Artur Mas convoca una cumbre anticorrupción

Convoca una cumbre anticorrupción de instituciones sin incluir a partidos

Mas evita pronunciarse sobre qué debe hacer Rajoy en el caso Bárcenas

Asegura que "una imputación no es una sentencia de culpabilidad"

nacional

| 01.02.2013 - 13:00 h
REDACCIÓN

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha convocado la próxima semana una cumbre con los máximos representantes de instituciones judiciales de Cataluña y de órganos de control para abordar medidas y mecanismos contra la corrupción. En rueda de prensa, ha anunciado este viernes que reunirá en el Palacio de la Generalitat a la presidenta del Parlament, Nuria De Gispert, al del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Miguel Angel Gimeno, al fiscal superior de Cataluña, Martín Rodríguez Sol, al Síndic de Cuentas, Jaume Amat, al Síndic de Greuges, Rafael Ribó, y al director de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC), Daniel de Alfonso, para estudiar posibles medidas a adoptar y analizar los errores del actual modelo de fiscalización.

El goteo de casos de corrupción en Cataluña y la presunta implicación en ellos de varios responsables políticos ha empujado a instituciones y partidos catalanes a acelerar la toma de medidas para combatir las irregularidades, y el Parlament ha impulsado en los

últimos días los trabajos de la ley electoral y la ley de transparencia.

El presidente de la Generalitat, que ha dicho sentir una profunda preocupación por la situación, ha subrayado la necesidad de recabar ideas para hacer frente a la acumulación de casos de presuntas irregularidades "que mina la confianza entre la sociedad y sus instituciones" hasta el punto que puede llegar a provocar la ruptura de esta confianza.

Mas ha advertido de que, "en un momento delicado y decisivo de la historia" de Cataluña, el resquebrajamiento de esta relación entre los ciudadanos y sus instituciones puede acabar teniendo graves consecuencias y perjudicar a la recuperación económica y también al proyecto soberanista que impulsa su Ejecutivo.

El presidente catalán ha sostenido que la 'transición nacional' requiere "una fuerte corresponsabilidad entre sociedad e instituciones" que puede verse mermada si los casos de presunta corrupción debilitan la confianza de los ciudadanos en sus representantes. Por ello, ha defendido la necesidad de que las instituciones judiciales y los organismos de control contribuyan a detectar los puntos fuertes y "las fallas" del sistema y aporten ideas sobre todo lo que es mejorable dentro de las competencias catalanas.

Mas ha reconocido que la cumbre "no arreglará los casos que ya están sobre la mesa" pero debe permitir mejorar los circuitos y sistemas de relación entre instituciones, así como el control sobre las acciones públicas. "Aquí probablemente nadie lo hace bien, o, mejor, podemos decirlo al revés, todo el mundo puede hacerlo mucho mejor", ha resumido el presidente de la Generalitat, que ha precisado que no trasladó esta cuestión al Rey en el encuentro que mantuvieron este jueves.

ACUERDO SOBRE IMPUTADOS

Aunque no ha planteado qué medidas podrían plantearse en esta reunión, Mas ha defendido la necesidad de alcanzar "un acuerdo general" que fije un criterio de actuación compartido en todos los partidos cuando alguno de sus miembros es imputado.

El presidente de la Generalitat, que ha subrayado que una imputación no es una sentencia de culpabilidad, ha explicado que "a título personal" considera que no hace falta provocar una dimisión cada vez que alguien es imputado. Sin embargo, ha defendido que cada imputado decida personalmente si manteniéndose en el cargo "perjudica a una colectividad", o si es mejor para centrarse en su defensa dejar su responsabilidad pública.

El presidente de la Generalitat sí ha apostado por que una vez exista "evidencia y condena" por una irregularidad, el culpable deba dimitir de forma automática e incluso, en función de la gravedad del delito, plantearse inhabilitar a esta persona para volver a desempeñar cargos públicos. De la misma forma, Mas ha destacado que muchas veces las imputaciones acaban con sentencias absolutorias, por lo que ha abogado por establecer también un "código de rehabilitación" cuando termine un proceso sin que exista condena.

SIN LOS PARTIDOS

La cumbre convocada por el presidente de la Generalitat no incluye a los partidos políticos, aunque Mas ha defendido que además de la cumbre existen "actividades complementarias" para hacer frente a la corrupción que se desempeñan en otros ámbitos.

En este caso, se ha referido al impulso en el Parlament esta semana para retomar las ponencias conjuntas de la ley de transparencia y derecho a la información, y de la ley electoral, y ha revelado que ha mantenido contactos con el primer secretario del PSC, Pere Navarro, para trasladarle la importancia de alcanzar un acuerdo en esta última norma.

Preguntados sobre la necesidad de reformar la normativa que regula la financiación de los partidos, Mas ha recordado que eso es competencia de Las Cortes, y ha argumentado que debe optarse entre dos modelos: que los partidos se financien solo con recursos públicos, o que se establezca un sistema de donaciones libres pero con la máxima transparencia. Aun así, el presidente de la Generalitat ha esgrimido que los partidos deberían gastar menos, y ha hecho especial hincapié en el coste que suponen para las arcas de las formaciones las campañas electorales.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha evitado hoy pronunciarse sobre el caso Bárcenas. "No me pronunciaré sobre casos concretos -de presunta corrupción- ni sobre si debe comparecer Rajoy; eso se debe pedir en el marco de las Cortes o los partidos, pero creo que no debe opinar sobre esto un presidente", ha remarcado Mas.