Batasuna incrementa la presión a ETA para estar en las municipales

nacional

| 27.11.2010 - 10:27 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La izquierda abertzale incrementa la presión hacia ETA para que dé pasos que le permitan estar en las elecciones municipales y forales de mayo de 2011. Según informaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista, esta es la pretensión de los sucesores de Batasuna con la presentación que harán mañana de un nuevo proyecto político y organizativo, con el que defenderán su "soberanía" para tomar decisiones y su "autonomía" para determinar su línea política. Además, según Gara, se anunciarán "novedades" que testifiquen su voluntad de optar por las vías pacíficas y políticas.

Este nuevo movimiento de la izquierda abertzale estaría enmarcado, según las fuentes consultadas, en el mismo esquema que han seguido hasta ahora para forzar a ETA a dar nuevos pasos en dirección hacia la paz, algo que necesitan para poder presentarse a las elecciones y tener representación en las instituciones.

Tras las respuestas de ETA a las Declaraciones de Bruselas y de Guernika, más tímidas de lo que querría la izquierda abertzale y de lo que deseaba el Gobierno, se esperaba un nuevo comunicado de la banda en el que ésta diera más pasos hacia la paz. Sin embargo, el comunicado de ETA no ha llegado y el tiempo corre en contra del deseo de Batasuna de concurrir a los próximos comicios.

Por ello, las fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por Europa Press, contemplan este nuevo paso que Batasuna quiere dar mañana como una nueva vuelta de tuerca para forzar a la banda a pronunicarse y, en cualquier caso, para escenificar que marcan más la separación entre ellos y ETA y, en base a esta puesta en escena, reclamar su legalización.

"LIBRES DE INTERFERENCIAS" Y "SOBERANIA" EN LAS DECISIONES

De hecho, desde la izquierda abertzale afirman que el nuevo proyecto se enmarca dentro de la resolución 'Zutik Euskal Herria' y en él se defenderá la "soberanía de los órganos internos de debate y decisión, libre de interferencias, subordinación o condicionamiento alguno y con plena autonomía en las reflexiones y determinación de su línea política".

Además, insistirán, según las mismas fuentes, en el "uso exclusivo de la movilización y adhesión popular, la desobediencia civil, la lucha de las ideas y la participación político-institucional como instrumentos de acción política".

En este contexto, hoy mismo publicaba el diario Gara que podrían anunciarse novedades, en el acto de mañana, que testifiquen fehacientemente el compromiso público de circular por vías pacíficas y políticas.

Los pasos realizados con anterioridad por la izquierda abertzale y que también pretendían provocar el movimiento de ETA, no han logrado arrancar de la banda la respuesta que esperaban. Así ha ocurrido con anterioridad con la Declaración de Bruselas gestada por el abogado sudafricano Brian Currin y firmada por 20 expertos en resolución de conflictos en la que se pedía a ETA un alto el fuego verificable.

Esta Declaración realizada el 29 de marzo y suscrita por cuatro premios Nobel fue respondida por los terroristas en un comunicado casi seis meses después, el 5 de septiembre, para declarar un alto el fuego, pero sin dar los pasos necesarios para dotar de credibilidad su anuncio.

Otra de las iniciativas de la izquierda abertzale como fue la Declaración de Guernica, suscrita también por EA y Aralar, fue para pedir también un alto el fuego, permanente, verificable y unilateral.

En este caso, la respuesta de la banda fue más inmediata. Gara publicaba a las pocas horas de esta declaración una entrevista con dos miembros de ETA en la que mostraban su disposición para dar el paso del alto el fuego permanente y verificable y también se comprometían a ir "más lejos", pero "si se crean las concidiones para ello", es decir, pedían "diálogo y negociación". Pero este condicionamiento que hacía ETA volvía a provocar la insatisfacción en todos los partidos y en el Ejecutivo.