Centenares de personas se manifiestan contra la intervención en Libia

nacional

| 27.03.2011 - 14:02 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Centenares de personas han asistido a la manifestación convocada por la 'Plataforma Solidaridad con el Pueblo Árabe' contra la intervención en Libia, que ha partido desde la madrileña Plaza de Cibeles y ha finalizado en la Puerta del Sol.

Al inicio de la marcha se han sucedido algunos enfrentamientos entre agentes policiales y manifestantes debido a que no se había procedido a la paralización del tráfico de la calle de Alcalá a su paso por Sevilla por parte del Ayuntamiento de la capital.

La manifestación ha contado con la presencia de algunos miembros de Izquierda Unida como Gaspar Llamazares, quien ha explicado que la intervención militar en Libia cuenta con un respaldo "parcial", ya que "en estos momentos la Unión Africana está totalmente en contra y la Liga Árabe está dividida", por este motivo, ha asegurado que es una "intervención discutida que no pretende objetivos humanitarios".

También han participado actores como Willy Toledo que ha subrayado que "la solución para la democracia nunca son las bombas ni la guerra" y que "son incompatibles los términos guerra y humanitaria". Por otro lado, ha señalado que "la ONU carece de toda legitimidad" porque "el Consejo de Seguridad lo forman sólo cinco países".

Por su parte, en declaraciones a Europa Press, el actor Alberto San Juan ha manifestado que "una intervención militar nunca es una solución para defender los derechos humanos" y que "antes se deben agotar todas las vías diplomáticas".

Otro de los asistentes a la manifestación, el poeta Marcos Ana, ha aseverado que el de Libia es "un problema sobretodo interior" pero que "debemos ofrecerle nuestra solidaridad". También ha querido remarcar que "los problemas no se pueden resolver a bombazos".

El actor Juan Diego Botto ha sido el elegido para leer el manifiesto final, a través del que ha recordado a "los pueblos" de otros países como Irak, Yemen o Jordania, que "están en la calle batallando por un cambio político que ponga fin a sus regímenes autocráticos y despóticos".

Otros representantes del mundo de la cultura que han apoyado esta manifestación --con los lemas 'No a la guerra', 'Por la emancipación de los pueblos árabes' y 'Ni dictadores ni imperialismo'-- han sido la corresponsal de guerra y escritora Olga Rodríguez, la también periodista y escritora Teresa Aranguren (miembro del Consejo de Administración de RTVE); el cantante Germán Coppini; el director teatral Juan Margallo y el columnista del diario 'Público', Isaac Rosa.

Asimismo, el acto ha sido respaldado por organizaciones ecologistas, pacifistas, antimilitaristas, asociaciones de refugiados e inmigrantes árabes en España (la Asociación Hispano-Palestina Jerusalén, la Asociación Marroquí de DDHH o la Vía Democrática de Marruecos, entre otras) y ONGs, además del apoyo de IU.

"FUERZA, EMPEÑO Y CORAZÓN"

Según Julio Rodríguez Bueno, el presidente de Paz Ahora, una de las organizaciones pacifistas convocantes, quienes realizan este llamamiento intentarán con todas sus "fuerzas", "empeño" y "corazón", que "miles de personas" salgan a "decirle al Gobierno, al Parlamento y a los poderes de este mundo" 'no' a la guerra y 'no' a que de nuevo "se cambie sangre por petróleo".

A su juicio, la intervención militar extranjera se apoya en "una campaña de mentiras" como "ya se hizo con Sadam Husein", a quien, ha recordado, se le acusó de tener armas de destrucción de masiva y de apoyar a la organización terrorista Al Qaeda.

Por otro lado, ha denunciado la manipulación de las opiniones de los pacifistas, a los que, según él, se les está acusando de defender a Gadafi, y ha manifestado que "de ninguna manera la democracia y la paz se van a llevar a Libia o cualquier parte del mundo mediante los bombardeos de la OTAN".

"No queremos bombardeos pero tampoco queremos la dictadura de Gadafi", ha aseverado. "No a la guerra, no al imperialismo, no a la intervención militar extranjera y no a la dictadura de Gadafi", ha agregado.