado en las Ejecutivas y en los gobiernos de Zapatero-- se inclinan por un liderazgo de Rubalcaba que integre a generaciones más jóvenes.

Por su parte, el secretario general del PSM, Tomás Gómez, ha asegurado que hará todo lo que esté en su mano para que haya más de un candidato y ha apostado por que lo haga Chacón pero no ha precisado si él daría el paso en caso de que la ministra no lo haga.

Así las cosas, la que ha sido jefa de campaña de Rubalcaba en las elecciones, Elena Valenciano, ha opinado esta mañana que el próximo Congreso "debe ser tan abierto y democrático como el que aupó a Zapatero a la Secretaría General".

El presidente del partido, Manuel Chaves, y el secretario de Organización, Marcelino Iglesias, que han elogiado a Rubalcaba, han garantizado neutralidad e igualdad de condiciones para los candidatos que se presenten.

El líder de la mayor federación socialista, el andaluz José Antonio Griñán, espera también un congreso "abierto", que sea un "revulsivo" y que de él salga un liderazgo fuerte, con un proyecto "intergeneracional y paritario".

HABRA "MUCHA PRESION" DE LAS BASES

Entre tanto, han surgido varios grupos de militantes de base que reclaman una elección más democrática de la próxima dirección, incluso por votación directa del secretario general entre los militantes y simpatizantes. La dirección ha entendido el mensaje y da por hecho que el Congreso será "muy abierto", que los militantes van a ejercer "mucha presión" para que así sea.

De entrada, tanto Gómez como los representantes de Izquierda Socialista han adelantado que pedirán al Comité Federal que el nuevo secretario general sea elegido de forma más democrática, si es posible en elección directa como plantean los grupos de base.

De este modo, algunos ven conjurado su temor inicial de que Rubalcaba salga mañana aclamado por el Comité Federal tras las intervenciones de los 'barones' y no queden abiertas más opciones. En todo caso, dada la situación del PSOE tras sus dos derrotas en mayo y noviembre, los socialistas tienen claro que las federaciones no votarán de manera monolítica.

Y además, los partidarios de Rubalcaba señalan que no tienen miedo a un Congreso abierto. Es más, aseguran que a día de hoy el exvicepresidente lo ganaría, y algunos incluso ven posible que, dado el volumen de apoyos y simpatía que tiene el candidato, la ministra se replantee su candidatura.