Sorpresa en el PSOE por la petición de Patxi López de un congreso para suceder a Zapatero

Los socialistas divididos por la sucesión del presidente del Gobierno

Blanco avisa de que no quiere acuerdos "entre bambalinas" para suceder a Zapatero

Bono: "No deberíamos perder el tiempo en asuntos internos. Un partido no es un fin en sí mismo"

nacional

| 24.05.2011 - 10:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

Los resultados electorales pasan factura al PSOE, que sufrió el domingo en las municipales y autonómicas la mayor derrota de su historia en estos comicios. El debate interno se ha disparado en el seno de los socialistas, divididos ante la sucesión de Zapatero entre quienes rechazan unas primarias y apuestan por un candidato único, y los que quieren impulsar ese proceso de elección del próximo líder.

La petición de un congreso en el PSOE que supondría el relevo de la actual dirección socialista, y que ha demandado el lehendakari Patxi López en nombre de los socialistas vascos, ha cogido de sorpresa a algunos de los miembros de su Ejecutiva. Así lo han afirmado fuentes socialistas, que han reconocido estar sorprendidas por la propuesta surgida del PSE, ya que ni en la noche electoral del domingo ni en la reunión mantenida ayer por la Comisión Ejecutiva Federal se planteó esta cuestión.

"La respuesta a lo que sucedió el domingo no pueden ser solo unas primarias"

"Tenemos tiempo más que suficiente", ha dicho el lehendakari y ha recalcado la necesidad de celebrar un congreso "tranquilo y sin precipitaciones ni decisiones adoptadas en caliente, sino con aportaciones y debates".

"La respuesta a lo que sucedió el domingo no pueden ser solo y exclusivamente unas primarias sin proyecto", ha dicho López, que ha considerado que es "lógico" celebrar un congreso porque "primero hay que decidir qué queremos ofrecer y luego decidir quién abandera el proyecto".

El lehendakari ha considerado que el PSOE debe "entender bien" el resultado del 22-M y "saber qué han dicho los ciudadanos, especialmente el electorado socialista que se ha quedado en casa, para intentar dar la respuesta más acertada" porque ello le permitirá "volver a lograr el apoyo mayoritario".

"Eso no se hace en unas primarias, sino debatiendo ideas y poniéndolas en un papel como el proyecto de los socialistas" que encarne "la regeneración del proyecto socialdemócrata para el país", ha recalcado.

Para que haya congreso debería dimitir la dirección actual

Para que se convoque este congreso en el PSOE debería de dimitir la dirección actual, por lo cual esta demanda se interpreta como una exigencia directa de responsabilidades por los malos resultados electorales del domingo pasado, reconocen las fuentes. Eso sí, de celebrarse este cónclave socialista, petición que por ahora sólo ha surgido de la Ejecutiva del Partido Socialista de Euskadi (PSE), al tener que elegir nuevo secretario general del partido, podría quitar todo el sentido al proceso de primarias.

Y ello, añaden las mismas fuentes, porque lo lógico es que quien salga elegido secretario general del PSOE sea también el candidato del partido a la Presidencia del Gobierno en las elecciones de 2011. Pese a reconocer que la petición de un congreso por parte de Patxi López ha sido una sorpresa, cuando los planes de la dirección socialista van por otro lado, las fuentes subrayan que en el PSOE no hay ahora "ningún lío" tras la debacle del 22-M.

Únicamente, insisten, afrontan una crisis derivada de esta importante derrota para la que tiene mecanismos internos suficientes previstos en sus estatutos, sobre todo a la hora de elegir un candidato, una vez que Zapatero decidió renunciar a la reelección. La propuesta del PSE ha sorprendido también en el grupo parlamentario socialista, cuyos diputados habían abogado hoy mismo en su reunión semanal por consensuar un candidato que evite dar la imagen de un enfrentamiento interno entre socialistas.

Así lo han asegurado fuentes de la dirección del grupo, cuyo secretario general, Eduardo Madina, abogó ayer en la reunión de la Ejecutiva del partido por centrarse en los próximos meses en preparar un "programa fuerte" de cara a 2012 muy permeable a las demandas de la sociedad, para así recuperar su confianza. Madina apuesta así, según remarcan fuentes socialistas, por "externalizar" la situación en vez centrar el problema que afronta ahora el PSOE en una confrontación interna, de manera que opina que es mejor llegar a un candidato de consenso cuanto antes.

Rubalcaba, Chaves y Blanco no comentan la propuesta de López

El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba; el vicepresidente tercero, Manuel Chaves, y y el ministro de Fomento, José Blanco, no han querido comentar dicha propuesta. La idea de Patxi López ha llegado a los pasillos del Senado cuando los ministros estaban a punto de abandonar la Cámara tras la sesión de control al Gobierno, pero todos han preferido guardar silencio al ser preguntados por los periodistas.

"No hago declaraciones", ha dicho tajante Blanco, vicesecretario general del PSOE, que ya se había negado a hablar sobre las primarias antes de que se conociese la propuesta del lehendakari y secretario general del PSE.

