Andalucía pedirá a Montoro para que revise la "penalización" a su límite de deuda

El límite de endeudamiento obligaría a la Junta a presupuestar para 2013 unos 2.700 millones menos

Carmen Martínez Aguayo

nacional

| 01.08.2012 - 10:07 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La consejera de Hacienda y Administración Pública, Carmen Martínez Aguayo, se dirigirá al ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, para pedirle que "revise" la "penalización" a Andalucía en su límite de endeudamiento acordada "sin hablar ni discutir" en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) antes que sea aprobada por el Consejo de Ministros. Así lo ha anunciado Martínez Aguayo este miércoles durante una entrevista en Canal Sur Radio, un día después de abandonar la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) como muestra de su "desacuerdo" por el límite de endeudamiento establecido por el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy, que obligaría a la Junta a elaborar sus presupuestos para 2013 con unos 2.700 millones de euros menos.

La titular andaluza de Hacienda ha reconocido que su marcha de la reunión del CPFF le supuso un "auténtico disgusto" pero tuvo que adoptar esta posición porque "era mi deber en defensa del interés de Andalucía" porque "no tiene sentido que comunidades que incumplen el objetivo de partida", entre las que ha citado a Valencia y Castilla La Mancha, "sean dotados de una capacidad adicional de incumplimiento" y que, por el contrario, "las comunidades que cumplimos de partida" como Andalucía "seamos penalizadas en este cumplimiento".

OBLIGARIA A CERRAR HOSPITALES

Según ha explicado, lo que ocurrió durante la reunión del CPFF fue que el Gobierno "planteó sin tiempo para hablar y discutir una modificación radical del objetivo de capacidad de endeudamiento aprobado en nuestro plan de reequilibrio", cifrado en el 15,1 por ciento --inferior al 16% marcado de forma global-- para rebajarlo al 13,2 por ciento, "lo que a efectos prácticos supone un recorte adicional de 2.700 millones de euros y nos llevaba a que se nos planteen decisiones del tipo de tener que cerrar todos los hospitales para poder cumplir, lo que es un auténtico disparate".

En su opinión, la posición del Gobierno es "injustificada y no tiene ningún sentido porque no tiene ninguna lógica que reduzcan los que ya están por debajo del límite de endeudamiento" como Andalucía mientras que comunidades que se amplía a comunidades que están por encima como Valencia, que pasa del 22,4 al 23 por ciento, o Castilla La Mancha, que pasa del 18,9 al 21,4 por ciento.

Preguntada por si teme una intervención de la Junta en aplicación de la Ley de Estabilidad, Aguayo ha asegurado que "el Gobierno puede por el camino que lleva hacer lo que mejor le plazca, pero debería ser el primer interesado, como lo es Andalucía, en conseguir objetivos que podamos suscribir todos como país", ya que ha defendido que "tenemos que dar una señal de unidad al conjunto de la UE y situarnos en una discusión que permita saber cuáles son las prioridades políticas de este país, qué prestaciones no deben tocarse y si hay que tocar y modificar servicios esenciales o con un gasto estructura muy fuerte como sanidad, educación o dependencia, hacerlo discutiendo de manera pactada, cooperativa".

"NO TIENE SENTIDO DECIR QUE CUMPLAS O TE INTERVENGO"

"Todos tenemos el problema de cumplir con la UE y Andalucía está en condiciones de cumplir sin ninguna duda, en la época en que crecíamos teníamos superávit, pero tenemos que actuar de manera cooperativa", ha añadido la consejera, que ha dejado claro que "lo que no tiene sentido es no ir por este camino y adoptar una actitud coercitiva sin mediar sin ningún tipo de análisis o pacto en la que se diga que cumplas porque yo te lo digo o porque me parece bien o de lo contrario te intervengo".

"Si ese es el planteamiento, Andalucía no está conforme porque quiere participar, contribuir y está tomando medidas duras y difíciles, pero lo que no se puede hacer es imponer intentando torcer la voluntad de nadie diciendo que lo tenemos que hacer es cerrar la mitad de la red sanitaria andaluza, sino ir por un camino razonable que podamos asumir todos con un reparto justo y equitativo de los esfuerzos", ha insistido Aguayo, que ha defendido que "no tiene sentido que comunidades que incumplen el objetivo de partida sean dotados de una capacidad adicional de incumplimiento y que comunidades que cumplimos de partida seamos penalizadas en este cumplimiento".

La consejera andaluza ha querido dejar claro que acudió "con máxima voluntad de cooperación" al CPFF y confiada en una "actitud más fructífera" de Montoro a reuniones precedentes tras la entrevista en Moncloa entre los presidentes del Gobierno, Mariano Rajoy, y de la Junta, José Antonio Griñán, pero ha indicado que la respuesta del ministro cuando le interpeló en dos ocasiones "fue simplemente decir que aquí hay que cumplir sí o sí o se nos interviene y nosotros no vamos a quedarnos pacíficamente sin decir nada ni defender a los andaluces, porque es mi obligación no dejar pasar de forma neutra o sin llamar la atención claramente a un recorte de este nivel para Andalucía".

PIDE AL PP QUE DEFIENDA LA POSICION DE ANDALUCIA

Aguayo ha preferido esperar a "ver cómo evolucionan los acontecimientos" tras el CPFF, ha confiado en que Montoro "reflexione y encontremos un punto de equilibrio antes de que se apruebe en el Consejo de Ministros" y ha apuntado que "el PP debería defender Andalucía en este caso y ayudar a resolver este contencioso buscando la flexibilización que pedimos y creemos que nos corresponde porque es de justicia".

La consejera también ha indicado que Griñán se ha visto "sorprendido" por los planteamientos del Gobierno en el CPFF tras el "clima de la reunión" con Rajoy en Moncloa porque la Junta recibió "una modificación radical del plan de reequilibrio sin previo aviso" a pesar de que "más voluntad de cooperación y más sentido de Estado que Griñán no creo que se pueda encontrar".En su opinión, "sería muy positivo reconducir esta situación para llegar a un acuerdo con todas las comunidades autónomas y encontrar una posición en que conjuntamente podamos asumir tras un proceso de diálogo razonado".