Artur Mas plantea un impuesto "temporal" para ricos y descarta bajar los tributos en 2012

Realiza un retrato crudo de las finanzas catalanas para defender los recortes

nacional

| 27.09.2011 - 19:07 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El presidente de la Generalitat catalana, Artur Mas, quiere promover un tributo "temporal de carácter progresivo" que grave a las grandes fortunas en un momento en que, según ha señalado, es necesario un mayor esfuerzo de aquellos que más tienen. Aunque no ha detallado las características del gravamen durante su intervención en el Debate de Política General de Cataluña que ha arrancado este martes en el Parlament, ha defendido que este tributo deberá "respetar el principio de equidad".

"Que quede claro que es un planteamiento temporal y que esta figura tributaria habrá de respetar el principio de equidad, habrá de estar diseñada de manera que no tenga efectos no deseados sobre el crecimiento económico y la recuperación y deberá tener unos costes de gestión que no reduzcan su capacidad recaudatoria", ha explicado Mas.

El presidente catalán ha justificado el establecimiento de este nuevo impuesto en un contexto de crisis económica, de dificultades y de reducción de los ingresos en las arcas de la Generalitat: "son tiempos de un mayor compromiso y esfuerzo por parte de todos pero, de manera especial, de aquellos que tienen una mayor capacidad económica", ha razonado el jefe del ejecutivo catalán.

Mas, que ha hecho un retrato crudo de la situación de las finanzas catalanas, ha defendido que la crisis impide que el Govern pueda rebajar la presión fiscal en los próximos meses, por lo que ha reconocido que en 2012 no se rebajarán los impuestos que el anterior gobierno tripartito incrementó en 2010.

Previamente Mas había abierto el debate reclamando "más Europa" y advirtiendo que el "egoísmo" de los Estados equivale a su "decadencia".