Cándido Méndez se despide de UGT apelando a la importancia de la acción sindical

UGT celebra el Congreso que elegirá al sucesor de Cándido Méndez

Josep María Alvarez, Miguel Angel Cilleros y Gustavo Santana aspiran a la Secretaría General del sindicato

nacional

| 09.03.2016 - 14:05 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

UGT celebra entre hoy y el próximo sábado en Madrid su 42º Congreso Confederal, con el que pretende abrir una nueva etapa en el sindicato: se marcha su actual secretario general, Cándido Méndez, tras 22 años en el cargo y cambia la estructura de la organización, que dejará de tener seis federaciones para tener sólo tres. Bajo el lema 'La Unión en pie', los 601 delegados de UGT que participarán en el Congreso deberán elegir al nuevo secretario general de entre tres posibles aspirantes: Josep María Alvarez, actual secretario general de UGT-Cataluña; Gustavo Santana, secretario general de UGT Canarias, y Miguel Angel Cilleros, secretario general de la Federación de Servicios para la Movilidad y el Consumo de UGT.

Los tres han manifestado su intención de presentar su candidatura en el Congreso, para lo que deben contar con el aval de al menos el 25% de los delegados. Alvarez y Cilleros dicen contar ya con ese respaldo y la duda está en si Santana conseguirá reunir o no los avales suficientes. Se trata de una situación inédita en UGT, pues en sus 128 años de historia nunca había ocurrido que tres personas se disputaran la Secretaría General.

La elección de los nuevos órganos confederales tendrá lugar el viernes, y el sábado por la mañana se producirá la proclamación del nuevo secretario general.

CANDIDATOS A LA SECRETARÍA GENERAL

Josep María Alvarez, nacido hace 59 años en Asturias y líder de UGT en Cataluña desde 1990, es, aparentemente, el mejor situado para relevar a Méndez. En la presentación ante la prensa de su candidatura, Alvarez dijo contar con un apoyo superior al 50% y para exhibirlo se rodeó de varios secretarios generales de uniones territoriales y federaciones de UGT, como el del Metal, el de Servicios Públicos o el de Madrid.

Pero los delegados que asisten al Congreso de UGT no votan en bloque. Su voto es personal y secreto y ya hay quienes se han desmarcado del apoyo a Alvarez mostrado por los secretarios generales de sus organizaciones, lo que podría facilitarle el camino a Miguel Angel Cilleros, de 53 años.

A Cilleros se le ha considerado como el candidato de Méndez por su perfil y su objetivo, de ganar la Secretaría General, es conseguir hacer de UGT un sindicato más ágil, más fuerte y más eficiente para reconquistar el espacio que cree que se le ha arrebatado a los trabajadores durante la crisis.

El tercer candidato es Gustavo Santana, de 40 años, y dirigente de UGT-Canarias desde 2011. Dice que su candidatura no es continuista y se presenta como un gran renovador para el sindicato. De hecho, apuesta por que en UGT se puedan hacer primarias y por rebajar del 25% al 10% el nivel mínimo de avales para poder presentar una candidatura.

Los tres coinciden en algunas cosas, como en la necesidad de derogar la reforma laboral y potenciar el sindicato, y discrepan en otras, como en el tema catalán. A Alvarez puede pesarle el haberse declarado partidario del derecho a decidir y cree que no ha sido casualidad que Cándido Méndez haya hablado sobre esto en sus últimas entrevistas. Pero Alvarez asegura que la postura que defiende la organización ante el problema catalán no cambiará si es elegido secretario general.

CÁNDIDO MÉNDEZ SE DESPIDE DE UGT APELANDO A LA IMPORTANCIA DE LA ACCIÓN SINDICAL

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, se ha despedido este miércoles de su cargo tras 22 años de desempeño, visiblemente emocionado y lanzando una defensa firme del sindicalismo y la acción sindical, equiparándolo al aire, que "prácticamente nadie lo nota, salvo cuando falta".

Durante su intervención en la clausura de la jornada inaugural del 42º Congreso Confederal de la organización, en el que pondrá fin a 22 años de mandato, ha comenzado agradeciendo el gesto de "afecto y respeto" a las numerosas personalidades que han acudido a la cita.

En la que ha sido "con seguridad" su "última intervención pública", Méndez ha reconocido que se trataba de un momento "muy especial". "He tenido temblores en las piernas y la voz, y pensaba que se me iba a quitar con el adiestramiento, pero los temblores en las piernas los sigo teniendo y en este momento de manera especial", ha manifestado.

En su discurso de más de una hora de duración, Méndez ha realizado una defensa firme del sindicalismo, y ha advertido de que si en algún momento faltara, los trabajadores "lo iban a notar de manera dramática.

En esta línea, ha apuntado que, a pesar de las "luces y sombras", el movimiento sindical tiene "absoluta vigencia", especialmente porque hay situaciones "prácticamente idénticas" a las de hace 150 años, lo que debe servir de "acicate" para seguir defendiendo el trabajo sindical.

En este punto, se ha remontado a la creación de UGT, hace 128 años, como una organización "vinculada a la sociedad, enemiga de los populismos, de racismos, de xenofobia, amante de la fraternidad y de la unión de los proletarios", y ha destacado el "honor" que supuso para él tomar el testigo de Nicolás Redondo en la Secretaría General del sindicato.

El líder sindicalista se ha referido en su discurso a algunos temas sociales, apelando al cambio hacia la "diversidad espectacular" experimentado por España desde su llegada a la dirección de UGT en 1994, así como en materia de diversidad sexual.

En un tono más personal, Méndez ha afirmado que ha hecho un aprendizaje "muy importante" al acumular experiencia "en diálogo y búsqueda del consenso", gracias, en parte, a la buena interacción con los distintos interlocutores del sindicato, algo clave para "consolidar la cultura del diálogo y el consenso social en el ámbito laboral".

SANCHEZ, BAÑEZ, ROSELL Y TOXO, ENTRE LOS INVITADOS

UGT llega a este Congreso con casi 930.000 afiliados y sabiendo que su imagen social se ha visto dañada ante casos como los EREs de Andalucía, las tarjetas 'black' de Caja Madrid o el que ha sido el momento "más duro" para Cándido Méndez en su dilatada trayectoria sindical: que el histórico dirigente minero de UGT José Angel Fernández Villa se acogiera a la amnistía fiscal del Gobierno del PP.

Transparencia, renovación y acercamiento a las pymes y a las bases son objetivos de UGT para el próximo periodo. En el Congreso se debatirán varios documentos base, a los que se han presentado más de 2.500 enmiendas.

De los 601 delegados que acudirán al Congreso, 89 lo harán en representación de la Federación de Servicios Públicos de UGT (FSP-UGT), 71 proceden de la Federación del Metal (MCA-UGT) y 39 de la Unión de Andalucía, mientras que Cataluña y Madrid aportarán 31 delegados cada una.

La apertura del 42º Congreso de UGT, que se celebra en el Complejo Duques de Pastrana, ha contado con la asistencia de cerca de 400 invitados, entre representantes de las instituciones del Estado, los grupos parlamentarios, los partidos políticos y las organizaciones sindicales y empresariales.

Entre otros, el expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig; el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, o el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.

Asimismo, estaban presentes el secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo; los presidentes de CEOE y Cepyme, Juan Rosell y Antonio Garamendi, y el presidente del Consejo Económico y Social (CES), Marcos Peña.

También acudirá una nutrida representación de representantes de partidos políticos y grupos parlamentarios.