Camps dimite como presidente del gobierno valenciano

Asegura que su dimisión es un "sacrificio personal" y sostiene que es inocente

"No podrán demostrar nada porque no hay nada" asegura

Rajoy: La dimisión de Camps mejora la imagen de las instituciones

El PSOE avisa a Rajoy de que la dimisión de Camps no será un "cortafuegos"

nacional

| 20.07.2011 - 17:29 h
REDACCIÓN

El presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, ha anunciado esta tarde su dimisión como "sacrificio personal" por el bien de la Comunitat Valenciana, de España y del PP, y se ha declarado "completamente inocente" del delito que se le imputa en la llamada "causa de los trajes". El Partido Popular de la Comunitat Valenciana ha convocado para las siete y media de esta tarde una reunión urgente de su Junta Directiva Regional.

Camps ha anunciado que deja el cargo, en una comparecencia en el Palau de la Generalitat, cinco días después de haber sido procesado en la citada causa del caso Gürtel por un supuesto delito de cohecho pasivo impropio, y rodeado de sus consellers, de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y del responsable de justicia del PP, Federico Trillo. El ya ex-presidente ha arremetido contra el "sistema brutal" que ha llevado la "falsa" imputación de una investigación judicial de la que, según ha dicho, se demostrará su inconsistencia.

Ha reiterado que su decisión es "personal y firme" y ha dicho que la ha comunicado ya al presidente de Les Corts para que convoque un proceso de elección de nuevo president de la Generalitat.

"No podrán demostrar nada porque no hay nada", ha insistido para cargar contra las "infamias y las insidias" que le han llevado a tomar esta decisión, y a marcharse de la Generalitat, ha dicho, "con el deber cumplido" y con "miles" de muestras de apoyo.

El Partido Popular de la Comunitat Valenciana ha convocado para las siete y media de esta tarde una reunión urgente de su Junta Directiva Regional, según han confirmado fuentes populares.

Camps no ha acudió esta mañana al Palacio de Justicia de Valencia para aceptar su culpabilidad y el pago de la multa por cohecho pasivo impropio derivada de la "causa de los trajes" del caso Gürtel, al igual que su ex "número dos" en el PPCV Ricardo Costa. Algo que sí han hecho dos ex altos cargos de su administración: el exvicepresidente valenciano Víctor Campos y el exjefe de gabinete de la Consejería de Turismo y actual responsable de Protocolo de la Diputación de Valencia, Rafael Betoret, también imputados.

AGRADECIDO Y CON LA CONCIENCIA TRANQUILA

Camps ha manifestado que a partir de ahora está "liberado" para defenderse "donde corresponda de estas infamias y estas insidias" que le han llevado a tomar esta decisión, y a marcharse de la Generalitat, algo que hace "con dignidad, orgullo y honestidad".

"Estoy harto de que cuando se hable de la Comunitat Valenciana no se hable de nuestra gente, nuestra cultura, nuestras tradiciones, nuestra industria, nuestro futuro, nuestra proyección y nuestra grandeza", ha manifestado, para decir: "Allá los miserables" que no han sabido ver en esta tierra "un proyecto de futuro".

El "sacrificio" de la dimisión lo ofrece también a España porque, según ha dicho, no puede "ser ni el más mínimo obstáculo para que la voz clara y nítida de Mariano Rajoy y de todo el PP llegue a los 46 millones de españoles", y éste sea el próximo presidente del Gobierno.

"España necesita un gran líder y un gran proyecto", ha afirmado para añadir que "hoy pierden para siempre los del sistema brutal" y los que "han intentado hacer de esta cuestión absolutamente falsa, la distorsión de un discurso de potencia, fuerza e ilusión que representa para todos los españoles el PP".

Camps, quien se va "rodeado de amigos, compañeros e ilusiones", se marcha también con la "conciencia tranquila, el deber cumplido y con todos los proyectos e ilusiones hechas realidad", se ha mostrado convencido de que hay "gente excepcional que tomará las riendas de este proyecto".

