Ana Pastor elegida presidenta del Congreso de los Diputados

Elegida en la segunda votación, al superar los 155 votos del socialista Patxi López

Prendes, Navarro, Romero y Elizo, nuevos vicepresidentes del Congreso

Sánchez-Camacho, Gordo, Expósito y Reyes, nuevos secretarios del Congreso

Podemos vuelve a acatar la Constitución para cambiarla con abucheos del pleno

Pastor apela a la estabilidad, al diálogo y al consenso en su primer discurso como presidenta del Congreso

nacional

| 19.07.2016 - Actualizado: 15:02 h
REDACCIÓN

La ministra de Fomento en funciones, la diputada del PP Ana Pastor, ha sido elegida nueva presidenta del Congreso de los Diputados de la XII legislatura. Pastor ha obtenido 169 votos frente a los 155 del candidato socialista y hasta ahora presidente de la Cámara Baja, Patxi López, y además se han registrado 25 votos en blanco.

Aunque el voto es secreto y en urna, todo indica que Pastor ha obtenido los votos del PP y Ciudadanos (169), y López (155) prácticamente todos los del PSOE y Unidos Podemos -sólo falta uno- después de que el partido de Pablo Iglesias anunciara que votaría por el antiguo lehendakari si su candidato, Xavier Doménech, caía en primera vuelta.

Por lo anunciado en las últimas horas, los votos en blanco podrían ser adjudicados a ERC, CDC, PNV, Bildu y Coalición Canaria. En la lectura de los sufragios también se ha contabilizado un voto nulo que podría corresponder al sufragio que falta para completar los 156 escaños que en teoría debían sumar PSOE y Unidos Podemos en apoyo de Patxi López.

Al proclamarse el resultado por la presidenta de la Mesa de Edad, María Teresa de Lara, Ana Pastor ha recibido desde su escaño los aplausos de sus compañeros de bancada del PP y de Ciudadanos y también del líder del PSOE, Pedro Sánchez, entre otros.

También se ha producido un pequeño incidente cuando un ciudadano invitado a la tribuna del Congreso ha gritado "Ana Pastor insolidaria" mientras lanzaba una octavilla reclamando justicia para las víctimas del accidente del tren Alvia de Santiago de Compostela.

PRENDES, NAVARRO, ROMERO Y ELIZO, NUEVOS VICEPRESIDENTES DEL CONGRESO

Ignacio Prendes, de Ciudadanos; Micaela Navarro, del PSOE; Rosa Romero, del PP, y Gloria Elizo, de Unidos Podemos, son los nuevos vicepresidentes del Congreso elegidos en la sesión constitutiva de la Cámara, en la que ya ha sido proclamada presidenta la 'popular', Ana Pastor.

Prendes, que ya era secretario segundo en la pasada legislatura, pasa ahora a ser el vicepresidente primero con 96 votos, gracias al acuerdo alcanzado por el PP y Ciudadanos para repartirse los puestos de la Mesa de la Cámara.

El diputado de Ciudadanos recoge el testigo de la diputada del PP Celia Villalobos que abandona la Mesa y pasa a integrar la dirección de su grupo parlamentario. En segundo lugar, con 85 papeletas -las del PSOE-, Micaela Navarro ha sido proclamada vicepresidenta segunda de la Cámara, puesto que ya ocupaba en la XII legislatura.

La diputada del PP Rosa Romero -83 votos- y que hasta ayer era vicepresidenta cuarta de la Mesa, ahora será la vicepresidenta tercera, mientras que Gloria Elizo, de Unidos Podemos, con 71 votos -los de su grupo-, pasa de la Vicepresidencia tercera a la cuarta.

SÁNCHEZ-CAMACHO, GORDO, EXPÓSITO Y REYES, NUEVOS SECRETARIOS DEL CONGRESO

Alicia Sánchez-Camacho, del PP; Juan Luis Gordo, del PSOE; Marcelo Expósito, de En Comú Podem y Patricia Reyes, de Ciudadanos, son los cuatro secretarios de la Mesa del Congreso elegidos en la sesión constitutiva de la Cámara en la que ya ha sido proclamado presidenta la 'popular', Ana Pastor. Alicia Sánchez-Camacho, secretaria primera en la anterior legislatura, repite en el cargo con 111 votos, gracias al acuerdo alcanzado entre el PP y Ciudadanos para el reparto de los puestos de la Mesa.

