CCOO y UGT quieren convertir la calle en un clamor contra la reforma

Valenciano confía en que salga mucha gente a protestar por la reforma

Los sindicatos celebran manifestaciones en más de 60 ciudades

Toxo y Méndez

nacional

| 18.02.2012 - 12:41 h
REDACCIÓN

Los sindicatos CCOO y UGT quieren convertir mañana las calles de toda España en un "clamor" contra la reforma laboral del Gobierno, que consideran ineficaz, inútil e innecesaria.

Ambas centrales sindicales han convocado 57 manifestaciones en toda España, de las que la inmensa mayoría comenzarán a partir de las doce del mediodía.

La cita de mañana es el inicio de una campaña "creciente y sostenida" contra los cambios introducidos en el mercado laboral por el PP, de la que solo se conoce que el siguiente paso será respaldar la protesta que a nivel europeo se ha fijado para el próximo 29 de febrero contra los recortes sociales implantados en la UE.

Del éxito que tenga la protesta de mañana y de que el Gobierno rectifique su reforma laboral dependerá el que CCOO y UGT acaben llamando a la huelga general.

Hasta el momento, los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, están siendo precavidos y reiteran su mensaje de que es el Gobierno el que debe evitarla.

Su estrategia es que ahora toca hacer labor de "pedagogía" entre la sociedad para que conozca la letra pequeña de la reforma, que consideran el mayor ataque de la democracia contra los derechos de los trabajadores y de la que advierten que va generar más empleo y precariedad.

Además, CCOO y UGT avisan de que a finales de marzo, cuando se presenten los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2012, puede que haya nuevos recortes en materia de impuestos, así como rebaja de salarios para los funcionarios.

De acuerdo con esta argumentación si hubiera huelga general no sería antes de abril.

No han querido esperar tanto los sindicatos nacionalistas vascos (ELA, LAB, ESK, STEE-EILAS y EHNE) y el gallego (CIG) que ya han puesto fecha a la huelga general en su territorios, el próximo 29 de marzo.

La de ELA y LAB es la quinta en los últimos diez años en el País Vasco y ha sido rechazada por la patronal vasca Confebask, el PNV y el PP, mientras que ha recibido el respaldo de los partidos que integran la coalición Amaiur.

En el caso de la huelga general en Galicia, el secretario general de CIG, Suso Seixo, ha dejado abierta la puerta a cambiar la fecha si CCOO y UGT decidiesen convocar una "no más allá del mes de marzo".

Por lo que respecta a las manifestaciones de CCOO y de UGT de mañana, ya han recibido el respaldo del PSOE y de IU.

En la marcha de Madrid, donde estarán Toxo y Méndez, habrá una delegación socialista que integrará la portavoz parlamentaria Soraya Rodríguez, el secretario de Política Municipal, Gaspar Zarrías, y la responsable de Redes Sociales e Innovación, María González.

También como es habitual estará el coordinador general de IU, Cayo Lara, quien ayer analizó el efecto de la reforma laboral con Toxo y con Méndez.

Entre tanto, el Gobierno cree que no es momento de movilizaciones, si no de presentar propuestas a lo planteado en la reforma, que generaliza la indemnización por despido improcedente en 33 días con un tope de dos anualidades de salario y elimina la tutela administrativa de los expedientes de regulación de empleo.

Además, permite a las empresas despedir con 20 días con un tope de una anualidad si prevén pérdidas o acumulan 9 meses con caídas de ingresos o ventas, así como dejar sin efecto lo cumplido en convenio para evitar salidas de la empresa de trabajadores.

APOYO DEL PSOE A LAS PROTESTAS

La vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, ha dicho hoy que espera que mañana salga mucha gente a la calle para protestar por la reforma laboral y recordar al Gobierno que la crisis no puede ser una "coartada para retroceder" en derechos de los trabajadores.

Valenciano se ha expresado así en una entrevista en Onda Cero, en la que ha defendido el papel de los sindicatos frente a la "campaña orquestada" por el Ejecutivo y por el PP para desprestigiarlos, justo cuando se aprueba una reforma laboral que considera "letal" para los intereses de los trabajadores.

"Creo que es muy importante que el Gobierno sienta que la mayoría de los trabajadores de este país no están dispuestos a retroceder más de 40 años en lo que son sus derechos y su capacidad de influir y negociar con los empleadores", ha aseverado.

En esta línea, la número dos del PSOE ha advertido de que la crisis no puede ser la "gran coartada" del Gobierno para imponer su programa máximo y que, por eso, los ciudadanos tienen que pararlo con su asistencia a las manifestaciones.

Sobre el revuelo generado por el sueldo que perciben algunos sindicalistas por pertenecer a consejos de administración de bancos, ha dicho que lo entregan al sindicato y que esta información tiene tiene mucho que ver con una "arremetida del Gobierno y de la derecha ideológica contra los sindicatos".

"No puede ser casual que en el momento en que el PP presenta una reforma letal para los intereses de los trabajadores salga toda esta especie de campaña contra los sindicatos y sus líderes sindicales", ha ironizado.