Cañamero planta a Supremo y el fiscal pide tramitar el suplicatorio contra él

Cañamero dice que cargará con las consecuencias de no ir a declarar al Supremo

nacional

| 09.05.2017 - 12:20 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%

El diputado de Unidos Podemos Diego Cañamero no ha comparecido este martes ante el Tribunal Supremo, que lo había citado en calidad de investigado por un presunto delito sobre los derechos de los trabajadores --en su modalidad de coacciones sobre el derecho de huelga-- y otro delito de daños por unos hechos que tuvieron lugar en una finca de la localidad sevillana de La Rinconada en noviembre de 2008. El propio Cañamero dijo en el momento de recibir la citación, el pasado 26 de abril, que no tenía intención de comparecer y ha cumplido con este anuncio.

Según detallaba la cédula de citación de este martes era una comparecencia "voluntaria, si a su derecho conviene", regulada en el artículo 118 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LeCrim). Se trata de una posibilidad que da el alto tribunal a los aforados en su derecho de defensa, ya que para proceder contra ellos se requiere en todo caso la tramitación de un suplicatorio ante las Cortes que ya ha sido solicitado por el fiscal, han informado fuentes del alto tribunal.

A partir de ahora, por lo tanto, el instructor de la causa Andrés Martínez Arrieta deberá obtener el permiso del Congreso mediante el suplicatorio para volver a citarle, esta vez ya con obligación de comparecer para ser interrogado de los hechos de los que se le investiga.

"INSUMISO JUDICIAL"

Hace varios años ya Cañamero se declaró "insumiso judicial" y decidió no acudir a ninguna de las citaciones que pudiera tener como sindicalista, por lo que su decisión de no comparecer este martes sería coherente con esta postura. Se le acusa de desplazarse a una finca de ese pueblo con un grupo de personas para presionar a los trabajadores a que "iniciaran o continuaran con una huelga".

La Sala de lo Penal del Supremo designó instructor al magistrado Andrés Martínez Arrieta y abrió este procedimiento después de que el Juzgado de lo Penal número 4 de Sevilla enviara una exposición razonada al alto tribunal debido a la condición de aforado del exportavoz del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), que fue elegido diputado en las elecciones del 26 del junio de 2016.

El auto del Supremo del pasado mes de febrero recordaba que, según el escrito de calificación del fiscal ante el Juzgado de Instrucción de Sevilla, entre el 25 y 27 de noviembre de 2011 Cañamero, junto con un grupo de personas, y "con la finalidad de presionar a los trabajadores" de la finca La Jarilla a que iniciaran o continuaran una huelga, se personó en el lugar y les insultó con descalificativos de "sinvergüenzas, fascistas, hijos de puta" causando además destrozos en el lugar.

Una vez en el lugar insultaron a los trabajadores y a los empresarios y causaron diversos destrozos, como partir candados, inutilizar cerraduras, desinflar las ruedas de un tractor para impedir el desarrollo de la producción y que los trabajadores que deseaban trabajar esos días no pudieran hacerlo. Los daños causados en la finca se tasaron en 1.797,97 euros", según el relato del Fiscal que sitúa los hechos en 2011.

En la causa seguida en Sevilla contra Cañamero y otros acusados se habían acordado ya apertura de juicio oral por el juez instructor territorial, así como auto de admisión de pruebas y señalamiento de juicio oral por parte del Juzgado Penal 4 de la ciudad hispalense.

DICE QUE CARGARÁ CON LAS CONSECUENCIAS

El diputado de Unidos Podemos Diego Cañamero ha asegurado que cargará con las consecuencias de su decisión de no acudir a declarar ante el Tribunal Supremo, en calidad de investigado por un delito contra los derechos de los trabajadores.

Cañamero ha insistido en que ya se declaró "insumiso judicial" en 2010 "viendo todas las cosas que estaban sucediendo" en relación con el Sindicato de Trabajadores de Andalucía (SAT), del que era su portavoz.

El diputado por Jaén, que hoy ha viajado a Madrid para asistir al pleno del Congreso, ha asegurado que no se va "a esconder de nada" y cargará "con las consecuencias", y ha insistido en que no va a "participar en un teatro en el que está todo decidido de antemano". En referencia a los tribunales, ha dicho que "pueden hacer lo que quieran", y ha añadido que "ya lo hacen sin tener en cuenta testigos, abogados, ni nada".

Los hechos por los que Cañamero está siendo investigado por el Tribunal Supremo se refieren a un posible delito por coacción sobre el derecho de huelga en noviembre de 2008 en la finca "La Jarilla" de La Rinconada (Sevilla) donde según el auto, se personó junto a un grupo de personas "con la finalidad de presionar a los trabajadores de la finca para que iniciaran o continuaran una huelga"

Aunque en un principio el caso se llevaba en los juzgados de Sevilla, donde el Juzgado Penal 4 había señalado juicio oral, al ser elegido diputado Cañamero en 2016 y estar aforado, las diligencias se derivaron al alto tribunal.

Si el diputado -que se considera "insumiso judicial"- cumple con su palabra y no comparece hoy, fuentes judiciales y fuentes del alto tribunal han explicado que el ponente de la causa, el juez Andrés Martínez Arrieta, podría dar por hecho que el investigado renuncia a la oportunidad de explicarse y asumir que acepta los hechos.