Bescansa acapara la atención de los medios al acudir al pleno con su bebé

nacional

| 13.01.2016 - 13:11 h
REDACCIÓN

La diputada de Podemos Carolina Bescansa, número tres de esta formación, ha acaparado buena parte de la atención de la prensa y las redes sociales en la sesión constitutiva del Congreso, no tanto por haber sido propuesta por su partido para presidir la Cámara Baja, sino por acudir al hemiciclo con su bebé.

La presencia del niño, de siete meses, en brazos de su madre, se ha llevado la palma en cuanto a fotos anecdóticas de la jornada. Hasta Pablo Iglesias ha tenido oportunidad de ofrecer una tierna imagen al hemiciclo, cuando ha cogido en brazos al bebé de su compañera de partido y lo ha acunado durante unos momentos.

No es la primera vez que una parlamentaria acude a una sesión plenaria con un bebé, pese a que el Congreso cuenta con un servicio de guardería propio para diputados y funcionarios.

En mayo de 2012, la senadora del PSC Yolanda Pineda asistió a un pleno de control al Gobierno de la Cámara Alta con su hijo de dos meses, gesto con el que quiso reclamar la implantación del voto telemático en el Senado, como ya había hecho antes el Congreso, para senadores enfermos o con baja maternal, como era su caso.

Hoy, en el Congreso, la sesión constitutiva ha sido larga, con varias votaciones sucesivas para elegir al presidente de la Cámara y a los demás miembros de la Mesa, y todo ese tiempo lo ha pasado Bescansa con su bebé, sentada al lado de los dos máximos dirigentes de Podemos, Iñigo Errejón y Pablo Iglesias.

INCLUSO LE HA DADO TIEMPO A AMAMANTARLO

Al igual que los restantes 349 diputados electos, la madre ha tenido que dejar su escaño y subir varias veces a la tribuna para depositar su papeleta con el nombre de los candidatos a ocupar los puestos de la Mesa, y lo ha hecho sin separarse de su hijo.

Hasta tal punto se ha hecho el bebé protagonista que en la segunda votación para elegir al presidente del Congreso, en la que ha resultado elegido el socialista Patxi López, un diputado bromista ha escrito, en el único voto nulo: "El niño de Bescansa".

A algunos diputados veteranos les ha llamado la atención que Carolina Bescansa no haya utilizado el servicio de guardería del Congreso, del cual pueden disfrutar tanto los parlamentarios como el personal de la Cámara Baja, muy valorado por sus usuarios desde que se implantó, en 2006, cuando Manuel Marín presidía la Cámara.

Las imágenes de la diputada de Podemos con su hijo, vestido de blanco, han corrido como la pólvora por las redes sociales desde que arrancó el pleno, poco después de las diez de la mañana, y han generado infinidad de comentarios, tanto a favor como en contra de su gesto, sin faltar "memes" y bromas de todo tipo.

Entre las críticas, la Red Feminista ha recordado a la diputada en varios mensajes de Twitter que el Congreso tiene guardería, y ha lamentado que se utilice la maternidad "como elemento de exhibición" y ha tachado de "posturero" su actitud.

Otros internautas, por el contrario, han alabado su gesto porque, a su juicio, ha contribuido a llamar la atención sobre la necesidad de impulsar la conciliación laboral: "Ojalá esa conciliación fuera igual en todos los trabajos", rezaba uno de ellos.

La presidenta de la Fundación Mujeres Progresistas, Yolanda Besteiro, ve "desafortunado" que la nueva diputada de Podemos Carolina Bescansa haya acudido a la constitución del Congreso con su bebé en brazos porque considera que "la imagen que ha ofrecido "lo que hace es fomentar la idea de que son las mujeres las que deben seguir asumiendo el cuidado de los hijos de manera principal".

Besteiro no duda de "la buena intención" de la diputada a la hora de reivindicar esa conciliación, pero considera que "produce el efecto contrario y daña la corresponsabilidad", que es "un problema público de primera magnitud" y a su juicio debe abordarse "pensando que tanto en las instituciones, como en las empresas, los trabajadores y las trabajadoras tienen derecho a compatibilizar su vida personal y laboral".