Aznar presenta su libro de memorias sin ministros

González y Aguirre asisten a la presentación

Aznar reivindica su legado, pide sacar "lecciones" y recuperar la "gran ambición" de España

nacional

| 07.11.2013 - Actualizado: 21:14 h
REDACCIÓN

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha reivindicado esta jueves su legado durante los ocho años que estuvo al frente del Ejecutivo, ha pedido sacar "lecciones" y recuperar la "gran ambición" de España. En especial se ha referido al "desafío" nacionalista y ha llamado a "tener cuidado de no perder aquello que se ganó" porque "es una lección" que hay que tener "presente hoy". Así lo ha asegurado durante la presentación de su libro 'El compromiso del poder', en el que han participado el exministro Josep Piqué y el exsecretario general de Comisiones Obreras José María Fidalgo. Sin embargo, al acto no ha acudido el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ninguno de sus ministros ni 6ningún miembro de la dirección nacional del PP.

Durante la presentación, Aznar ha dicho que la historia de su libro es "la historia de una gran ambición para España" porque durante su mandato, ha proseguido, su objetivo fue que el país diera un salto en la clasificación y pasar a la "primera división". Según ha dicho, España "lo consiguió" y "protagonizó un salto espectacular".

A renglón seguido, el jefe del Ejecutivo ha defendido algunas premisas básicas que guiaron su mandato. En primer lugar, la idea de la nación española "en su pluralidad" y expresada en un pacto constitucional "extraordinariamente útil para el presente y el futuro de España". También ha dicho que apelaban a la estabilidad institucional para hacer un Estado de Derecho "cada vez más perfecto".

En tercer lugar, Aznar ha asegurado que en su mandato compartían una idea del Estado de Derecho y la legalidad. "La ley está hecha para cumplirse no para incumplirse y en aquellos años España tenía un desafío frontal que era el terrorismo", ha enfatizado, para recordar el Pacto Antiterrorista impulsado durante su Gobierno. También ha citado los riesgos del nacionalismo y ha añadido que ahora cuando España se enfrenta a "desafíos" que hablan de "secesión y ruptura del pacto constitucional", "no hay que olvidar" que lo ocurrido en el pasado fue un "ejemplo". "Tenemos que tener cuidado de no perder aquello que ganamos, aquello es una lección que tenemos que tener bien presente hoy", ha proclamado, para añadir que la legalidad "no admite excepción" y "no se aplica a capricho".

En materia económica, ha recordado como apostaron por acabar con la "maldición histórica del paro" pasando de 12 a 17 millones de personas con trabajo. En el plano internacional, ha dicho que se apostó por la relación atlántica porque "ahí está la base esencial de lo que significa el eje de las decisiones del mundo y sigue estando". "Esta historia de una gran ambición la tenemos que recuperar. Esa mayoría existe hoy y cada uno la puede impulsar desde su responsabilidad", ha concluido.

NO SABE QUIEN IDEO LOS ATENTADOS DEL 11M

Previamente el expresidente del Gobierno José María Aznar ha evitado este jueves hablar de autoría islamista de los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid, que causaron la muerte a 191 personas y ha insistido en atribuirlos a una "mente absolutamente diabólica", que "conocía muy detalladamente" la realidad española y que tenía un "objetivo muy concreto" que cumplir: cambiar el rumbo político de España. En una entrevista en Antena 3 recogida, se le ha preguntado en dos ocasiones si esa "mente" era islamista o próxima a Al Qaeda, y dos veces ha dado la misma respuesta, añadiendo que él no sabe "exactamente" quien ideó los atentados.

El exjefe del Ejecutivo ha dicho basarse en la información que le dio el CNI a mediodía del 13 de marzo, en la que no descartaba ninguna hipótesis. También ha mantenido la declaración en la que se mostraba convencido de que quienes idearon el atentado "no están en desiertos remotos ni en montañas lejanas".

Según Aznar, sobre el 11M hay cosas "que pueden darse por buenas" porque "están juzgadas" y otras "sobre las que se pueden tener muchas dudas". Eso sí, ha dejado claro que no cree que el juicio fuese un cierre en falso.

Para el expresidente, después de sus ocho años de Gobierno en los que demostró una "ambición" por modernizar España, había "gran parte de gente dispuesta a hacer lo necesario para que ese proyecto no saliese adelante, porque cambiaba socialmente España, la mayoría de España y era muy perjudicial para los intereses".

LA IZQUIERDA SENTÓ UN PRECEDENTE

Además, ha cargado contra la actitud de "una parte de la izquierda" en los días posteriores al atentado, por llegar a decir "al Gobierno que era responsable" de lo que había pasado, sentando un "precedente" que, según ha dicho, "preocupó muchísimo a los Gobiernos europeos" y saltándose "todas las barreras de la responsabilidad" en una democracia.

A su juicio, "los que hablaban de suicidas en los trenes, de que el Gobierno ocultaba información, que el CNI no decía lo que decía", o que el PP intentó dar un "golpe de Estado" antes de las elecciones no salieron de esos días "con una hoja limpia" ni podrán contarles lo que hicieron a sus hijos. "Aquello fue una vergüenza para los que lo hicieron", ha remachado.

Según Aznar, él sí puede contar sus ocho años de Gobierno a sus nietos y no salió del poder "por la puerta de atrás" después de que el PP perdiera las elecciones de 2004 en las que --también lo ha puntualizado-- él no era el candidato.

Según ha dicho, entre los atentados del día 11 y las elecciones del 14 la única orden suya fue "decir todo lo que se sabía" aunque tuvieron que soportar "manipulaciones inaceptables". "Se les decía (a los españoles) que no se les estaba contando todo, pero se les estaba contando absolutamente todo. Lo podíamos haber dicho más alto pero más no podíamos decir", ha añadido.

AZNAR DEFIENDE LA GESTIÓN DE BOTELLA

El expresidente del Gobierno de España, José María Aznar, ha defendido la gestión de su mujer, Ana Botella, al frente de la Alcaldía de Madrid, aunque no ha dado pistas de si se querrá presentarse a las elecciones municipales de 2015.

En una entrevista concedida al programa 'Espejo Público' de Antena 3, Aznar ha indicado que cree que no es una decisión que su esposa vaya a "tomar inmediatamente". Eso sí, la ha calificado de "entregada a su trabajo, inteligente y absolutamente honesta" y cree que ese es precisamente "el tipo de gobernantes que necesita España".

También ha dicho desconocer qué planes tiene la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre -y si querría aspirar a la Alcaldía-. En todo caso, la ha calificado de "gran dirigente" y ha recalcado que las dos familias son "amigas desde hace muchos años y no hay ningún motivo para dejar de serlo".