Benedicto XVI y Rubalcaba reafirman las "buenas relaciones" entre ambos estados, según el Gobierno

nacional

| 06.11.2010 - 13:11 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Papa Benedicto XVI y el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, han reafirmado las "buenas relaciones" entre España y la Santa Sede durante la audiencia ofrecida por el Pontífice a Rubalcaba a su llegada a Santiago de Compostela, según han informado a Europa Press fuentes gubernamentales.

El encuentro, de carácter "cordial" y con una duración aproximada de cuatro minutos, según las mismas fuentes, se ha producido en el aeropuerto tras la ceremonia de bienvenida y la reunión privada que el Santo Padre ha mantenido con Sus Altezas los Príncipes de Asturias.

El vicepresidente primero ha dado la bienvenida a Benedicto XVI y le ha deseado una feliz estancia en España. Además, ha reiterado la "total colaboración del Ejecutivo" en la organización de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que tendrá lugar en Madrid el próximo mes de agosto y que, con la nueva visita del Papa, hará que España se convierta en el país más visitado por el Pontífice.

REGALOS: FACSIMIL Y MEDALLA

Durante el encuentro, el vicepresidente primero del Gobierno ha obsequiado al Papa con un facsímil de uno de los códices más importantes que custodia la Biblioteca Nacional, el conocido como 'Libro de horas de Carlos V'.

El códice fue posiblemente regalado a Carlos V cuando era joven y perteneció a la Casa de Austria hasta que Felipe III lo donó al cardenal Francisco de Joyeuse.

Contiene historias bíblicas y un gran número de ilustraciones de alto valor pictórico en 320 de sus 336 páginas, entre ellas más de 700 miniaturas historiadas, muchas de ellas terminadas con pan de oro.

Por su parte, Benedicto XVI ha entregado a Rubalcaba una medalla de su Pontificado que contiene una efigie del Santo Padre en una de las caras y las imágenes de la catedral de Santiago y del templo de la Sagrada Familia en la otra