Cada cuatro días se produjo una agresión física a un empleado público en 2015

nacional

| 14.05.2016 - 15:02 h
REDACCIÓN
Más sobre: csifSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Cada cuatro días se produjo una agresión física a empleados de la Administración General del Estado (AGE) en 2015, hasta sumar 78, el doble de las que se produjeron el año anterior, según ha informado hoy CSIF.

Contando también con las amenazas y agresiones verbales a los trabajadores públicos, en 2015 se produjeron un total de 539 incidencias, un 33 % más que en 2014.

En una nota de prensa, el sindicado ha explicado que de los 78 casos con violencia física, 63 no tuvieron como consecuencia lesiones, 13 ocasionaron lesiones leves y 2, graves.

Del total de agresiones verbales (539 casos), 353 tuvieron lugar en actividades de atención al público; 50, en actividades de inspección normativa; 19, en actividades sanitarias; 1, en actividades docentes; y 1, en vigilancia en atención de personas, mientras que 37 se produjeron en otras actividades.

A nivel global, sumando el número de agresiones físicas y verbales, entre 2014 y 2015 se registraron 895 situaciones violentas, más de una al día.

De todas las denuncias en atención a público, el 80 % fue de oficinas de empleo, mientras que el resto de los casos se concentraron en la Seguridad Social, la Inspección de Trabajo, el Instituto Nacional de Estadística, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Delegación del Gobierno y la Dirección General de Tráfico.

CSIF ha destacado que los datos no recogen la situación de las Instituciones Penitenciarias donde la Administración todavía no ha extendido un protocolo específico, "pese a que así se acordó con los sindicatos el pasado año".

El sindicato ha recordado que la Administración pondrá en marcha un Plan de Prevención y Actuación ante la violencia laboral, que incluye, entre otras medidas, un "botón SOS pánico" en los ordenadores de las oficinas de empleo, que se comenzará a instalar este mes "de manera paulatina a modo de proyecto piloto".