Bescansa critica que Podemos hable más a los independentistas que a España

Malestar en la dirección de Podemos porque Bescansa airee sus discrepancias

nacional

| 25.10.2017 - 10:18 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La exdirigente y diputada de Podemos, Carolina Bescansa, ha reprochado este miércoles a su formación el haberse olvidado de mostrar cuál es su proyecto político para España. "Me gustaría un Podemos que le hablase más a los españoles y no sólo a los independentistas", ha resumido.

Así lo ha asegurado en declaraciones a los medios en los pasillos del Congreso, al ser preguntada por la decisión adoptada por la dirección de su grupo parlamentario de apartarla de la Comisión Constitucional, para que entrara en su lugar la portavoz de su partido en la Cámara Baja, Irene Montero.

De este modo, Bescansa ha dejado ver de forma velada que su cese como miembro de dicha comisión tiene que ver con sus críticas a la postura adoptada por su partido en Cataluña, aunque ha evitado vincularlo directamente.

"NOS ESTA FALTANDO UN PROYECTO POLITICO PARA ESPAÑA"

"No creo que esa sea la cuestión que tenemos que debatir, sino cuál es nuestra posición y nuestra forma de explicarla, y nos está faltando ese proyecto político para España, esa explicación de cuál es nuestro proyecto político para España", ha enfatizado.

En este sentido, nada más ser preguntada por la decisión de la dirección de su grupo, Bescansa ha asegurado que "todo el mundo sabe" que a ella le gustaría "un Podemos que le hablase más a España" y "no sólo a los independentistas; una postura que, según ha señalado, comparte "mucho agente" dentro de Podemos.

"Creo que hay muchas personas en Podemos que sienten lo mismo que siento yo. Creo que Podemos es un partido de naturaleza estatal, un partido español con un proyecto político para España. También es un partido con un proyecto político para Cataluña, y para Andalucía, pero es un partido con un proyecto político español, y yo creo que nos hemos olvidado de contarlo en esta crisis", ha lamentado.

En esta línea, Bescansa ha proseguido criticado que su partido, a su juicio, se ha olvidado de contar que en Podemos no apoyan ni van a apoyar "una declaración de independencia de Cataluña, ya sea por la vía unilateral o por la vía bilateral".

La dirección de Podemos justificó ayer la decisión de apartar a Bescansa de la Comisión Constitucional argumentando que en ese espacio, que ya es fundamental pero que cobrará todavía más relevancia esta legislatura con la previsible reforma de la Constitución, debe estar integrando por dirigentes elegidos por los inscritos.

"La dirección del grupo hemos considerado que dado que se va a empezar a debatir una reforma de la Constitución, los miembros de la dirección debían estar ahí", explicó este martes en rueda de prensa la portavoz de Podemos en el Congreso y sustituta de Bescansa en la Comisión, Irene Montero.

Sin embargo, Bescansa ha aprovechado sus primeras declaraciones públicas tras conocerse su cese en dicha comisión para dejar ver que la decisión tiene que ver, no con una cuestión organizativa, sino de perdida de confianza de la dirección con la exdirigente y también cofundadora del partido.

DISTANCIAMIENTO DE LA CUPULA

Bescansa, que desde que nació Podemos en 2014 se convirtió en una de las más estrechas colaboradoras del secretario general, Pablo Iglesias, comenzó a distanciarse de la línea oficial poco antes de Vistalegre, a raíz del enfrentamiento que protagonizaron el líder y su ya exnúmero dos, Iñigo Errejón.

De hecho, Bescansa lanzó su propia iniciativa para ese congreso, a favor del debate calmado, declarándose "insumisa del eje Iglesias-Errejón" y criticando el nivel de confrontación generado por esa batalla entre las corrientes 'pablista' y 'errejonista'. Sin embargo, finalmente decidió no presentar lista propia a los órganos de dirección, ni integrarse en ninguna de las existentes.

En los últimos días, la exdirigente se había mostrado crítica con la línea oficial seguida por el partido para hacer frente a la crisis en Cataluña; un malestar que va más allá de Bescansa y que se extiende dentro de la organización entre quienes piensan que el discurso de Podemos no se está entendiendo fuera de Cataluña.

MALESTAR EN LA DIRECCIÓN DE PODEMOS

La dirección de Podemos no oculta su malestar porque la diputada Carolina Bescansa haya aireado ante los medios sus diferencias con el discurso que mantienen en la crisis catalana, lo que creen que supone no respetar el mandato de los inscritos que pidieron que solventaran las discrepancias en las reuniones internas.

Así lo aseguran fuentes de la dirección del partido y se desprende también de las declaraciones de la portavoz del grupo parlamentario, Irene Montero, quien en los pasillos del Congreso ha recordado que en Vistalegre II los inscritos les pidieron que esas "cosas" las hablaran en las órganos internos "y no en los medios". "Allá cada cual cómo respeta lo que los inscritos piden, pero yo respeto esa opinión y hablaré de estas cosas en las reuniones" del partido y del grupo parlamentario, ha dicho Montero.

Montero ha manifestado que, aún respetando la posición de Bescansa y considerando todas las opiniones "bienvenidas", a los inscritos lo que les preocupa es que esas diferencias se hablen "en los medios". La portavoz de Unidos Podemos ha insistido en que hay espacios suficientes en el partido para discutir todas las opiniones, dialogar y debatir como para tener que acudir a la prensa, y ha recordado que ese no fue el mandato de los inscritos, sino todo lo contrario.

Fuentes de la ejecutiva del partido admiten que "hay malestar en la dirección y en la organización en general", y que han recibido mensajes de muchos territorios recordando a Podemos que en Vistalegre II les pidieron que no salieran en los medios para no hacer daño al partido. Además, recalcan que en la reunión de la dirección del pasado lunes se acordó que iban "a contestar al 155 y a la declaración unilateral de independencia con contundencia, haciendo un gran acto donde plantear" su "proyecto de España".