Por su parte, Chaves ha dejado claro que, como presidente del partido, lo que tenga que decir "sobre primarias o sobre congreso extraordinario" lo hará en el Comité Federal que el PSOE celebrará el sábado, "por respeto" hacia sus compañeros.

"De verdad que no tengo nada que decir", se ha limitado a señalar Rubalcaba, uno de los nombres que se barajan como candidato a suceder a José Luis Rodríguez Zapatero como cabeza de cartel para las próximas elecciones generales.

Eso sí, por la mañana, José Blanco avisó de que no quiere acuerdos "entre bambalinas" de cara al proceso de primarias que se va a abrir para elegir al sucesor de José Luis Rodríguez Zapatero. "Honestamente no deseo acuerdos entre bambalinas sino que lo que deseo es que acertemos. No creo que haya ninguna incompatibilidad entre ambos --Rubalcaba y Chacón-- que haga imposible que no se comparta el objetivo que, más allá de la legítima ambición personal, es el proyecto político y el darle a la sociedad la certidumbre que necesita en estos momentos de zozobra y la credibilidad que nos demanda. La primera condición para ser mayoritario es tener un proyecto que, conectando con la mayoría de la sociedad, sea creíble y despierte ilusión", ha recalcado Blanco.

ES POSIBLE QUE ZAPATERO CONTINUE EN LA SECRETARIA GENERAL

Así, el dirigente socialista ha destacado la importancia que tiene que el liderazgo salga "fortalecido" del proceso de primarias y con una "mejor conexión" con los valores "mayoritarios" de la sociedad española. Además, ha asegurado que puede ser "verosímil" la hipótesis de que en las próximas elecciones generales Zapatero siga siendo el secretario general del partido mientras otro socialista se presenta como cabeza de lista.

A su juicio, es necesario que el partido de un giro para conectar con los ciudadanos y, para ello, debe haber un "profundo debate" en torno al proyecto político y al programa electoral que va a presentar en los comicios electorales.

Si este debate se lleva a cabo, ha proseguido Blanco, "mucha gente" que en estas elecciones municipales y autonómicas ha tenido un voto o una abstención "crítica" puede volver a confiar en ellos. Por tanto, el PSOE tiene un "desafío" por delante que es intentar "acertar" con la decisión de quién será el próximo líder y con el proyecto político que se presente a la sociedad.

Mientras, son ya muchas las voces en el PSOE que piden una candidatura única, como el portavoz socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, para quien lo "sensato" y "razonable" sería que haya candidato de consenso.

Sin embargo, no ha querido decantarse por ningún nombre porque cree que la dirección del grupo parlamentario debe mantener una "estricta neutralidad" para respetar "un equilibrio institucional".

Pero si hay más de un candidato, ha dicho, "la regla es muy clara: se vota en las primarias", un proceso que, a su juicio, debería celebrarse "cuanto antes" e, incluso, "antes de verano".

Lo "mejor" para el PSOE sería que hubiera una candidatura única, ha opinado también el secretario de Relaciones Institucionales y Política Autonómica del partido, Gaspar Zarrías, antes de recordar que el sábado el Comité Federal fijará el calendario para la sucesión.

También el diputado socialista y portavoz de la Comisión de Fomento del Congreso, Rafael Simancas, se decanta por esa opción, si bien ha opinado que hay que resolver este asunto "de manera democrática".

Entre los que, sin embargo, han expresado su deseo de que haya más de un candidato figura el diputado socialista Álvaro Cuesta, quien ha elogiado el proceso de primarias y ha dicho que el pluralismo dentro del partido "es siempre un activo".

El secretario general del PSM, Tomás Gómez, por su parte, no cree que haya "ningún dirigente del PSOE que prefiera el dedazo de Aznar a la democracia" y sostiene que "si algún dirigente quiere dedazo", debe decirlo.

Gómez ha respondido así a las declaraciones del presidente extremeño en funciones, Guillermo Fernández Vara, quien cuestionó la idoneidad de que en el PSOE haya ahora primarias.

Otros dirigentes no han querido pronunciarse y se han limitado a instar al partido a abrir una reflexión y a no "perder el tiempo" en asuntos internos, tal y como ha indicado el presidente del Congreso, José Bono, que no ha aclarado si con esos asuntos se refería a abrir un proceso de primarias.

Acerca de cuántas candidaturas se prevén presentar en caso de que se celebren primarias Bono ha dicho: "no tengo criterio y me agradaría mucho no tener que formar criterio".

La ministra de Sanidad y exsecretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, también es partidaria de que su partido se dedique estos días a reflexionar "con serenidad" para poder "acertar" en las decisiones sobre la sucesión de Zapatero.

"Conviene quizás hablar menos fuera y tomar decisiones con calma y tranquilidad dentro" del partido, ha puntualizado Pajín.

También para el portavoz adjunto del grupo socialista y diputado del PSC, Daniel Fernández, ahora es el momento de reflexionar y analizar los resultados "con tranquilidad".