Arantza Quiroga dimite como presidenta de los populares vascos

Se va porque ha "fracasado" en su intento de "aunar voluntades" en su partido

Tras una decisión "reflexionada" que ha comunicado por dos veces a María Dolores de Cospedal

Los presidentes provinciales del PP vasco y la secretaria general se reúnen el jueves para abordar el relevo de Quiroga

nacional

| 14.10.2015 - 10:41 h
REDACCIÓN

La presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, ha dedidido presentar su dimisión como máxima dirigente del partido, tras una decisión "reflexionada" que ha comunicado por dos veces a la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal.

Arantza Quiroga ha comunicado su decisión de dimitir de su cargo y abandonar la política tras su frustrado intento de promover un acuerdo sobre convivencia en Euskadi que implicara a todos los partidos, incluido EH Bildu.

Tras una semana de absoluto silencio, Quiroga ha comparecido en la sede del PP de San Sebastián, donde ha explicado que dimite porque ha "fracasado" en su intento de "aunar voluntades" en su partido para pasar de la resistencia contra ETA a una posición de "influencia" en la política vasca, su gran objetivo desde que asumió, en mayo de 2013, las riendas de la formación.

La retirada de la moción que presentó el pasado 6 de octubre para crear una ponencia parlamentaria sobre convivencia, en la que se hablaba de "deslegitimación definitiva del terrorismo" y "rechazo de la violencia", ha sido sólo un "detonante" de su decisión de abandonar el cargo, que comunicó el pasado jueves a la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal.

Quiroga, que se ha presentado sonriente y serena, ha admitido hoy que la dirección nacional del PP y también dirigentes vascos le pidieron el pasado miércoles que retirase la moción, lo que hizo "por responsabilidad". Este hecho le situó "enfrente de una realidad dura", la de la constatación del "fracaso" en su principal afán al frente del PP del País Vasco.

TRANSICIÓN EN EL PP

"He tratado durante estos dos años de entender que el PP tenía que hacer una transición desde la resistencia hasta la influencia", ha explicado Quiroga, quien ha admitido que ha "fracasado en tratar de aunar voluntades detrás de este objetivo".

Ante esta constatación, el jueves por la mañana comunicó a Cospedal su intención de dimitir, pero la secretaria general del PP le pidió que lo "meditara", no tomara decisiones "en caliente" y se diera unos días de reflexión, con el compromiso de hablar de nuevo ayer. "A lo largo de estos días no he hecho más que reafirmarme en mi decisión de dimitir como presidenta del PP del País Vasco", ha confesado.

Su dimisión significa además el abandono de la participación activa en política, por lo que dejará también su escaño en el Parlamento Vasco y únicamente se mantendrá en el PP como militante. Quiroga ha defendido el contenido de la moción que ha precipitado su renuncia, un texto que "volvería a presentar una y mil veces" porque está convencida de que "ese es el camino (...)

Creo que el PP vasco, que ha sido la vanguardia de la lucha contra el terrorismo durante muchos años, y nos ha costado mucho, debe ser también la vanguardia en la búsqueda de la convivencia en libertad, en paz, desde la deslegitimación del terrorismo, desde la verdad y desde la justicia con las víctimas del terrorismo".

A su juicio, el texto de la moción "no era ninguna novedad para el PP", sino que recogía "pasos que ya se habían dado hace tiempo" cuando participó en la ponencia parlamentaria de paz de la legislatura anterior.

Ha indicado que está segura de que "aunque ahora no ha sido posible" dentro de un tiempo "se volverá a hacer" y espera que quienes dirijan en ese momento el PP vasco "tengan una mirada valiente para afrontarlo". Aunque se ha mostrado en todo momento convencida de lo que hizo, ha explicado que descartó la posibilidad de mantener la moción porque pertenece a "una organización, que es el PP", y no aspira a "ser un verso suelto".

Quiroga, que aún no ha hablado con el presidente, Mariano Rajoy, ha negado que su partido le haya desautorizado en este asunto, sino que sintió que "se había desautorizado a sí misma" al retirar una iniciativa en la que creía, aunque ha admitido que "evidentemente" no contaba con el respaldo de todo el PP del País Vasco. "

Yo me aparto, yo me voy, pero este partido continúa, seguirá adelante porque hay proyecto y hay muchas personas dispuestas a liderarlo y sacarlo adelante", ha afirmado.

Ha pedido disculpas a sus compañeros y a los medios de comunicación por el mutismo de esta última semana, así como a todos los que se hayan podido sentir ofendidos o no hayan entendido sus intenciones políticas, en especial a algunas víctimas de ETA, a las que nunca quiso "herir".

Ha agradecido el "apoyo" recibido por la dirección de su partido, que intentó convencerla para que continuara, y ha dicho que no se arrepiente de haberse enrolado en el PP hace 20 años, "en esos momentos muy duros", tras lo que ha dado la bienvenida a "una vida diferente" alejada de la política activa. "Nos vemos por las calles de San Sebastián y Hondarribia", se ha despedido, sin dejar de sonreir.

ESTE JUEVES REUNIÓN PARA ABORDAR EL RELEVO

Los presidentes provinciales del PP vasco y la secretaria general de la formación se reunirán este jueves en Vitoria para abordar el relevo de Arantza Quiroga, que ha anunciado este miércoles su dimisión.

Tras hacerse pública la decisión de Quiroga, se han sucedido los contactos entre los dirigentes del partido, que han acordado celebrar este jueves en Vitoria un encuentro para abordar el relevo en la presidencia del PP vasco.

A esa cita, acudirán los presidentes provinciales -Alfonso Alonso, de Alava, Antón Damborenea, de Vizcaya y Borja Semper, de Guipúzcoa- y la secretaria general del partido, Nerea Llanos, aunque también podrían estar los secretarios generales provinciales. En principio, según apuntan las mismas fuentes no se descarta que en esa misma reunión, si hay consenso, se pueda salir con alguna propuesta porque es un tema que "se tiene que cerrar cuanto antes".