Arenas reclama a la oposición diálogo "hasta extenuación" en la reforma local

Javier Arenas

nacional

| 13.10.2013 - 13:21 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas, ha criticado el "antirreformismo" de la oposición, principalmente del PSOE, y ha ofrecido "un consenso amplísimo" en los trámites pendientes de la reforma local, ya que ha asegurado que "hay que dialogar hasta la extenuación".

Arenas ha defendido en declaraciones a Efe la necesidad de la reforma local para convertir a los ayuntamientos "en instituciones del siglo XXI", después de que todos los grupos parlamentarios de la oposición presentaran en el Congreso enmiendas a la totalidad de la reforma y que hayan convocado hoy a los alcaldes en Madrid para mostrar su rechazo a esta ley.

Ha dicho que el PP "vuelve a tender la mano" al PSOE y ha ofrecido un gran consenso en los trámites que quedan en el Congreso y en el Senado, ya que cree "que hay que dialogar hasta la extenuación y merece la pena en beneficio de los ayuntamientos y ciudadanos".

Ha invitado a los socialistas a que "sigan negociando" porque ya se han hecho 38 borradores del proyecto de ley y, "con mucha diferencia", cuando se apruebe "va a ser la ley más debatida de toda la democracia" en España.

Respecto a la posibilidad de que el PSOE recurra la ley ante el Tribunal Constitucional cuando se apruebe, ha señalado que es "llamativo" que se lleve anunciando ese recurso "cuando ni siquiera era anteproyecto de ley" y con un dictamen del Consejo de Estado "que clarifica la plena constitucionalidad del proyecto".

"Creo que la irresponsabilidad del PSOE le puede llevar a presentar ese recurso, que me parece un profundo error", ha añadido Arenas, quien ha hecho hincapié en que el proyecto de ley está "avalado" por el Consejo de Estado y en que están dispuestos a estudiar todas las enmiendas que se planteen tanto en el Congreso como en el Senado.

En ese sentido, ha manifestado que las leyes que afectan a las instituciones deben intentar consensuarse porque "los ayuntamientos no son propiedad de los partidos políticos, son propiedad de los ciudadanos".

Ha incidido en que cuando se habla de cambios que afectan a reformas institucionales "debe intentarse hasta el final el consenso" y eso no se consigue "cerrándose al diálogo ni con amenazas de acudir al Tribunal Constitucional".

Ha afirmado que se trata de una reforma que "ya ha sido beneficiosa antes de aprobarse" porque en este momento hay más de 6.700 ayuntamientos que tienen superávit presupuestario frente a un total de 8.000 ayuntamientos, "y eso es extraordinariamente positivo".

Arenas ha señalado que los ayuntamientos "no pueden gastar más de lo que ingresan", ya que eso es "la auténtica garantía" de los servicios, y ha explicado que con la reforma se clarifican las competencias y se logra que no haya varias administraciones en educación, sanidad o servicios sociales.

Ante las denuncias de la oposición, que hablan de que supondrá una importante pérdida de puestos de trabajo, Arenas ha asegurado que con esta ley "se garantizan todos los empleos porque se garantiza que las administraciones locales están saneadas".

Ha recordado que la política municipal del PP "ha salvado ya más de 100.000 puestos de trabajo" con el que consideran "el mejor plan de empleo que se ha hecho" para los ayuntamientos, en referencia al plan de pago a proveedores que se aprobó el primer año de legislatura.

Asimismo, ha apuntado que también es muy importante que exista control en el gasto público y ha opinado que la mejor garantía frente a la corrupción es "que ni un euro público de un ayuntamiento, una comunidad autónoma o del Estado se gaste sin el control previo de la función pública independiente".

Por ello, la reforma fortalece a los funcionarios y cuerpos nacionales en los ayuntamientos y separa el control de legalidad de la "oportunidad política", dejándolo en manos de los funcionarios de carrera.