"Estaré siempre al servicio del partido de la Comunidad Valenciana y de España allá donde me encuentre, desde luego en Valencia", ha asegurado, y ha agradecido "las miles" de muestras de cariño recibidas, antes de asegurar que se marcha "sin rencor", "sin sentimientos negativos" y "sin dolor en el corazón".

"Me voy con menos de lo que vine, con mucho menos, pero me voy cargado de ilusiones, de sonrisas y de afectos de millones de personas que ustedes no conocen, y yo sí que he tenido la suerte de conocer", ha defendido el president ante los periodistas que abarrotaban el patio gótico del Palau.

Ha recordado que cuando accedió al cargo en 2003, tuvo el honor de haber añadido a su nombre el tratamiento de "molt honorable", y de haberlo mantenido "en lo más alto", y ha afirmado que toda la vida en su corazón "anidará la idea de que el trabajo fue honorable y el esfuerzo, muy honorable".

RAJOY CREE QUE LA DIMISIÓN DE CAMPS MEJORA LA IMAGEN DE LAS INSTITUCIONES

El presidente del PP, Mariano Rajoy, considera que la dimisión de Francisco Camps como presidente de la Comunidad Valenciana es"un decisión muy dura" y "un ejercicio de generosidad y de responsabilidad" que "contribuye a mejorar la imagen y el prestigio de las instituciones" valencianas y españolas.

Rajoy se expresa de este modo en un comunicado difundido una hora después de conocerse la renuncia al cargo de Camps, y en él destaca que el ya expresidente"forma parte de los grandes activos" del Partido Popular.

El líder nacional, que ha estado en todo momento en contacto con Camps, estima que su decisión "no prejuzga en absoluto su presunción de inocencia, ni menoscaba su ejecutoria intachable al frente de la Generalitat que los valencianos acaban de revalidar democráticamente" y concluye señalando que "ha sido, es y será un extraordinario militante del PP y un gran amigo".

La primera reacción del Gobierno ha venido del ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, que ha considerado que la dimisión de Francisco Camps, es un acto "congruente" y le ha deseado "lo mejor" en lo personal. "Creo que es un acto congruente, la consecuencia más lógica de admitir una responsabilidad penal y, en ese sentido, un acto también de responsabilidad congruente".

La presidenta del PP de Madrid y del Gobierno regional, Esperanza Aguirre, ha defendido la honradez de Francisco Camps. "Camps es un hombre honrado, lo he dicho muchas veces y lo sigo creyendo", ha afirmado esta tarde Aguirre en Collado Villalba. "No se ha enriquecido con la política y su dimisión es un ejemplo para todos los ciudadanos. Creo que es positivo, porque se ha elevado el listón de exigencia que los ciudadanos nos hacen a los políticos".

Por su parte, la coordinadora de la campaña electoral del PSOE, Elena Valenciano, ha advertido a Mariano Rajoy, de que la dimisión de Francisco Camps no le va a servir de "cortafuegos" para tapar la trama de corrupción del "caso Gürtel". "No hablamos de trajes, hablamos de una profunda trama de corrupción que sacude al PP", ha dicho Valenciano, que ha lamentado que Rajoy, durante todo este tiempo, no haya "movido ni un músculo ni ha dado la cara".

Elena Valenciano se ha negado a comparar este caso con el del secretario de Organización del PSE, Víctor García Hidalgo, imputado en el "caso Faisán", y ha insistido en que "hoy lo que toca es pedir explicaciones a Mariano Rajoy".

Por el contrario, el vicesecretario general de Comunicación del PP, Esteban González Pons, considera que Camps ha dado "una lección" al dimitir como presidente de la Generalitat Valenciana y se ha mostrado convencido de que "volverá" cuando resuelva esta "situación injusta".

El PNV considera que Camps debía haber dimitido "hace mucho tiempo" y que si lo ha hecho es "estando ya acorralado y sin que le quedara otro remedio".

Para la diputada de UPyD, Rosa Díez, Camps, tras su procesamiento, ha hecho "lo correcto" y "lo que debía" ante los ciudadanos, especialmente los de Valencia.