PODEMOS VUELVE A ACATAR LA CONSTITUCIÓN PARA CAMBIARLA CON ABUCHEOS DEL PLENO

Los diputados de Unidos Podemos han vuelto a tomar posesión hoy de su escaño después de acatar la Constitución con la promesa de cambiarla, con mucha menos expectación que la que provocó su primera llegada al Congreso hace cuatro meses, pero aún así con algunos abucheos y gritos de otros grupos parlamentarios.

"Prometo acatar la Constitución y trabajar para cambiarla. Nunca más un país sin su gente", ha dicho Pablo Iglesias cuando le ha llegado el turno de jurar o prometer la Carta Magna y después de que ya otros muchos de sus compañeros utilizaran fórmulas similares.

Así, poco antes era el turno del portavoz de Podemos, Íñigo Errejón: "Prometo acatar esta Constitución y trabajar para cambiarla. Por la soberanía del pueblo, la justicia social y una España nueva, per la fraternitat entre els pobles. Porque fueron somos, porque somos serán. Nunca más un país sin su gente". Eran las mismas palabras que ya utilizó Errejón en la pasada y breve legislatura.

Uno de los momentos de mayor jaleo ha sido cuando le ha tocado acatar la Constitución a la diputada Irene Montero, quien ha tenido que interrumpir unos segundos sus palabras cuando prometía trabajar por el cambio constitucional y "no olvidar "quiénes somos".

ANA PASTOR APELA A LA ESTABILIDAD, AL DIÁLOGO Y AL CONSENSO

La recién elegida presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha defendido que España en estos momentos necesita "más que nunca" estabilidad, diálogo y consenso y lo ha hecho durante su primer discurso como tercera autoridad del Estado. Pastor se ha entrenado en el cargo subrayando que el debate político y la confrontación de argumentos no deben ser el fin sino el medio "para construir el país que los españoles desean y necesitan".

La que fuera ministra de Fomento ha asegurado que son "muchos" los retos que España afronta y el Parlamento debe ser "generador" de los consensos necesarios para conseguir lo que los españoles esperan de sus representantes: "seguir creando empleo, seguir creciendo y consolidar la sociedad de bienestar para todos".

Pero también, ha proseguido, el Parlamento debe contribuir a “fortalecer la confianza" de los españoles en las instituciones y "la esperanza del futuro de los que todavía no lo tienen", debe ser la expresión en torno a valores como la libertad, la igualdad, la justicia social y el Estado de Derecho, y debe saber conjugar la pluralidad política que ha nacido de las urnas el pasado 26 de junio.

"Para ello necesitamos más que nunca estabilidad, más que nunca diálogo, más que nunca consenso", ha remachado. En este punto, ha garantizado que sus señorías encontrarán en la Mesa del Congreso "la mejor disposición" al tiempo que todo su esfuerzo y capacidades para "no defraudar" el conjunto de los ciudadanos.

UNA LEGISLATURA "PROSPERA" Y "FRUCTIFERA"

La ministra de Fomento ha subrayado que los ciudadanos españoles que la XII Legislatura que hoy ha arrancado esperan que sea “próspera" y "fructífera" en el impulso de las reformas que se necesita "para avanzar como nación en este proyecto que España".

"Un proyecto que nada de la Constitución como eje vertebrador de los derechos y las libertades de los ciudadanos, ese texto que reconoce y garantiza esos valores superiores del ordenamiento jurídico", ha manifestado.

Durante su alocución, Pastor ha recordado que el presidente del Congreso entre 1979 y 1982, Laudelino Lavilla, en su primer discurso en el cargo, elogió la capacidad de la Carta Magna para desarrollar el Estado de las Autonomías y, 38 años después, ha apuntado, "la Constitución permite seguir garantizando la convivencia sobre la base de valores compartidos".

ELOGIA EL PAPEL DEL REY

La monarquía parlamentaria, ha continuado, es también parte “esencial" de nuestro sistema constitucional, representada por el Rey Felipe VI que, según ha destacado, "presta un servicio fundamental a la sociedad y es garantía de estabilidad".

Pastor se ha comprometido a hacerse "merecedora" del privilegio de presidir el Congreso en esta nueva etapa y, aunque ha dicho ser consciente de que el camino "no estará exento de obstáculos", ha mostrado su confianza en que entre todos los puedan resolver con el fin de "afianzar lo bueno" del trabajo y del esfuerzo de los diputados que les precedieron en esta etapa constitucional y de "mejorar" aquellos aspectos que permitan dejar un Parlamento "más eficaz" para los intereses de la democracia.