Andalucía: PSOE y Podemos constatan su desacuerdo

nacional

| 14.04.2015 - Actualizado: 17:00 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Las delegaciones del PSOE y Podemos han constatado en su primera reunión para negociar la investidura de Susana Díaz y la constitución del Parlamento andaluz, prevista para este jueves, sus diferencias y una profunda decepción al no haber conseguido ningún acuerdo, aunque continuarán las negociaciones.

Después de dos horas y media de reunión en el Parlamento autonómico, el secretario de Organización de Podemos, Sergio Pascual, ha valorado ante los periodistas el encuentro, pero lo ha calificado de "muy decepcionante" por lo que ha denominado como "postura maximalista" del PSOE-Andalucía.

Según ha precisado, los socialista no han aceptado las condiciones o líneas rojas de su partido para iniciar la negociación, es decir, la dimisión de los expresidentes, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, por su "responsabilidad política" en el caso de los ERE, o la ruptura de la Junta con los bancos que llevan a cabo desahucios a ciudadanos sin recursos.

El PSOE "tampoco" acepta la eliminación de asesores y altos cargos en la Junta para contratar con estos recursos a profesores y profesionales de la sanidad. "Salimos decepcionados porque ante nuestras propuestas nos hemos encontrado con un enroque y una posición maximalista", ha lamentado Pascual.

Los socialistas -ha proseguido- creen que las responsabilidades políticas de Chaves y Griñán "ya están pagadas y las judiciales están por verse", mientras, sobre la reducción de altos cargos el PSOE sostiene que "no es una decisión pertinente, lo que nos decepciona profundamente.

El dirigente de Podemos ha mostrado también su contrariedad con la "inconcreción" de los socialistas sobre los desahucios, lo que "desconcierta porque pensábamos que esto estaba solucionado".

Manuel Garí, economista y hombre de confianza de la secretaria general, Teresa Rodríguez, ha resumido el encuentro en que "estamos con estábamos por el rechazo a las propuestas", con lo que Podemos mantiene su oposición a la investidura de Susana Díaz, aunque todo indica a que ambas partes volverán a encontrarse antes del jueves, cuando se constituye el Parlamento y la Mesa de la Cámara.Podemos considera la Mesa del Parlamento una cuestión "subsidiaria" y se da por satisfecho con el representante en este órgano que la confieren los votos y el Reglamento.

"No tenemos interés en discutir esto con ningún grupo", ha zanjado Manuel Garí quien, junto a Pascual, ha recordado a Susana Díaz que el mandato que le han dado los ciudadanos es del de "llegar a acuerdos por responsabilidad y porque requiere los apoyos".

PSOE:NO EXISTEN LÍNEAS ROJAS

Muy distinta ha sido la interpretación de los socialistas que han calificado de "positivo" el encuentro y han achacado las diferencias a posiciones "lógicas" del comienzo de las negociaciones.

Mario Jiménez, portavoz parlamentario, ha estimado que "se abre" una fase de diálogo y que hay posibilidades de acuerdo en la Mesa del Parlamento, que requerirá criterios como el de la paridad."Las posturas maximalista han desaparecido y no existen líneas rojas, aunque tenemos puntos de vista diferentes sobre las propuestas de Podemos que se pueden mejorar", ha explicado.

Jiménez se ha mostrado convencido del "avance" de la negociación, pero ha precisado que algunas de las propuestas requieren más consultas, el aval jurídico y económico, caso de los desahucios o de los altos cargos, si bien ha aseverado que "ningún partido se va a atrever a adulterar" el resultado de la urnas de que gobierne Susana Díaz.

"No creo que el PP y Podemos intercambien votos en ningún caso. Si ocurre sería muy clarificador en Andalucía y en toda España", ha avisado. Sobre la dimisión de Chaves y Griñán, el PSOE cree que el planteamiento debe ir "más allá" de personas concretas y centrarse en "conductas o normas universales" que garanticen la transparencia y la responsabilidades políticas.